La Tienda Republicana

Las obras del parque eólico Mouriños destruyen una formación rocosa de interés geológico en la Costa da Morte

25/06/2019

El diputado Antón Sánchez había solicitado en abril desde el grupo parlamentario de En Marea la paralización cautelar de las obras de Naturgy en la Serra do Gontón entre las localidades coruñesas de Cabana de Bergantiños y Zas, considerando indispensable la evaluación "de todos los daños causados por las obras" para evitar que se siguieran destruyendo "elementos de alto valor patrimonial y natural en la sierra".

El Penedo do Castelo en una imagen de archivo / Salvemos Cabana
"Hay que evaluar los daños causados, la mayoría irreversibles, pues vulneran lo establecido en la Declaración de Impacto Ambiental otorgada por la Xunta, que señala que la zona debería volver a la situación original una vez superada la vida útil del parque eólico" -afirmó Sánchez-.
 
Este fin de semana, ha sido Salvemos Cabana quien ha alertado de que la utilización de explosivos en las obras de aondicionamiento de la base del segundo aerogenerador, "ha hecho desaparecer para siempre" el conocido como "Penedo do Castelo", una singular formación granítica cercana al área arqueológica catalogada del Castelo de Borneiro.
 
Salvemos Cabana ha puesto estos hechos en conocimiento de la Dirección Xeral de Patrimonio Natural y el Instituto de Estudos do Territorio, dado que según está publicado en la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) emitida por la Consellería de Medio Ambiente "si los afloramientos rocosos existentes en la zona tuvieran interés geomorfológico o paisajístico deberán ser respectados sin que se vean afectados por las obras".
 
Según ha indicado el colectivo, el texto también señala que "si durante el desarrollo de los trabajos de ejecución o explotación aparecieran afecciones al medio natural no contempladas, se paralicen las actuaciones y se informe de manera inmediata al Servicio de Conservación da Natureza para la evaluación y tratamiento de estas afecciones" y que "luego de finalizar la vida útil del parque eólico, o bien en el caso de que quedase definitivamente fuera de servicio  por cualquier causa, a lo largo de la fase de abandono se llevarán a cabo las actuaciones necesarias para desmantelarlo y recuperar la situación preoperacional de la zona ocupada por la instalación", algo que para Salvemos Cabana "ya resulta del todo imposible por las voladuras efectuadas con explosivos en el área y que han hecho desaparecer esta formación geológica".
 
Salvemos Cabana ha señalado igualmente que "ante la indefensión generada a nivel público por estos hechos", ha presentado una queja en la oficina de Defensor del Pueblo por la situación permitida por la Xunta de Galicia, "que dentro de su ámbito competencial y a través de la prevención y adecuada planificación, debe impedir a cualquier precio el deterioro paisajístico y ambiental". 
 
LOS PENEDOS SON UNA PARTE ESENCIAL DEL PAISAJE GALLEGO 
 
Por definición, los penedos son piedras de gran tamaño que sobresalen sobre el terreno y son parte de la esencia del paisaje gallego. En países como Portugal están incluso protegidos por Ley por su singularidad y atractivo en lugares como el Parque Nacional de la Peneda-Gerês.
 
Salvemos Cabana recuerda que el "Penedo do Castelo" era una formación granítica situada en las inmediaciones del área arqueológica catalogada del "Castelo de Borneiro" (Código GA15014003) "sobre la que nunca llegó a estudiarse en profundidad la presencia de petroglifos u otro tipo de vestigios de la interacción humana " y que "este será solamente un recuerdo de una zona que por derecho propio hace muchos años que tendría que formar de la Red Natura 2000, un instrumento de protección de paisaje y biodiversidad que debido a las políticas del PP en Galicia apenas ocupa un 12% del territorio frente al 27% de media a nivel estatal". 
 
LA APUESTA DEL PP POR UN MODELO ECONÓMICO INSOSTENIBLE
 
Para el diputado Antón Sánchez, también portavoz nacional de Anova, "la dejadez de la Xunta con estas afectaciones" son la demostración de que "el PP apuesta por un modelo de desarrollo económico insostenible, asentado en el expolio y en la destrucción del territorio en vez de defender la ampliación de la Red Natura o de aprobar las Directrices da Paisaxe, otra promesa incumplida de Feijóo desde el año 2017".