El timo de la supresión del impuesto de Sucesiones y Donaciones a través de "Vice"

  • PP, Vox y Ciudadanos han pactado dejar exento el 99% de la cuota de este impuesto que ya solo afectaba al 3% de la población, los que poseen más de un milón de euros, haciendo creer a los andaluces que afectaba a la "clase media y trabajadora".
  • Para hacernos una idea, significa una pérdida de ingresos para el Estado cuatro veces mayor que el coste de los sueldos de los altos cargos de todas las autonomías juntas.

La excelente película "Vice" narra el ascenso durante el gobierno de George W. Bush de quien fuera entonces su vicepresidente y uno de los hombres más poderosos de Washington, Dick Cheney, a quien el Bush llamó el "Darth Vader" del Gobierno en su libro de memorias "Decision Points". "Gracias a Satanás por inspirarme a representar este papel"... palabras de Christian Bale, el actor que encarna a Cheney, al recoger el Globo de Oro a mejor actor protagonista el año pasado.

Entre otras cuestiones, en la película se sitúa a Cheney, que asume la dirección del ejército, y la gestión de la política energética y exterior, como el responsable último de la decisión de atacar e invadir Irak pasando por encima de la ONU, o de estar detrás de las escuchas telefónicas ilegales de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) o de las llamadas "técnicas de interrogación mejoradas", las torturas a prisioneros de guerra y los vuelos ilegales de la CIA a países alidos de EE.UU. donde no existe referencia alguna a los Derechos Humanos.

Pero más allá de estas decisiones, hay otras cuestiones menos escandalosas que pasaron más o menos inadvertidas. Entre ellas, los intentos de supresión del impuesto de Patrimonio al poco de llegar el partido Republicano de Bush al Gobierno. "Empecemos con el impuesto de Patrimonio. Ha sido difícil de eliminar porque solo afecta a los patrimonios con más de 2 millones de dólares, pero hemos hecho progresos [...] Conseguir que la gente normal apoye el recorte de impuestos a los muy ricos siempre ha sido extremadamente difícil, hemos tenido cierto éxito en el pasado, pero estos impuestos sobre el patrimonio siempre han sido muy difíciles" [...]. Y en este punto, el gurú de turno apuesta por dejar de llamarlo por su nombre y rebautizarlo con otro: ¿Cuántos de ustedes tendrían problemas con eliminar un "impuesto sobre la muerte"?.

Es justo lo que han pactado PP, Ciudadanos y Vox en Andalucía, donde el impuesto de Sucesiones y Donaciones solo grava a fortunas de más de un millón de euros. Susana Díaz ya recortó este impuesto hasta que dejó de pagarlo un 95% de los contribuyentes a cambio del apoyo de Ciudadanos a los presupuestos autonómicos de 2018. Se elevó entonces el mínimo exento hasta el millón de euros. Ahora, el PP, Vox y Ciudadanos han pactado dejar exento el 99% de la cuota de este impuesto que ya solo afectaba al 3% de los andaluces que poseen más de un milón de euros.

La fórmula para convencer a los andaluces de esta reducción ni siquiera es rebautizarlo como "impuesto a la muerte", sino simplemente decir que afecta "a la clase media y trabajadora" o "a los andaluces", así en general;

Pero lo cierto es que esa reducción directa que afecta solo a los multimillonarios supone para el Estado una pérdida de ingresos cuatro veces mayor que con el coste de los sueldos de los altos cargos de todas las autonomías juntas. Y no es verdad que no exista ya en otros países, sigue vigente en 27 de los 34 países más ricos del mundo (OCDE).