Cine para emprendedores indecisos

03/01/2019

¿Estudias empresariales, Economía y finanzas, Marketing, Ingeniería industrial, administración de empresas... o sencillamente, contabidad? ¿Piensas convertirte en broker, exitoso hombre de negocios, ciudadano no ejemplar que leyó primero a Maquiavelo y luego a Milton Friedman o Friedrich von Hayek, para concluir con Daniel Lacalle y Simon Pérez? Quizás deberías repasar esta selección de películas para emprendedores que no saben si esto es lo suyo o si deberían dedicarse a otra cosa.

Acabas de empezar tu carrera universitaria y, en un evidente entorno hostil, dudas sobre tu futuro. Lo viste en la tele, lo leíste en periódicos, en libros especializados, en revistas de economía. La senda es la adecuada para un futuro seguro en tiempos de incertidumbre. No sabes qué decisiones empresariales serían las más adecuadas para que tu negocio sea rentable. Demasiadas malas decisiones han conducido a muchos negocios que parecían buenas apuestas al traste... tecnológicas, de la industria musical, del cine, de internet, etc. Pero sigues dudando. A continuación, una lista de películas para analizar en orden cronológico, que muestran varios destellos en torno a la economía y los negocios desde 1941 hasta la actualidad. Una lista, esperamos inspiradora, que te guiará en tu vocación profesional o te conducirá hacia otras rutas más salvajes.

Empezamos por la que se ha considerado como la "mejor película de la historia" durante largos años, la película que marca un antes y un después en la historia del séptimo arte, la primera en todas las listas de los críticos de las últimas décadas, Ciudadano Kane. Más allá de aspectos estéticos e innovaciones cinematográficas nunca vistas, la historia de Kane es una metáfora sobre la traición a los principios, el pervertido sueño americano o la corrupción que emana del poder. Te dará mucho que pensar si le prestas atención.

De 1941 saltamos a 1987. Un joven y ambicioso corredor de bolsa que consiguió terminar sus estudios universitarios gracias a su esfuerzo y al de su padre (Martin Sheen), mécanico y jefe de sindicato pero admira al tipo sin escrúpulos hecho a sí mismo, broker despiadado y forrado... Wall Street, de Oliver Stone, muestra de manera descarnada ese mundo sin principios más alla del dinero y de cualquier tipo de moral.

Jerry Maguire podría parecernos un frívolo giro del buen cine al cine... bueno, a la simpleza de una película comercial sin más. Probablemente lo es, y hay que decir que ese año, 1996, solo se salvó por "El paciente inglés". Digamos que Jerry y el jugador de fútbol americano que le pide repetidamente que "le enseñe la pasta" son un respiro para seguir adelante con nuestra lista. Un cúmulo de tópicos para olvidar tanto en la ficción como en la realidad que viviste durante tus estudios, y que -extrañamente- ahora encuentras bastante parecidos.

Pirates of Silicon Valley (1999) relata, con los nombres reales, los principios de las empresas Apple y Microsoft a través de sus fundadores: Steve Jobs y Steve Wozniak por parte de Apple, y Bill Gates y Paul Allen como fundadores de Microsoft. Es la típica película sin mucho valor que representa a todo un ejército de películas que introducen un pensamiento único. Uno de esos dogmas que pueden contarse con los dedos de una mano y te repetieron incluso en Contabilidad: el éxito depende -antes que nada- de uno mismo. Llámalo voluntad, talento, oportunismo, visión para los negocios, falta de compasión, ligera psicopatía... la fortuna se hace empezando en una cochera compartida con tu colega. La riqueza se trabaja, se consigue de manera autónoma y más allá de tus circunstancias vitales. O más bien existen otras razones poco señalados, como las una ayudita en forma de herencia o aquello que venía a decir Honoré de Balzac en el siglo XIX: "detrás de cada gran fortuna hay siempre algo que no era delito cuando ocurrió, pero que seguramente debía haberlo sido".

En busca de la felicidad (2006) es una película basada en hechos reales y protagonizada por Will Smith y su hijo Jaden Smith. Nada mejor como una historia real adornada, con un actor simpático y toques de emotividad para convercer al televidente que el producto también puede pasarte a ti. El camino de la realidad descarnada y hacia el sueño americano contado de una manera amable. ¿Cuál es su sentido? Psicología inversa.

Y llegamos al primer golpe. Inside Job (2010) es una pelicula documental sobre los responsables de la crisis económica mundial de 2008, que signíficó la ruina de millones de personas que perdieron sus hogares y empleos, y que, además, puso en peligro la estabilidad económica de los países desarrollados. A través de una extensa investigación y de entrevistas a financieros, políticos y periodistas, se muestra el auge de empresarios sin escrúpulos y la degradación de la política y la educación. Cuenta con claridad como la banca y la clase empresarial utilizaron la desregulación para crear y promover complejos instrumentos financieros derivados y titulizados mientras hacían la vista gorda cuando el mercado subprime de hipotecas se desplomó, destruyendo los ahorros de toda una vida de muchas personas corrientes. Las anteriores servían para distraer tu atencion del meollo. Esta te muestra, al contrario, de qué mundillo vas a formar parte.

La red social (2010) explora el momento en el que se inventó Facebook, el fenómeno social más revolucionario del nuevo siglo, a través de la perspectiva de los jóvenes inspiradores. La historia de Mark Zuckerberg es la actualización del éxito de Steve Jobs. Lo que comienza en la habitación de un colegio mayor pronto se convierte en una revolucionaria red social. Seis años y 500 millones de amigos después, Zuckerberg es el billonario más joven de la historia. El rico self-made es posible, solo hay que creérselo, enfocarlo y todo lo demas. O bien, se trata de otro cabo al que agarrarse tras el mazazo de "Inside Job".

El juego de la Fortuna (2011) está basada en una historia real, virtud que ya hemos explicado. Una película para todo aquel que alguna vez ha soñado con desafiar al sistema. Brad Pitt protagoniza a Billy Beane, el director general de los Oakland A's y el encargado de armar al equipo, quien tiene una revelación: todo el conocimiento general del béisbol está mal, y él sabe como arreglarlo. Ya estamos recuperados, volvemos a creer en el neoliberalismo.

Y, al fin, la más reciente de entre las seleccionadas, El lobo de Wall Street (2013). Por descontado, basada en la vida real del corredor de bolsa neoyorquino Jordan Belfort (Leonardo DiCaprio) en los años ochenta, aquellos maravillosos años en los que Reagan en América y Thatcher en Europa implementaron la política ciega de la desregulación y la mano invisible. Hortera y agresiva como un rico recién hecho a sí mismo pero con escasos estudios. De esos del boom inmobiliario en España, pocero de profesión. Iguala a Wall Street desde la crítica moral al dinero, a la Bolsa, al poder y a todo lo que lo rodea desde lo cómico, desde lo negro, pero superado por la realidad de las prácticas económicas vigentes.

Y en esta selección donde casi todas las cintas te impulsan a seguir en el mundo de los negocios, hay dos sobre Wall Street que te dicen lo contrario. Junto a Inside Job, concluímos con otro soberbio documental que supera a todos los anteriores. The Corporation ¿Instituciones o psicópatas? (2004). Más allá de las ocho anteriores, forma parte del grupo que te aclara como funcionan las cosas. Llegados a este punto, y una vez concluyes "La Corporación", las películas anteriores importan poco. Las otras eran un mero entretenimiento sobre tópicos o pinceladas de realidad. Esta te muestra los engranajes de la economía y los intereses económicos detrás de cada decisión empresarial o política. Un documental que debería ser obligatorio en las escuelas y universidades.