La Tienda Republicana

Salvemos Cabana recomienda proteger el complejo dunar de la Enseada da Ínsua durante la celebración del festival "V de Valarés"

04/08/2016

La Plataforma agradece la buena disposición de Lois García, alcalde de Ponteceso, a negociar una localización alternativa para una próxima edición, pero recuerda que en este momento "lo más importante es minimizar cualquier posible afección que la afluencia de miles de personas al evento pueda tener sobre algunos de los hábitats naturales más representativos de toda la Costa da Morte".

Complejo dunar de la Enseada da Ínsua, perteneciente a la Red Natura 2000 (Foto: Plataforma Salvemos Cabana) / Plataforma Salvemos Cabana

Pese al establecimiento de unas condiciones muy restrictivas -tal como ha comunicado la Xunta de Galicia- se contempla una asistencia de hasta 3.400 personas en las inmediaciones de la playa de Balarés. Aunque tanto la zona de conciertos (subparcela "b", parcela 396 del polígono 77 de la ficha catastral del Ayuntamiento de Ponteceso) como la zona de acampada (en la subparcela "a" de la misma localización) están claramente delimitadas, desde el colectivo gallego advierten de que  "en la práctica resulta virtualmente imposible controlar que el público deambule en su tiempo libre por algunas de las zonas más sensibles de este tramo costero protegido a nivel europeo", como en el caso del complejo dunar de la Ensenada da Ínsua.

LA XUNTA CONFIRMA QUE SE TRATA DE UN ÁREA DE MÁXIMA PROTECCIÓN

En las consideraciones técnicas publicadas por la Consellería de Medio Ambiente al respecto, la Xunta ha confirmado que la localización festival "se encuentra dentro de un espacio litoral de alto valor ambiental incluído dentro de la Zona de Especial Protección de los Valores Naturales (ZEPVN) Costa da Morte, ZEPVN-ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) Costa da Morte (norte) y dentro de la Red Natura 2000 -ZEC Costa da Morte y ZEPA Costa da Morte (norte)" en Zona 1 o "área de protección" y que, por lo tanto, está sujeta a la aplicación del decreto 37/2014, del 27 de marzo, por el que se declaran zonas especiales de conservación los lugares de importancia comunitaria en Galicia y se aprueba el Plan director de la Red Natura 2000.

En este caso, es la propia Xunta la que advierte que "en la zona de influencia del evento aparecen recogidas representaciones de un mosaico de hábitats de interés comunitario" y que el lugar "alberga también poblaciones de especies de interés para la conservación entre las que destacan sobre todo las de las aves, así como anfibios, plantas y murciélagos, todos ellos muy sensibles a las perturbaciones de sus hábitats".

EL COMPLEJO DUNAR DE LA ENSENADA DA ÍNSUA, UN ECOSISTEMA FRÁGIL

Por eso, para Salvemos Cabana, teniendo en cuenta todos los condicionantes "sería preceptivo el acotamiento, vigilancia y protección del complejo dunar de la Ensenada da Ínsua durante la celebración del festival al tratarse de un hábitat de altísimo valor ecológico y muy sensible a las interferencias humanas". El colectivo indica además que un sendero litoral permite alcanzar la zona de las dunas en menos de 20 minutos desde la Playa de Valarés, siendo posible acceder también a pie desde la localidad de Ponteceso o desde el mirador del "Monte Blanco", que domina la vista del estuario del Río Anllóns.

UN CAMBIO DE EMPLAZAMIENTO DEL "V DE VALARÉS", BUENO PARA EL FESTIVAL Y LA MEJOR OPCIÓN PARA EL MEDIO AMBIENTE

La Plataforma considera que "la protección del medio ambiente y la preservación de los valores naturales de la Costa da Morte deberían primar en este caso. Porque la finalidad de la Red Natura 2000, como principal instrumento de conservación de la UE, es asegurar a largo plazo la supervivencia de las especies y los tipos de hábitats en Europa, contribuyendo a detener la acuciante pérdida de biodiversidad que está sufriendo el continente".

Por eso -apuntan desde el grupo- "un cambio de localización sería algo positivo, tanto para la imagen de la Fundación Eduardo Pondal -organizadora del evento- como para el medio ambiente, pues la fianza de 5.500 euros impuesta por la Xunta en virtud del Decreto 455/1996 , como garantía ante los posibles daños al ecosistema y su coste de restauración, no compensan en ningún caso el riesgo derivado de la masificación de unos de los tramos más espectaculares y mejor conservados de la costa gallega".

Por otra parte, señalan desde Salvemos Cabana, "eventos de mayor entidad y tradición como el Festival Internacional del Mundo Celta de Ortigueira (A Coruña) se celebran en el casco urbano de la localidad fuera del área de protección de la Red Natura, y la zona de acampada, acotada en el pinar costero a dos kilómetros de la zona de conciertos, está viviendo en los últimos años fuertes restricciones precisamente con el objetivo de proteger el paisaje y la biodiversidad del enclave".

EL PRINCIPIO DE CAUTELA, BÁSICO PARA PROTEGER LA RED NATURA

Finalmente, el colectivo indica que en este y otros numerosos casos que están teniendo lugar en la Red Natura en Galicia, como el Trail "Terras de Pondal" (Ponteceso), que el año pasado atravesó varias zonas protegidas, como en fechas recientes el festival "Sereas e piratas", celebrado en la playa de Razo (Carballo) o el Trail Running / BTT "Tres Lunas Race", que tendrá lugar a principios de agosto en el parque natural ourensano de la Serra da Enciña da Lastra, deberían de servir de incentivo a la actual Administración de la Xunta de Galicia y a la Dirección Xeral de Conservación de la Naturaleza para recordar la importancia del denominado como "Principio de Cautela o de Precaución".

Este pilar básico de la política comunitaria, recogido en el artículo 191 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, hace referencia a un enfoque preventivo en la gestión de riesgos, también a nivel medioambiental, y señala que en caso de falta de consenso, es posible contemplar la "Opción 0" o de no realización.

"Por eso, en cuanto a la organización de actividades multitudinarias en la Red Natura en Galicia, que ocupa tan sólo un 12% del territorio lo que resultaría oportuno es encontrar alternativas fuera de las localizaciones más sensibles, pues razones científicas y de mucho peso justifican la conservación del medio ambiente para las generaciones venideras. Porque la Red Natura debería ser territorio de preservación, no una zona de recreo a favor de intereses privados".