#CoNprueba, la campaña del Ministerio de Ciencia que ha sacado de quicio a Miguel Bosé

03/03/2019

Los ministerios de Sanidad y Ciencia el pasado 28 de febrero la campaña #CoNprueba para trasladar a la ciudadanía una información veraz y accesible sobre las pseudoterapias y pseudociencias. La campaña ha contado un inesperado aliado para su viralización en Miguel Bosé, que arremetió contra el gobierno con un tweet calificándoles de “venderse al lobby farmacéutico”.

Carcedo y Duque durante la presentación de la campaña / Ministerio de Ciencia

Miguel Bosé está de moda aunque no precisamente por su música. El cantante ha logrado ser este fin de semana tendencia en las redes sociales tras su ataque al gobierno por “venderse al lobby farmacéutico”, al lanzar una campaña contra las pseudociencias.

Lejos de conseguir su objetivo de poner en tela de juicio la campaña del Ministerio de Sanidad, Bosé ha recibido literalmente miles de respuestas de crítica en las que, al margen de la crítica por su apoyo a los pseudoterapias, también ha sido objeto de ataques personales por su apoyo a los vientres de alquiler o su fraude fiscal por valor de 1,8 millones de euros.

Continúa de esta manera su racha, tras su apoyo al evento VenezuelaAid, promocionado por Richard Branson para apoyar la intervención en Venezuela, evento en el que también atacó gratuitamente a la ex presidenta chilena Michelle Bachelet e instó a la intervención ante la pobreza que veía a su alrededor sin percatarse de que en ese momento estaba en Colombia.

Pero, al margen del inesperado apoyo de Bosé a la campaña, ¿en qué consiste exactamente #CoNprueba?

Presentada por la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo y el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, el pasado 28 de febrero, esta campaña de comunicación está destinada a advertir sobre las pseudoterapias y las pseudociencias. El lema elegido #CoNprueba pretende reflejar la importancia de comprobar la información que se difunde y ser críticos con los mensajes que nos llegan, desde terapias sin evidencia científica a supuestas teorías científicas basadas en hechos falsos.

Como parte de las acciones se ha habilitado la página web www.CoNprueba.es, que alojará los contenidos relacionados con las acciones del Gobierno frente a las pseudociencias y las pseudoterapias.

Además, #CoNprueba da a conocer nuevas acciones de cultura científica dirigidas a promover el pensamiento crítico y racional. A lo largo de 2019 se desarrollarán materiales formativos para que alumnos de secundaria entiendan conceptos como el ‘efecto placebo’, ‘grupo de control’ o la diferencia entre correlación y causalidad. “También incidiremos en un estudio sociológico de por qué la gente se confunde con estas creencias”, añade Duque.

Del mismo modo, se realizarán acciones de divulgación para todos los públicos con el fin de combatir la desinformación y los bulos sobre ciencia y salud en internet y con guías de apoyo para periodistas sobre prácticas para tratar temas de salud controvertidos. “Necesitamos mucha más colaboración con los medios para que puedan ayudar y tengamos una comunicación fluida”, matiza el ministro.

El informe preliminar sobre las publicaciones existentes relativas a las técnicas con pretendida finalidad sanitaria tiene por objetivo encontrar cuáles son las técnicas, de un total de 139, que tienen publicaciones científicas.

Para ello, han identificado las publicaciones que se han realizado bajo ensayos clínicos aleatorizados, revisiones sistemáticas y meta-análisis publicados en Pubmed (motor de búsqueda que recoge citaciones y resúmenes de artículos de investigación de la base de datos Medline) entre 2012 y 2018.

El trabajo concluye que de las 139 técnicas analizadas, existen 73 que no tienen ningún soporte en el conocimiento científico con metodología lo suficientemente sólida que sirva para evaluar su seguridad, efectividad y eficacia, por lo que se pueden calificar como pseudoterapias. “Este es el primer filtro de ‘cosas’, porque no quiero usar términología médica, que han sido sacadas al mercado sin ningún rigor”, señala Duque.

Respecto a las 66 prácticas restantes, el hecho de que existan publicaciones relativas a ellas no implica que estén respaldadas por el conocimiento científico y que se avale su eficacia y seguridad. Estas cuestiones serán analizadas de forma individualizada por REDETS en futuros informes. “Es cierto que ya existen informes de otros países que dan pautas clara sobre ciertas técnicas, pero nos vamos a fiar de nuestros métodos para estar completamente seguros”, concluye Duque.

 

Con información de Agencia SINC

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.