El hallazgo paleontológico de una niña de tres años

23/02/2019

Indira Guzmán Bravo, una niña argentina de tres años de edad, encontró un fósil de un elefante prehistórico durante una caminata junto a su familia en las playas de Camet Norte, ubicada al centro sur de la provincia de Buenos Aires.

Indira, junto a su padre y su hermano con el hallazgo en el Museo Municipal de Ciencias Naturales / Museo municipal de Ciencias Naturales 'Lorenzo Scaglia'

La pequeña encontró algo diferente entre los caracoles y las piedras. Se trata del molar de un mastodonte sudamericano, un tipo de elefante prehistórico que habitó Sudamérica hace un millón de años y se extinguió hace solo 10.000 años atrás junto con otros grandes mamíferos que habitaron la zona.El sudeste de la provincia de Buenos Aires posee los yacimientos paleontológicos más importantes de los últimos seis millones de años en Sudamérica. Los barrancos costeros de Camet Norte, pertenecientes al partido de Mar Chiquita, contienen los últimos 50.000 años de historia natural, explica la gacetilla oficial del museo municipal de de Ciencias Naturales 'Lorenzo Scaglia' de Mar del Plata.

"Indira nos permitió con su pequeño tesoro transportarnos 30.000 años atrás en el tiempo cuando el planeta tierra comenzaba a vivir la última era de hielo en su historia", dijo Matías Taglioretti, paleontólogo del museo.El mastodonte sudamericano fue el mamífero terrestre más grande que existió en la región pampeana. Llegó a pesar 7,5 toneladas y medía, aproximadamente, unos 2,5 metros de altura. Los molares de este ancestro de los elefantes tienen dos hileras de cúspides bulbosas que al desgastarse adquieren forma de trébol.

Hace un millón de años, la línea de costa estaba retirada y todo el mar frente a la provincia de Buenos Aires era una extensa planicie baja con abundante vegetación y con lagunas, arroyos y ríos que salían a la costa Atlántica. Entonces la megafauna sudamericana estaba compuesta por más de 20 especies de mamíferos con masas corporales por encima de los 1.000 kilogramos."Es realmente conmovedor cómo Indira, con tan solo tres años, pudo deducir que se trataba de algo diferente a todo lo que se encontraba tirado en esa playa", explicó Taglioretti.

El molar de mastodonte fue entregado al museo Scaglia donde fue depositado temporalmente en su colección. "El fósil no es de quien lo encuentra, sino que es de todos, y para que sea de todos debe estar en un museo", así está comprendido en la Ley Nacional de Protección del Patrimonio Arqueológico y Paleontológico de Argentina.

"Se tratan de piezas con valor patrimonial, natural y cultural y es muy grato saber que, incluso una niña de tres años así lo entiende", concluyó Taglioretti.

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.