Eduardo Montagut Contreras •  Memoria Histórica •  02/12/2016

La guerra de Marruecos y el final del sistema de la Restauración

En la Conferencia de Algeciras (1906) España consiguió que se reconocieran sus “derechos” a ocupar la región marroquí del Rif, en el norte de Marruecos. Posteriormente, Francia y España establecieron sendos protectorados sobre Marruecos. Pero la ocupación militar del protectorado español resultó una empresa difícil y muy costosa para el ejército español, mal preparado y carente de recursos. Además, las características del Rif no ayudaban a su dominio. Es un territorio montañoso, mal comunicado, y poblado por diversas tribus belicosas y no dispuestas a aceptar el dominio español.

 

En 1920, ante la ofensiva del ejército español para extender el dominio efectivo español, una de las cábilas rifeñas se sublevó. Estaba liderada por Abd-el-Krim. La operación acabó en una derrota sangrienta en el conocido como Desastre de Annual (1921). Murieron doce mil soldados y se perdió una gran cantidad de material y pertrechos militares. Además, se perdieron las posiciones logradas. El desastre causó una viva impresión en España, acentuándose el descontento hacia el sistema. Las críticas de la oposición hacia el gobierno, los militares y el rey se acentuaron. El desastre provocó la creación de una comisión para delimitar y exigir responsabilidades. El general Picasso se encargó de realizar un informe.

 

Ante esta situación de fortísima crisis, se intentó salvar el sistema a través de un nuevo gobierno de concentración, presidido por el liberal García Prieto (1922), que proyectaba una reforma constitucional, otra hacendística y cambios en la política en relación con el protectorado marroquí. Pero el ejército, convencido de que el poder civil no podría hacer frente a los problemas, liquidó el sistema de la Restauración mediante un golpe militar.

 

 


Annual /  ejército /  guerra /  Marruecos /  Restauración /