Redacción •  Actualidad • 22/10/2020

Roser Maestro denuncia la constante aplicación por Vox del ideario franquista y les exige que “dejen de insultar a los españoles equiparando a víctimas y verdugos”

La diputada de Izquierda Unida reprocha a la ultraderecha durante su intervención en la segunda jornada de debate de la moción de censura que “en este terrible momento de crisis humanitaria mundial, utilizan la desgracia para hacerse campaña” y advierte de que con sus permanentes ataques a la mayoría de la sociedad “ustedes no son dignos de ser españoles”.

Roser Maestro denuncia la constante aplicación por Vox del ideario franquista y les exige que “dejen de insultar a los españoles equiparando a víctimas y verdugos”

Jueves, 22 de octubre 2020.

La diputada de Izquierda Unida en el grupo parlamentario de Unidas Podemos, Roser Maestro, ha retratado durante su intervención en el Pleno del Congreso la constante utilización que hace Vox del ideario franquista en su quehacer político y ha exigido a sus dirigentes que, al menos, “dejen de insultar a la inteligencia de los españoles equiparando a víctimas y verdugos”.

Maestro ha sido una de las cuatro portavoces de Unidas Podemos que han intervenido esta mañana en la segunda jornada de debate de la moción de censura presentada por la formación de ultraderecha. Dedicó buena parte de sus palabras a la Memoria Democrática, un tema que la diputada advirtió que Vox desprecia y “critica ferozmente”, por lo que se preguntó si con ello “¿no será que pretenden evitar que salgan a la palestra los crímenes de más de cuatro décadas de terror?”

Reconoció que a ella también le hubiera gustado leer en la tribuna del Congreso los nombres de todas las víctimas de la dictadura franquista, como hizo ayer Santiago Abascal con las de ETA, con la diferencia de que sería imposible hacerlo porque son decenas de miles, y muchas “aún desparecidas y en cunetas”.

Frente a los ataques de la ultraderecha a la futura Ley de Memoria Democrática que ultima el Gobierno de coalición, la diputada recordó que “la reparación del daño causado a las víctimas y el reconocimiento de aquellos que dieron su vida por la libertad es responsabilidad del Estado, de la Historia ya se ocuparán los historiadores”.

“Sus historiadores de referencia -reprochó- no solo tienen en común no haber estudiado la carrera de Historia, sino que aprendieron del franquismo lo que el franquismo aprendió a su vez de sus aliados nazis: que una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”.

Detalló también cómo los referentes de los nostálgicos de las maneras dictatoriales son gente como “el pseudohistoriador Fernando Paz, que tuvo que dimitir de la candidatura de Vox por sus declaraciones negacionistas del Holocausto, o su encargado de prensa Juan Pfluger, que define el franquismo como ‘la vuelta a la grandeza del pasado imperial’”.

Maestro indicó que los dirigentes de Vox no son solo “herederos ideológicos, sino que no en pocos casos son también familiares directos de aquellos que ahogaron en sangre a España durante cuarenta años”.

De ahí que este partido populista y ultra recurra constantemente a un “ejercicio torticero de manipulación”, cuyo resultado en la práctica acaba siendo, por ejemplo, tratar de presentar “como un asesino a un digno líder obrero como Largo Caballero o nos vuelven a sacar el mito de la amenaza de Pasionaria a Calvo Sotelo que nunca existió. Pidan el Diario de Sesiones o consulten la prensa de la época a ver si encuentran algo, pero no lo encontrarán porque es sencillamente mentira”.

Roser Maestro tocó también otros temas, “hablemos de España”, dijo, “porque ustedes dicen defender lo que realmente odian”. Enumeró que, pese a sus mentiras, Abascal y sus dirigentes “odian a la España que madruga y a la que quieren condenar a una vida indigna; odian a la España que lucha por mantener sus puestos de trabajo, como hacen con Alcoa o con Nissan; odian a las mujeres, a quienes nos relegan a trabajos domésticos y de cuidados; odian a nuestros mayores, quienes pretenden que cobren pensiones de miseria; odian a los españoles de las nacionalidades que componen nuestra patria, que hablan lenguas tan españolas como el castellano.

Denunció también que “en este terrible momento de crisis humanitaria mundial, ustedes utilizan la desgracia para hacerse campaña. Su humanidad y altura de miras deja mucho que desear”.

Recordó también algunas de las menciones recogidas por Vox en el documento que registró para justificar la presentación de esta moción de censura. “‘Fraude electoral’, ‘extorsión del tercer mundo’ -apuntó-, o bien sus juristas se saltaron muchas clases de Derecho o pretenden engañarnos a todas. Se perdieron Primero de Derecho y nos traen hoy aquí lecciones de Primero de fascismo”.

Señaló también la referencia hecha al ‘virus chino’ y les reprochó que “otorguen nacionalidad al virus, pero obvien la contribución de ese Estado y de su Gobierno a la lucha contra esta pandemia, también en España”.

La diputada de Unidas Podemos dejó claro a la ultraderecha que se sienta en el Hemiciclo que “mientras tenemos que rebatir sus ocurrencias” y del otro lado “prefieren dedicarse a la confrontación y la riña”, el Gobierno de coalición del que también forma parte Izquierda Unida sigue con su “apuesta sin complejos por los servicios públicos” frente a quienes son “adalides de la privatización junto al PP y Ciudadanos”.

Además, les recordó que mientras el actual Ejecutivo “se ha dedicado a fortalecer el escudo social y a priorizar la salud pública, ustedes nos traen sus mediocres aires de grandeza con esta moción de censura a un Gobierno legal pero, sobre todo, legítimo, les pese lo que les pese”.

Roser Maestro acabó su intervención asegurando que “estoy orgullosa de pertenecer al Partido Comunista de España, que contiene dos términos que ustedes odian: comunista y España”.

“Ustedes no son dignos -dijo a la bancada de Vox- de ser españoles” y parafraseó al histórico secretario general del PCE, José Díaz Ramos: “los que utilizan la bandera del patriotismo, los que prostituyen a nuestro país, los que condenan al hambre al pueblo, los que someten al yugo de la opresión al noventa por ciento de la población, los que dominan por el terror ni son españoles, ni son defensores de los intereses de este país”.

“La historia, me temo, no les absolverá, todo lo contrario, les condenará en todo caso por alta traición”, concluyó.


Vox /