La Tienda Republicana

Comunicado de la Asociación Valenciana de Amistad con Cuba “José Martí” y de la Asociación de Cubanos residentes en València “Caguairán” contra el bloqueo de EEUU a Cuba

04/11/2019

Los daños acumulados cuantificables durante casi seis décadas de aplicación de esta política alcanzan la cifra de 922.630 millones de dólares, tomando en cuenta la depreciación del dólar frente al valor del oro en el mercado internacional.

El 6 y 7 de noviembre Cuba presentará en Naciones Unidas la Resolución titulada “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, para someterla a votación, una vez más. Se trata de un riguroso informe que denuncia las consecuencias de la política agresiva de EEUU al pueblo cubano. Una vez más, Cuba recibirá, como ocurre desde 1992 año tras año, el más absoulto apoyo de la comunidad internacional, a excepción de EEUU e Israel. Por su parte, son numerosas las organizaciones sociales, sindicales, políticas, culturales, humanitarias, religiosas y solidarias de todo el mundo, incluso de los propios EEUU, que manifiestan su apoyo a Cuba y condenan esta política genocida y al gobierno imperialista norteamericano.

El bloqueo es una política criminal por parte de EEUU hacia el pueblo cubano, que se aplica hace seis décadas (el presidente Kennedy la impantó en 1962), que viola el Derecho Internacional, y que ha provocado múltiples daños y perjuicios, cuantificados por un valor de más de 933.678 millones de dólares, según han expresado las autoridades cubanas.

El actual presidente de EEUU, Donald Trump, ha activado el Título III y IV de la Ley Helms-Burton, permitiendo que se puedan tomar acciones judiciales en tribunales de los EEUU ante demandas presentadas por ciudadanos o entidades estadounidenses contra empresas o individuos cubanos o de terceros países que se relacionen comercialmente con propiedades nacionalizadas en Cuba en la década de 1960. Se trata de un endurecimiento del bloqueo con diferentes medidas y amenazas que afectan no solo a las empresas y ciudadanos norteamericanos, sino también de terceros países, extendiendo el efecto del bloqueo de manera extraterritorial. Un bloqueo naval a barcos petroleros, las sanciones millonarias a entidades financieras y empresas que trabajen con la isla, la prohibición de comerciar con maquinarias y equipos que contengan más del 10% de componentes estadounidenses, el efecto intimidatorio hacia empresas con interés de invertir en la isla, los sobrecostes para Cuba por el hecho de comprar en mercados más lejanos, la imposibilidad de adquirir equipamientos o productos que son exclusivamente producidos por EEUU en esferas tan sensibles como la salud o la investigación científica, la imposibilidad de vender los productos cubanos de biotecnología o vacunas contra el cáncer al pueblo norteamericano, la prohibición de los viajes de turistas de EEUU a la isla y la reducción de vuelos y remesas económicas a las familias cubanas, son solo algunos ejemplos del bloqueo, aunque los medios de comunicación traten de ocultar, minimizar sus efectos sobre la población o incluso justificar.

Los daños acumulados cuantificables durante casi seis décadas de aplicación de esta política alcanzan la cifra de 922.630 millones de dólares, tomando en cuenta la depreciación del dólar frente al valor del oro en el mercado internacional.

El bloqueo constituye una violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos de todas las cubanas y cubanos. Por su declarado propósito y el andamiaje político, legal y administrativo en el que se sustenta, estas sanciones califican como acto de genocidio a tenor de la Convención para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio de 1948 y como un acto de guerra económica según lo establecido en la Conferencia Naval de Londres de 1909.

Por su parte, el presidente cubano Miguel Diáz-Canel ha expresado que el bloqueo es el “sistema de sanciones económicas más abarcador y prolongado que se haya aplicado jamás contra país alguno”, y que se trata del “principal obstáculo para el desarrollo del país”. Se trata por tanto del principal obstáculo en el diferendo histórico entre Cuba y EEUU, y jamás será posibe una normalización entre los dos países si continua esta agresión, al igual que mientras se mantenga la ocupación ilegal de Guantánamo o el financiamiento de la subversión interna. Cuba no invade ni bloquea a ningún país, ni trabaja para subvertir el orden interno. Cuba merece respeto a su soberanía. Más aun, Cuba merece reconocimiento por su aportación al mejoramiento de la Humanidad.

El pueblo cubano ha hecho fracasar esta política genocida de aislamiento y de bloqueo gracias a su heroica resistencia, bajo el liderazgo de Fidel y de Raúl y ahora del presidente Miguel Díaz-Canel, forjando una unidad que garantiza la continuidad revolucionaria, plasmada en la actual Reforma Constitucional para hacer irreversible y sostenible el socialismo cubano.

Desde la asociación valenciana de amistad con Cuba José Martí reafirmamos nuestra solidaridad con la Revolución Cubana y con la defensa de su soberanía para decidir su futuro sin injerencias ni presiones de ningún tipo. Por todo ello, nos sumamos a la campaña internacional que exige al gobierno de EEUU la eliminación del bloqueo, y seguiremos trabajando para ampliar los apoyos hasta conseguir su eliminación.

Porque la solidaridad no se puede bloquear, Cuba va, Cuba vencerá.

#ManosFueradeCuba

#NoMásBloqueo

Asociación valenciana de amistad con Cuba José Martí.

4 de noviembre de 2019.

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.