La Tienda Republicana

Día mundial de la vida silvestre: la vida subacuática

03/03/2019

- Hoy se celebra el Día mundial de la vida silvestre auspiciado por la ONU y que este año está dedicado a la vida subacuática.

- Ecologistas en Acción se suma a esta iniciativa porque “es indispensable tomar conciencia de la fragilidad de un medio y una vida extremadamente vulnerables”.

Este año la temática central es la vida subacuática / Wikimedia

Coincidiendo con la celebración del Día mundial de la vida silvestre, que este año está dedicado a la vida subacuática, Ecologistas en Acción recuerda que en los últimos 40 años la tasa de extinción de especies se ha acelerado de forma alarmante también en el mar, un signo inequívoco de la era que nos ha tocado vivir, el antropoceno.

La vida en el mar es muy variada, se han descrito casi 200.000 especies marinas, pero son muchas más las que pueblan nuestros mares. No en vano se tiene más información de la superficie de la luna que del fondo marino por la complejidad de su estudio. Eso sin contar las que nos hemos dejado en el camino.

Thomas Huxley a finales del siglo XIX decía que “probablemente todas las grandes pesquerías de los océanos son inagotables, por lo que nada de lo que podamos hacer afectará al número de peces en el mar”. Hace tiempo que sabemos que eso no es cierto.

La presión de las actividades humanas ha conseguido socavar la capacidad de resiliencia de los mares y ha puesto en peligro gran parte de la vida marina. Cada vez es mayor la presión que ejercemos sobre ella. Y cada vez es mayor la población que vive cerca de la costa a nivel mundial: se calcula que actualmente el 40% de la población vive a menos de 100km de la costa.

Ecologistas en Acción pone el acento en los cuatro factores principales que amenazan los mares, donde la sobrepesca es uno de ellos. Según la FAO, un tercio de las poblaciones de peces está en situación de sobrepesca, siendo el Mediterráneo el mar más sobreexplotado de todo el mundo.

Como se trata de un recurso renovable, es posible hacer de las pesquerías una actividad sostenible, pero para ello es necesario adecuar nuestras capturas a la capacidad de renovación de los mares (rendimiento máximo sostenible). Además, muchas especies que no son objetivo directo de la pesca están en peligro por las capturas accidentales.

La segunda amenaza de los océanos es el cambio climático que se manifiesta de forma más severa, si cabe, en el mar, debido a su estrecha y compleja relación con la atmósfera. Los mares son los reguladores del clima en la tierra y el hecho de que estemos cambiando el clima va a tener consecuencias que aún no llegamos a entender del todo, pero que ya se está comprobando que afecta a los seres que habitan en él y pone en riesgo su existencia.

La contaminación que generan nuestros residuos es la tercera amenaza global. Nunca antes había habido tantas pruebas de nuestra capacidad para que los residuos alcancen las zonas más remotas del planeta. Desde la fosa más profunda hasta la zona polar más remota, en todas ellas se han encontrado residuos procedentes de nuestras actividades diarias. Baste un dato para ver la magnitud del problema: hace menos de 100 años que existe el plástico y que, probablemente, algún trozo llegó al mar, teniendo en cuenta que necesita cientos de años para degradarse. Dentro de más de 100 años en el mar seguirán estando todos los residuos plásticos que hayamos generado y permitido que lleguen hasta él.

Por último, la destrucción de los hábitats marinos son otra de las grandes amenazas de los mares y de la vida subacuática. Muchas son las actividades que ponen en riesgo hábitats marinos como los arrecifes de coral o los manglares. En especial la costa alberga hábitats que son de especial valor pero que, al mismo tiempo, sufren una mayor presión y tienen mayor peligro de desaparecer, y con ellos las especies que los habitan.

Hay más amenazas que están poniendo en peligro la vida en los mares tal y como la conocemos: las especies invasoras, los procesos de eutrofización que crean zonas bajas en oxígeno… Pero desde Ecologistas en Acción se insiste en que también cada vez es mayor la conciencia ciudadana sobre la necesidad de actuar.

En palabras de Jules Verne, “el mar es todo. Cubre siete décimas del globo terrestre. Su aliento es puro y saludable. Es un inmenso desierto, donde la persona nunca está sola, porque siente vida por todos los lados”. En una fecha como esta, la organización ecologista recuerda que merece la pena trabajar para que esa vida no desaparezca por nuestras acciones ni por nuestras inacciones.

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.