Anticapitalistas presenta sus bases para una confluencia transformadora

12/02/2019
  • Raúl Camargo y Rommy Arce han presentado las bases políticas y metodológicas para una confluencia transformadora de organizaciones, movimientos y activistas de cara a las elecciones municipales y autonómicas en Madrid de mayo 2019.

  • Tras decidirlo en una asamblea ayer lunes con todas sus bases militantes, han explicado que el proceso político debe realizarse mediante convocatorias públicas, en las todas las personas que que secunden la iniciativa puedan votar las propuestas de programa.

  • Plantean medidas programáticas que aborden el acceso de la vivienda, un banco público madrileño, renta básica, recuperación de los servicios públicos privatizados, la paralización de las operaciones especulativas y la puesta en marcha de una auditoría ciudadana de la deuda.

Anticapitalistas ha presentado esta mañana en rueda de prensa las bases políticas y metodológicas para una confluencia transformadora de organizaciones, movimientos y personas de cara a las elecciones municipales y autonómicas en madrid de mayo 2019. El diputado de la Asamblea de Madrid por Podemos, Raúl Camargo, y la concejala de Ahora Madrid, Rommy Arce, tras mostrar su sintonía la semana pasada con el documento de IU Madrid y el proceso municipalista de La Bancada, han contextualizado la necesidad de una candidatura alternativa en las próximas elecciones autonómicas y municipales. “Entre las causas de esta irrupción de una derecha envalentonada y agresiva se han dado factores externos como la crisis migratoria en Europa, pero también causas internas como la incapacidad de las políticas del centro izquierda, encarnadas por el PSOE y por Manuela Carmena, de ofrecer una alternativa a amplias capas de la población trabajadora, que se mueven entre el desencanto y la decepción y tuvieron un papel muy importante en los resultados obtenidos en 2015” explica Camargo. “El panorama puede parecer sombrío pero igual que en aquel 2011 irrumpió un movimiento impugnador de todo el sistema como fue el 15-M, la chispa puede volver a prender a condición de ser fieles a aquel espíritu que denunciaba los manejos de políticos y banqueros por convertirnos en su mercancía y que pedía que la política no se la hicieran cuatro personas metidas en un despacho sino el pueblo autoorganizado en las plazas y barrios” sentencia.

Así, ambos portavoces han reiterado que se sumarán a aquel proyecto que “defienda los intereses de las clases trabajadoras, de las mujeres, los inmigrantes, las personas LGTBIQ+ y de todas aquella que sufran cualquier tipo de opresión por parte de este sistema injusto y depredador”. En palabras de Camargo, “un proyecto que confronte con el bloque reaccionario de los partidos de la derecha y la extrema derecha pero que sea también independiente del social liberalismo representado por el PSOE y por Más Madrid. Con estos partidos entendemos que se puede llegar a acuerdos puntuales para desalojar a las derechas o para impulsar políticas favorables a la mayoría trabajadora pero no ofrecerse para cogobernar con ellos, ya que está comprobado que las muletas en política son las primeras que desaparecen en situaciones de polarización como las que vivimos”.

Tras decidirlo en una asamblea ayer lunes con todas sus bases militantes, los dos integrantes han explicado que un proceso político y programa alternativo para Madrid deben realizarse de forma abierta, mediante convocatorias específicas y públicas, en las todas las personas que se inscriban o formen parte de las organizaciones y colectivos que secunden la iniciativa puedan votar las propuestas de programa, de forma presencial y/o telemática. Las candidaturas al Ayuntamiento y la Comunidad resultantes de este proceso deberán elegirse con primarias proporcionales abiertas, si bien “la búsqueda de la cooperación entre los diferentes actores políticos y sociales que conformen la confluencia debe intentarse para evitar lógicas competitivas poco productivas” ha señalado Camargo, recordando que el sistema electoral debe garantizar la inclusión de las minorías y la proporcionalidad del resultado para no repetir prácticas como las de Podemos con sistemas mayoritarios que excluyan la pluralidad política.

Respecto a la forma jurídica de la confluencia, será la coalición de partidos, “por ser la más clara de las fórmulas existentes en el ordenamiento electoral vigente” aclara Raúl. La confluencia se dotará de asambleas periódicas y órganos coordinadores que ejercerán el control sobre las personas electas en las instituciones, el programa será de obligado cumplimiento y los representantes tendrán un código ético y límites salariales y temporales de estancia en un cargo público. “Todos los representantes electos dejarán firmada su renuncia y podrán ser revocados por la asamblea de la confluencia por una mayoría de 2/3 si esta considera que han incumplido el programa o el código ético” específica Rommy, que también ha añadido que la confluencia creará un mecanismo de rendición de cuentas periódico con la ciudadanía madrileña y con los movimientos sociales, donde cada seis meses se explicarán en asambleas abiertas cuáles son las medidas que se están impulsando en las instituciones.

Así, tras marcar sus prioridades para un programa construido desde abajo y con mecanismos de participación popular, los dos portavoces de Anticapitalistas han introducido hasta trece puntos programáticos de partida que recuperan medidas no aplicadas de los programas de 2015 que abordan el acceso de la vivienda para todas y todos, un banco público madrileño, una renta básica que rescate a nuestros vecinos y vecinas, la recuperación de los servicios públicos privatizados, la paralización de las operaciones especulativas o la puesta en marcha de una auditoría ciudadana de la deuda para la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid. “Necesitamos un proyecto político que sea claramente alternativo al bloque especulativo-inmobiliario que lleva gobernando la región y la ciudad desde hace décadas” ha recordado Arce.