La Tienda Republicana

PP, PSOE y Cs unen sus votos en el Congreso para evitar la comparecencia del expresidente de BBVA, Francisco González, por el escándalo de espionaje

  • El grupo confederal Unidos Podemos pidió la comparecencia en el Congreso del presidente de honor del BBVA Francisco González y del actual presidente de Bankia José Ignacio Goirigolzarri, por haber "ordenado espiar al Gobierno" en el marco de la operación Trampa.
  • Izquierda Unida también pidió la comparecencia de la actual presidenta del Consejo de Estado y exvicepresidenta del Gobierno Zapatero, María Teresa Fernández de la Vega, por interceder a favor del fallecido expresidente del Banco Santander, Emilio Botín.

Tales presuntas escuchas fueron encargadas por la entidad financiera al excomisario de la Policía Nacional, José Manuel González Villarejo durante la ofensiva del PSOE y Sacyr para hacerse con el control del banco, y alcanzaron a la sede de la Presidencia del Gobierno, a periodistas, y responsables de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

PP, PSOE y Ciudadanos han denegado la solicitud de comparecencia de Unidos Podemos en la Mesa del Congreso y ante la Comisión de Seguridad Nacional. Las escuchas fueron encargadas -presuntamente- por el BBVA al excomisario encarcelado José Manuel Villarejo entre 2004 y 2005, cuando Goirigolzarri era Consejero Delegado del banco. Estos tres partidos políticos también han rechazado la comparecencia de la exvicepresidenta del Gobierno y actual presidenta del Consejo de Estado, María Teresa Fernández de la Vega. Unidos Podemos mantiene que se trata de personas "especialmente conocedoras" de una materia, para "informar y asesorar" al órgano parlamentario, sin embargo, los servicios jurídicos mantienen que ninguno de los dos son cargos públicos y, por ello, no están obligados a someterse al control del Parlamento, salvo que una futura comisión de investigación así lo estimase oportuno.

Según el excomisario, el BBVA contrató los servicios de su entramado societario (Grupo Cenyt), para evitar entre otras cosas que la constructora Sacyr se hiciera con el control del banco en 2004. En total se habrían 'pinchado' más de 15.000 conversaciones telefónicas de altos cargos del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero como Miguel Sebastián, ex-ministro de Industria desde 2008 a 2011, así como de empresarios y periodistas. Esas escuchas ponen de manifiesto los contactos entre el Gobierno y el principal competidor del BBVA, el Banco Santander, y el intento de que Sacyr entrara al Consejo de Administración para provocar el cese de Francisco González.

Por otro lado, la comparecencia de la ex-vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega respondería a aclarar si se dedicaba en 2005 a tranquilizar desde Moncloa al banquero líder Emilio Botín sobre las consecuencias judiciales de vender productos fiscalmente opacos y le pedía ayuda para derrocar al segundo banquero, Francisco González, que veía próximo al PP. En concreto, estas fueron sus palabras;


Según una de las transcripciones atribuidas a Villarejo, la actual presidenta del Consejo de Estado habría trasladado a un ejecutivo del Banco Santander que el presidente de dicha entidad por aquel entonces debía estar "tranquilo" con un juicio pendiente porque el Gobierno ya lo había "resuelto".