Reclaman medidas más efectivas contra la contaminación desde la A-1, una ‘zona cero’ de atascos de Madrid

16/01/2019
  • Greenpeace se ha desplazado a una ‘zona cero’ del atasco de Madrid para denunciar la mala calidad del aire, aún en pleno escenario 2 del protocolo anticontaminación.
  • La organización critica la obstrucción de la Comunidad de Madrid al recurrir judicialmente una medida efectiva como Madrid Central mientras reduce al mismo tiempo las frecuencias de Metro.
  • Cada año, más de 38 000 personas fallecen de forma prematura en España por culpa de la contaminación atmosférica.

Madrid, 16 de enero de 2019.- Activistas de Greenpeace han desplegado esta mañana un mensaje sobre la autopista A-1, junto al Nudo de Manoteras. Con el texto “Madrid se asfixia” sobre un panel de señalización variable, la organización ecologista reclama mayor contundencia contra la contaminación, y especialmente sobre los vehículos de combustible fósil, principal fuente de polución en las zonas urbanas. Junto al panel, los activistas han desplegado dos pancartas con los textos “38.000 muertes al año por contaminación” y “No más coches” alertando del peligro para la salud pública en periodos de alta contaminación.

La acción realizada hoy coincide con la activación del escenario 2, según el Protocolo por Alta Contaminación endurecido por el Ayuntamiento de Madrid el pasado año, que emplea el etiquetado ambiental de la DGT para liberar a la ciudad de los automóviles más contaminantes. Mientras que medidas como el nuevo protocolo o Madrid Central han resultado efectivas en el interior de la ciudad, los accesos desde otros municipios siguen presentando un número excesivo de automóviles, tal y como ha comprobado Greenpeace en la acción realizada hoy en la A-1.

Greenpeace reclama mejoras en el transporte público como solución al tráfico

Esta semana municipios como Coslada o Getafe registraron niveles de polución por encima del límite fijado por la Unión Europea, demostrando que la contaminación es un problema que excede el ámbito municipal. Greenpeace reclama la colaboración conjunta de todas las administraciones públicas para garantizar un transporte público rápido y eficaz que invite a dejar el coche en casa, y critica la obstrucción de la Comunidad de Madrid al reducir las frecuencias de Metro respecto a años anteriores. También demanda un auténtico Protocolo Regional Anticontaminación, pues el actual Protocolo Marco de la Comunidad carece de medidas efectivas y deja en manos de los municipios la limitación del tráfico, sin competencias sobre las grandes vías de acceso.

Es inadmisible que los usuarios del transporte público sufran los atascos provocados por el abuso del coche” ha manifestado Adrián Fernández, responsable de movilidad de Greenpeace. “En este punto tenemos 13 carriles y ninguno de ellos está dedicado al transporte colectivo, que sería la solución a la congestión. Por eso pedimos a las administraciones que prioricen el transporte público en los accesos a las ciudades, habilitando carriles BUS-VAO en las vías de su competencia”, afirmó Fernández desde el lugar de la acción, con retenciones visibles durante toda la hora punta.

Además de la petición de carriles reservados en los accesos, Greenpeace demanda a las administraciones medidas concretas para potenciar el transporte público y reducir la contaminación provocada por la dependencia del coche:

  • Al Gobierno de España, se le demanda la aprobación de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética -en fase de anteproyecto- como norma imprescindible para cumplir los Acuerdos de París.
  • A los diferentes gobiernos autonómicos, Greenpeace pide recuperar la oferta de transporte público recortada durante la crisis económica, así como la implantación de billetes integrados que faciliten la intermodalidad entre los diferentes transportes.
  • Respecto a los ayuntamientos, desde Greenpeace se anima a seguir con la ejecución de sus respectivos Planes de Movilidad y Calidad del Aire y a potenciar un reparto más justo del espacio público para los modos blandos (peatones, bicicletas…).

El automóvil es el principal causante de 38 000 muertes al año

La restricción de los vehículos a motor es la medida más efectiva para frenar los niveles de contaminación en las áreas urbanas. La concentración de sustancias contaminantes como los óxidos de nitrógeno (NOx) y las partículas microscópicas (PM10 y PM2.5) implica graves afecciones para la salud pública, especialmente en la población más vulnerable como niños, mayores y personas con enfermedades respiratorias. De acuerdo con los datos facilitados por la Agencia Europea de Medio Ambiente [1], la contaminación del aire provoca 422 000 muertes prematuras en toda Europa -38 600 solo en España- por la exposición continua a las sustancias emitidas en su mayoría por el vehículo privado.

Con estos datos, Greenpeace considera prioritario defender la salud pública por encima de falsos debates sobre el origen de la contaminación y los derechos de los conductores. Medidas como el Protocolo Anticontaminación responden al deber de los poderes públicos de garantizar el derecho a la salud y la protección del medio ambiente, recogidos en los artículos 42 y 45 de la Constitución. Por otra parte, la Comisión Europea mantiene un expediente sancionador sobre España por inclumplir los niveles de NO2 en Madrid y Barcelona, actualmente suspendido gracias a las medidas puestas en marcha por estas ciudades. [2]

ACCESO A IMÁGENES (FOTO/VIDEO)

Notas:

[1] La calidad del aire en Europa – 2018. Agencia Europea de Medio Ambiente. https://www.eea.europa.eu/es/highlights/la-contaminacion-atmosferica-todavia-demasiado

[2]Calidad del aire: la Comisión toma medidas para proteger a los ciudadanos frente a la contaminación atmosférica. Comisión Europea – Mayo 2018.
http://europa.eu/rapid/press-release_IP-18-3450_es.htm