Primera concentración del año de la "Asociación Sevilla Bebés Robados"

14/01/2019
  • Domingo 13 de enero de 2019. Hora de inicio: 11 h. Hora de finalización: 13:15 h.
  • Plaza de San Francisco.

Comunicado

La Asociación Sevilla Bebés Robados con sus Madres de La Plaza De San Francisco comienzan la entrada de este nuevo año las concentraciones periódicas de todos los primeros Domingos de mes con más fuerza, energía y esperanza que nunca su espíritu luchador les empuja a seguir adelante en esta dura lucha que dan por sentado que tendrá como recompensa el reencuentro con esa pieza del puzzle para complementar ese vacío que tienen en sus vidas.

Como acordamos en su momento todos los primeros Domingos de mes tendremos una concentración siempre Esta vez tendrá lugar en La Plaza de San Francisco es bueno que se nos vean en distintas ubicaciones este lugar es estratégico y emblemático que es lo que perseguimos cuenta con mayor transito y fluidez de transeúntes lo cual es doblemente interesante teniendo en cuenta que de esta manera tendremos mayor toma de contacto con posibles afectados y será más factible para reivindicar nuestros derechos a conocer nuestros orígenes y derecho a nuestra filiación son muchas las madres afligidas por el dolor del el robo de sus hijos y muchos los familiares que buscan desesperadamente sin apenas ayuda y resultado al igual que los hijos/as adoptados/as que buscan a sus familias biológicas.

En esta ocasión homenajearemos a todas las madres padres y demás victimas que han fallecido en el intento de encontrar a ese hijo/a, hermano/a o cualquier familiar como el marido de nuestra compañera Irene, la madre de nuestra compañera Conchi ,nuestra compañera Graci y Esmeralda , nuestro compañero Francisco mi querida Josefa madre de nuestra compañera y Presidenta Carmen Lorente  y otros más todos ellos grandes luchadores y grandes personas queremos hacerles llegar allí donde estén nuestro cariño y el compromiso de tomar el relevo de sus búsquedas ya que sus búsquedas son las nuestras y siempre estarán presente en nuestros corazones.

Estamos hartos de encontrarnos con todas clases de trabas a la hora de intentar buscar nuestros orígenes y hartos de la falta de cooperación por parte de la justicia que lo único que hace es archivar casos sin justificación aparente y obstaculizarnos nuestra labor a la hora de solicitar documentación a cualquier organismo gubernamental.

La problemática de las asociaciones de afectados en España es cuantitativamente mayor que la de las Madres y Abuelas de la Plaza de Mayo en Argentina, puesto que el secuestro de menores en nuestro país duró más tiempo, prolongándose durante medio siglo. Es difícil calcular cuántos niños han sido sustraídos, pero no es tan difícil entender e imaginar el daño que se ha ocasionado a las familias que han sido víctimas de esta práctica, que se remonta a los inicios de la dictadura y que se prolongó durante las dos primeras décadas de la actual democracia. Algo tan inhumano, que desprecia tanto los principios básicos de los derechos humanos, la ley y la moral, no debería quedarse sin reparación. Dicha reparación es difícil, porque nadie puede devolver a un hijo o a una madre los años de amor y convivencia perdidos, las ilusiones compartidas ni la experiencia de unión natural con la familia. Pero sí se pueden dar pasos decisivos para facilitar que se haga justicia, que el dolor se convierta en ilusión y que los reencuentros entre los bebés injustamente robados, hoy ya adultos, y sus madres, padres y hermanos empiecen a ser una realidad.

El objetivo nuestras concentraciones los primeros domingos de mes es seguir reclamando el reconocimiento como un problema de Estado del robo masivo y sistemático de bebés, durante décadas y en todo el territorio español, desde 1936 hasta bien entrada la democracia; el compromiso de instar a las autoridades españolas, de cualquier ámbito institucional, a una investigación efectiva de los hechos que permita la búsqueda de los “niños” y “niñas” desaparecidos, hoy adultos en busca de su identidad robada; así como la determinación de promulgar leyes que permitan la persecución y enjuiciamiento de los culpables de este delito que, inexorablemente, deberá considerarse como un crimen contra la humanidad.

Dicha reclamación va dirigida al gobierno. El robo de bebés, es un terrible crimen contra los derechos humanos, es una tragedia a la que debe dar solución el gobierno, haciendo posible el derecho de todas las victimas.

EXIGIMOS JUSTICIA Y VERDAD Y REPARACIÓN MORAL.