2018: la contaminación da un respiro a la ciudad de Madrid

09/01/2019
  • Ecologistas en Acción ha evaluado la calidad del aire en la ciudad de Madrid durante 2018.
  • Un año más en la capital se vulneran valores límite legales, así como valores recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), para diversos contaminantes. Sin embargo, en el último año se ha producido un notable descenso de la contaminación en la capital respecto a años anteriores para algunos contaminantes.

Ecologistas en Acción ha presentado su informe anual sobre la calidad del aire en el municipio de Madrid durante 2018. Los datos de este estudio se basan en los registros oficiales de las 24 estaciones de medición de la contaminación del Ayuntamiento de Madrid.

Las principales conclusiones del estudio son las siguientes:

Contaminación por dióxido de nitrógeno (NO2)

„ Siete de las 24 estaciones rebasaron el valor límite anual de contaminación por NO2 para la protección de la salud humana [40 microgramos por metro cúbico (µg/m3) de media anual] marcado por la legislación europea. Por comparación, en 2017 fueron 15 las estaciones que superaron el valor límite, en 2016 fueron 9 y 13 en 2015.

„ La legislación establece también un valor límite horario de NO2, para proteger a la población de los altos niveles de este contaminante que se dan durante los episodios de pico de contaminación. El valor límite horario para el NO2 está establecido en 200 µg/m3, límite que no debería rebasarse más de 18 horas al año en ninguna estación. En el año 2018 solo dos estaciones de toda la red sobrepasaron el valor límite horario de NO2, algo sin precedentes hasta la fecha. En los años anteriores se rebasó siempre por entre tres y nueve estaciones.

„ A pesar de la mejoría relativa observada, la ciudad de Madrid ha vulnerado por noveno año consecutivo (2010-2018) los valores límite legales para NO2 (ambos, el anual y el horario), motivo por el cual Comisión Europea mantiene abierto un expediente de infracción.

Partículas en suspensión (PM10 y PM2.5)

En 2018, como en años anteriores, aunque ninguna de las estaciones superó el valor límite legal anual de PM10 (40 µg/m3), cuatro de las 13 estaciones que miden PM10 superaron el valor límite anual recomendado por la OMS (20 µg/m3), si bien por un estrecho margen (una estación registró 23 µg/m3 y las otras tres 21 µg/m3).

„ En cuanto a las partículas más finas, PM2.5 –las más perniciosas para la salud– dos de las siete estaciones que miden dichas partículas superaron el valor límite anual recomendado por la OMS (10 µg/m3) también por un estrecho margen (13 y 11 µg/m3, respectivamente). 

Ozono troposférico (O3)

„ Durante el año 2018, seis de las 14 estaciones que miden la contaminación por O3 registraron más de 25 superaciones del valor límite legal octohorario (120 µg/m3).

„ Por otro lado, tres de las 14 estaciones que miden la contaminación por O3 registraron superaciones del umbral de información a la población (180 µg/m3durante una hora).

„ La contaminación por O3 en 2018 se ha mantenido en niveles similares a los de los últimos años en la capital.

Entre los factores que han contribuido a la reducción de la contaminación registrada en 2018 cabe citar, en primer lugar, unas condiciones meteorológicas imperantes favorables a la dispersión de la contaminación durante la mayor parte del año. Por otro lado, la puesta en marcha por parte del Ayuntamiento de Madrid de medidas de limitación del tráfico como Madrid Central y el nuevo protocolo anticontaminación, que según nuestro estudio sobre Madrid Central ha contribuido a mitigar el efecto de las malas condiciones meteorológicas del último mes. Finalmente, parece que se observa una tendencia a la reducción del tráfico en la capital, según apuntan los datos provisionales para 2018 del Ayuntamiento de Madrid.

La contaminación atmosférica nos ha dado un respiro durante buena parte de 2018 en la ciudad de Madrid. Pero, como se viene apreciando desde el mes de diciembre del pasado año y en el comienzo de 2019 que estamos sufriendo, basta un ligero cambio en la coyuntura meteorológica para que de nuevo salten todas las alarmas de la calidad del aire en la capital. Para Ecologistas en Acción, dado que la principal fuente de contaminación atmosférica en Madrid es el tráfico rodado, y puesto que no existe la posibilidad de controlar la meteorología, cualquier intento serio de reducir los niveles de contaminación y alcanzar de forma estable una calidad del aire saludable pasa por disminuir el uso del automóvil en la ciudad.

El año 2018 marca un hito importante en la lucha contra la contaminación atmosférica en Madrid. La redacción y tramitación del Plan A ha consumido buena parte de la actual legislatura (más de lo que hubiese sido deseable), pero finalmente, el 30 de noviembre de 2018 se puso en marcha Madrid Central, una de las medidas más importantes del Plan A, tras sortear todos los obstáculos que pusieron tanto la oposición municipal como el Gobierno de la Comunidad de Madrid. Transcurrido su primer mes de vigencia, los datos sugieren que constituirá una medida eficaz para mejorar la calidad del aire de la ciudad, aunque lógicamente deberá complementarse con la aplicación decidida y sin demoras del resto de las medidas contempladas en el Plan A.

En definitiva, Ecologistas en Acción recuerda que la efectividad de todo plan radica en la voluntad política que impulsa su puesta en marcha, lo dota de presupuesto y se preocupa por llevar a cabo un correcto proceso de evaluación y seguimiento a medida que el plan se va ejecutando.

ANEXO: Madrid Central

Madrid Central redujo la contaminación atmosférica en Madrid a pesar de unas condiciones atmosféricas adversas

· Ecologistas en Acción ha analizado en detalle los valores de contaminación registrados por la estación de medición de Plaza del Carmen, la única ubicada dentro del perímetro de Madrid Central, durante diciembre de 2018. Los datos se han comparado con los valores disponibles de la red de medición, abarcando el período de seis años 2013-2018.

· En conjunto, los datos sugieren que la medida ha tenido una incidencia significativa en la mejora de la calidad del aire en la ciudad, contribuyendo a mitigar el efecto de las malas condiciones meteorológicas del último mes del año 2018. Se confirma lo mismo que se ha probado en muchas otras ciudades: reducir el tráfico funciona, se respira mejor.

Madrid Central es una medida orientada a reducir la contaminación estructural en Madrid, causada por el excesivo tráfico que sufre la capital en el día a día. Se trata de una medida de limitación del tráfico en una zona que comprende prácticamente todo el distrito Centro. Madrid Central se encuentra en este momento en una fase preliminar: las multas no comenzarán hasta dentro de algunos meses y está previsto que progresivamente se vayan haciendo más estrictas las condiciones para circular en la zona. Se trata pues de una medida concebida para el largo plazo, de manera que tendrá que transcurrir todavía un tiempo para que pueda hacerse una evaluación adecuada de sus efectos sobre la contaminación atmosférica en la ciudad.

Hecha esta advertencia previa, Ecologistas en Acción ha efectuado una primera estimación del impacto de Madrid Central sobre la contaminación atmosférica, transcurrido su primer mes de vigencia, con el fin de aportar datos contrastados al debate público sobre la pertinencia de esta medida. La metodología ha consistido en el análisis los datos de contaminación por dióxido de nitrógeno (NO2) registrados por la estación de medición de la contaminación de Plaza del Carmen, situada a 100 metros de la Gran Vía, durante el mes de diciembre de 2018, y estos datos se han comparado con los registros disponibles de esta y el resto de estaciones de la red, abarcando el período 2013-2016.

Entre las principales conclusiones de este análisis, Ecologistas en Acción señala:

– Los niveles de contaminación por NO2 registrados en la estación Plaza del Carmen en diciembre de 2018 (53 µg/m3) supusieron una reducción del 20% respecto al valor correspondiente al mismo mes, para el promedio del período 2013-2016 (66 µg/m3). De hecho, el registro mensual alcanzado en diciembre de 2018, es el segundo valor más bajo alcanzado en la estación de Plaza del Carmen en un mes de diciembre, al menos desde el año 2000 (Tabla 1 y Figura 1 del informe).

También se ha analizado la contaminación registrada por el resto de las estaciones de la red durante el mes de diciembre de 2018, en comparación con los de años anteriores, y aquí se puede comprobar que:

– El registro de contaminación por NO2 de diciembre de 2018 correspondiente al valor medio de la red (54 µg/m3), supuso una reducción del 7,8% respecto al valor promedio de 2013-2016 (59 µg/m3). Por tanto, también se produjo una reducción de este contaminante en el conjunto de la red, si bien dicha reducción no fue tan marcada como la ocurrida en la estación de Plaza del Carmen (Figura 2 del informe).

– En diciembre de 2018 los valores de NO2 disminuyeron en 19 de las 24 estaciones que componen la red, respecto a los altos niveles de contaminación por este contaminante que tradicionalmente se registran en la capital en dicho mes, siendo la estación de Plaza del Carmen una de las que alcanzaron una mayor reducción de la contaminación (Tabla 2 del informe).

– En concreto, no se aprecia un efecto de incremento de la contaminación por NO2 en las zonas adyacentes a Madrid Central, el temido “efecto frontera” que vaticinaban los detractores de esta medida. Más bien todo lo contrario, en coherencia con lo que los expertos denominan efecto de “evaporación de tráfico”.

Las condiciones meteorológicas imperantes durante el mes de diciembre de 2018 fueron adversas, haciéndose palpable el empeoramiento de la calidad del aire en la capital. Así, en ese mes se registraron cuatro picos de contaminación por NO2 que dieron lugar a la activación del protocolo anticontaminación en cuatro ocasiones, registrándose en total 47 superaciones del valor límite horario de NO2 (200 µg/m3) en el conjunto de la red de medición, un número elevado (casi la mitad de las 102 superaciones ocurridas a lo largo de 2018). Sin embargo, el que se produzcan picos de contaminación en Madrid durante el mes de diciembre no es ninguna excepción, sino la regla: todos los años ocurre. Por lo tanto, en este estudio se realizó una comparación del número de superaciones del valor límite horario de NO2 que se han producido durante el mes de diciembre en los últimos años en la ciudad de Madrid. La conclusión es clara: el número de superaciones del valor límite horario de NO2 ocurridas en diciembre de 2018 fue inferior a la mitad de las ocurridas en el mismo mes todos los años entre 2013 y 2016 (Tabla 3 del informe).

En conjunto, los datos sobre contaminación por NO2 registrados en Madrid en diciembre de 2018, coincidiendo con el primer mes de vigencia de Madrid Central, sugieren que la medida ha tenido una incidencia significativa en la mejora de la calidad del aire en la ciudad, contribuyendo a mitigar el efecto de las malas condiciones meteorológicas del último mes del año. Es de esperar que en los próximos meses, conforme esta medida se vaya consolidando y vayan completándose las siguientes fases, su eficacia para mejorar la calidad del aire de Madrid aumente.

Informe completo sobre calidad del aire en Madrid en 2018 e informe específico sobre Madrid Central