Vox asegura que "no apoyará a PP y Ciudadanos en Andalucía si no eliminan, entre otras medidas, el apoyo presupuestario para luchar contra la violencia de género"

03/01/2019

Vox quiere eliminar todos los instrumentos de prevención contra la violencia machista y derechos de otros grupos sociales vulnerables y dejarlo todo a una acción judicial conjunta para todos los delitos sin tener en cuenta el agravante por género, el agravante por atentar contra la vida de un menor o el agravante por atentar contra la vida de un anciano o de un minusválido.

La formación de estrema derecha que lidera Santiago Abascal había reclamado el cierre de Canal Sur, la televisión autonómica, para comenzar a negociar con PP y Ciudadanos tras las elecciones del 2 de diciembre, pero al quedar patente que esto no puede hacerse porque implicaría una reforma del Estatuto de Autonomía de Andalucía, han señalado otras leyes vigentes o medidas pactadas por PP y C´s.

El próximo 16 de enero está prevista la primera votación de la investidura del próximo Gobierno andaluz. Los negociadores Juan Manuel Moreno Bonilla y Juan Marín, futuro presidente (PP) y vicepresidente (Ciudadanos) diseñan todavía la composición de los equipos con un reparto más o menos equitativo en número y peso de los departamentos gracias a una mayoría absoluta de 55 escaños que necesita los 12 de Vox para sacar adelante cualquier futura votación en el Parlamento Andaluz.

Francisco Serrano, el líder de Vox en Andalucía, ha anunciado a través de su cuenta de Twitter que su formación no iba a dar apoyo a las medidas que PP y Ciudadanos habían pactado contra la violencia de género. "Esos pactos que los suscriban con PSOE y Podemos. En política social todos siguen, con sumisión lanar, los mandamientos de la dictadura de género. ¿Dónde el cambio?"

PP y Ciudadanos dicen que no van a ceder a las "líneas rojas" de Vox, y que no renunciarán a "la protección a las mujeres", una de las medidas de su "acuerdo firme y cerrado de 90 puntos".

Al margen de la acción en las instituciones, se recrudecen la actividad de simpatizantes y militantes de Vox a través de bulos en las redes sociales, como ya hicieran otros partidos fascistas o de ultraderecha en otros países como EE.UU. o Brasil. Recordemos que Vox fichó al ex-jefe de campaña de Trump, Steve Bannon, como asesor contra la "propaganda separatista" en abril de 2018. El llamado "gran manipulador» por la revista «Time», crucial en la elección de Donald Trump en 2016, también asesoró a Jail Bolsonaro, que lo utilizó en su campaña poco antes de su victoria electoral en Brasil.