La Tienda Republicana

2018, el año que España se convirtió en la principal entrada por mar a Europa

28/12/2018

Estos son los principales hitos que han marcado el año que termina en materia de migración y refugio.

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) destaca que en 2018, España se convirtió en la principal ruta de entrada por mar a Europa con más de 56.000 llegadas a sus costas, lo que demuestra según la entidad que “la solución no es hacer acuerdos con países que no respetan los derechos humanos, porque al cerrar así una ruta se abre otra”. A pocos días de que acabe 2018, al menos 2.200 personas habrían muerto en el Mediterráneo, de las cuales, 769 lo hicieron al tratar de llegar a costas españolas, la cifra más alta desde 2006.

ENERO. CEAR presentó el informe “Los muros invisibles tras la Frontera Sur” en el que ponía en evidencia que el Gobierno “improvisaba  y actuaba arbitrariamente” ante el aumento de llegadas a la frontera sur que se había producido el año anterior, un incremento que prosiguió durante 2018.

FEBRERO. Tras un primer archivo del caso Tarajal por parte de la Audiencia Provincial de Cádiz, Hervé, un joven camerunés contó lo que vio aquella trágica mañana como homenaje a sus amigos que perdieron la vida. “Cuando nos lanzamos el policía que estaba abajo ha comenzado a lanzar gas lacrimógeno que ha comenzado a hacer espuma en el agua y ha ahogado a muchos de mis acompañantes”. Con su testimonio, CEAR recurrió el archivo de esta causa y en agosto pudo celebrar su reapertura, ya que según la propia Audiencia, no se había realizado “el más mínimo intento de oír a los testigos propuestos y admitidos”.

MARZO. Ese mes supimos que en 2017 España había recibido más de 31.000 solicitudes de asilo, lo que suponía un nuevo récord en este registro. Sin embargo, de las 13.350 peticiones que se resolvieron ese año, las autoridades españolas rechazaron 2 de cada 3. Se estima al terminar el año se superen las 53.000 solicitudes de asilo.

Además, con motivo del Día Internacional de la Mujer, CEAR reivindicó el derecho de asilo como un freno contra la trata y compartió la historia de 11 mujeres en busca de refugio. Desgraciadamente se cumplieron 7 años del inicio de la guerra de Siria sin que los líderes internacionales parezcan decididos a tomar medidas para cerrar este conflicto.

ABRIL. España volvió a “suspender” el examen en derechos humanos del Comité de la ONU de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (DESC), el cual mostró su preocupación por cómo “la prolongación de la aplicación de algunas medidas de austeridad está afectando desproporcionadamente a los grupos y personas más desfavorecidos y marginados”. CEAR, como miembro de la Plataforma DESC, señaló 10 acciones prioritarias para que se respeten estos derechos de las personas refugiadas en España.

MAYO. Nueve organizaciones con amplia experiencia en el trabajo con personas migrantes y refugiadas concluyeron 5 puntos clave para el respeto efectivo de los derechos de las personas migrantes y refugiadas en las fronteras. Rescate y salvamento, externalización de fronteras y acuerdos con terceros países, devoluciones ilegales y violencia, vías legales y acceso a la protección; y personas con necesidades especiales fueron los ámbitos de esta propuesta.

JUNIO. Tras celebrar el cambio de discurso del nuevo Gobierno, con compromisos positivos en materia de migraciones y asilo, y aplaudir la decisión de ofrecer el puerto de Valencia a la embarcación ‘Aquarius’, en la presentación de su Informe Anual, CEAR reclamó al Ejecutivo español que esta medida marcara el inicio de una nueva política de asilo que aborde con urgencia la eliminación de las ‘devoluciones en caliente’, la puesta en marcha de vías seguras, un protocolo unificado ante las llegadas marítimas y mejorar el sistema de asilo.

A partir de este mes, el nuevo Gobierno comenzó la puesta en marcha de recursos para la gestión de las llegadas como los centros de emergencia y derivación (CATE y CAED), aunque todavía insuficientes ya que hay lugares de llegada donde las condiciones son todavía intolerables.

Además, con motivo del Día Mundial del Refugiado, CEAR denunció la vulneración del derecho de asilo de las personas que huyen de la “guerra no encontrada” que supone la violencia de las maras que desde hace años asola Centroamérica. Una situación que se visibilizó meses después con la irrupción de la llamada “Caravana Migrante”.

JULIO. España se convirtió en la principal ruta de personas migrantes y refugiadas por mar a Europa, superando las más de 20.000 llegadas. Sin embargo, CEAR explicó que este hecho se debía en gran medida a que el número de entradas en Italia y Grecia había descendido notablemente, al tiempo que recordó que España tiene capacidad para asumir la acogida de estas personas y lamentó que ante esta situación se propague en muchas ocasiones una sensación de alarma injustificada. En este sentido, CEAR llama a la responsabilidad a todos los actores, pero en especial a los partidos políticos, para que abandonen “los discursos del odio y del miedo” al migrante que solo conducen a una sociedad más individualista e insolidaria.

Asimismo, ese mes tuvo lugar un nuevo fallo judicial, en este caso del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, a favor de la libre circulación de solicitantes de asilo en Ceuta. Ya son 19 las sentencias de distintos tribunales que se pronuncian en este sentido.

AGOSTO. La expulsión en menos de 24 horas de 116 personas de Ceuta supuso, según CEAR, un cambio de política que da lugar a procedimientos acelerados que impiden la detección adecuada de personas susceptibles de pedir asilo o en situación de extrema vulnerabilidad.

Gritos, disparos, llantos… El mar no suena igual para todos. Quienes tuvieron que cruzarlo para seguir viviendo nos invitaron a escuchar “el otro sonido del mar”.

SEPTIEMBRE. Al cumplirse un año del fin de plazo de los acuerdos europeos reubicación y reasentamiento, los estados de la UE solo habían cumplido poco más de una tercera parte de los compromisos de acogida, un porcentaje de cumplimiento que descendió al 16% en el caso de España. Mientras, en esos 3 años desde que se firmó el acuerdo, miles de personas han tenido que seguir sobreviviendo en campos en suelo europeo, principalmente en Grecia, en condiciones infrahumanas, esperando en vano poder trasladarse a un lugar seguro y digno.
 

 OCTUBRE. CEAR siguió sumando apoyos, hasta un total de 15.000 firmas individuales, contra las “devoluciones en caliente” y exigiendo a los grupos parlamentarios que reformen la Ley de Seguridad Ciudadana para que de una vez se ponga fin a estas prácticas que incumplen la normativa internacional, europea y española. Un mes antes, tuvo lugar en la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, el recurso por la sentencia que condenó a España por dos devoluciones de este tipo producidas en Melilla en 2014. La decisión se hará pública a lo largo de 2019.

Además, para adoptar soluciones integrales en política migratoria y de desarrollo, CEAR plantea la necesidad de incluir al resto de países africanos -no solo aquellos vecinos- en las negociaciones sobre estos temas, de modo que puedan adoptarse medidas conjuntas eficaces por parte de la Unión Europea y la Unión Africana.

NOVIEMBRE. La espera para obtener una cita para formalizar la solicitud de asilo alcanzó este mes máximos históricos. Los plazos, especialmente en Madrid, llegaron a alcanzar los dos años de espera. Aunque en este sentido la situación ha mejorado significativamente, se calcula que más de 10.000 personas siguen sin poder ejercer su derecho a solicitar asilo formalmente, por lo que quedan en una grave situación de vulnerabilidad jurídica y social ya que durante ese tiempo no puedan acceder al sistema de asilo.

DICIEMBRE. El último mes del año terminó con las dudas del Gobierno español sobre una posible devolución de 10 hombres y dos niños a Libia, rescatados por el pesquero español ‘Nuestra Madre Loreto’, un acto que habría supuesto una vulneración flagrante la legislación internacional. CEAR aplaudió el comportamiento de la tripulación de este barco y puso a disposición su servicio jurídico tanto al armador del pesquero como a todas las personas que habían sido rescatadas. Para afrontar nuevas situaciones como esta, CEAR reclama la necesidad de un protocolo a nivel europeo para organizar este tipo de desembarcos.

Tras el importante avance que supone la firma del Pacto Mundial de las Migraciones, CEAR reclama que en 2019 el gobierno español sea coherente con este acuerdo y se decida a poner en marcha vías legales y seguras, se ponga fin a las devoluciones ilegales, y se inicie el cierre de los CIE. Así, aunque muchas decisiones en política migratoria estén condicionadas por las decisiones del resto de países de la Unión Europea, CEAR reclama a las autoridades españolas que lideren “una nueva forma de hacer política migratoria real, basada en los derechos de las personas, y no solo políticas de control de fronteras”.