La Tienda Republicana

El Congreso aprueba el informe que guiará la transición hidrológica en España

13/12/2018

El texto final aprobado introduce gran parte de las recomendaciones que el Grupo Parlamentario Unidos Podemos realizó para su elaboración, como la recuperación de acuíferos y pozos como reservas estratégicas ante ciclos de sequía, o la inversión en nuevas tecnologías de desalación empleando energía solar y eólica.

El diputado de Unidos Podemos, Pedro Arrojo, en imagen de archivo

Este miércoles 13 de diciembre, el pleno del Congreso ha dado luz verde al dictamen sobre agua y cambio climático aprobado en la Subcomisión de Política de Aguas, que recoge las medidas y estrategias clave de adaptación al cambio climático, a pesar del rechazo de Partido Popular y Ciudadanos.

Se trata de un documento que marca un hito parlamentario ya que sienta las bases de la futura transición hidrológica en España desde la nueva cultura del agua. "Es la primera vez que se debate y aprueba en la cámara baja un documento que regula esta cuestión y estamos seguros de que será clave para la elaboración de la normativa que pondrá fin a las viejas políticas del hormigón subvencionado que siguen defendiendo PP y Cs y que se han mostrado en estos años claramente ineficaces", explica Pedro Arrojo, diputado de Unidos Podemos, que ha sido vocal en la Subcomisión de Política de Aguas y la persona que ha trabajado ampliamente en las medias propuestas para la elaboración de este informe.

Las claves del informe

Recuperar nuestros acuíferos, nuestras aguas subterráneas, como reservas estratégicas ante ciclos de sequía; desarrollar nuevas tecnologías de desalación, regeneración y reutilización con energía solar y eólica, que permiten abrir perspectivas de autosuficiencia sostenible en estos territorios.especialmente en costas; recuperar el buen estado de cauces y espacios fluviales para evitar inundaciones, son algunas de las principales recomendaciones. 

Además, es crucial acabar con la demagogia trasvasista que se ha mostrado claramente ineficaz para gestionar ciclos de sequía, pues las sequías no son locales sino regionales, de forma que, cuando entra en sequía el Segura también lo hacen el Júcar, el Ebro y la Cabecera del Tajo, con lo que los trasvases colapsan, como ocurrió con el Tajo-Segura en la pasada sequía.