La Tienda Republicana

El barco pesquero Nuestra Señora del Loreto desembarca a los 11 inmigrantes en Malta

02/12/2018

Tras 10 días abandonado a su suerte en el Mediterráneo, sin permiso del gobierno de España a través de la Dirección General de la Marina Mercante para desembarcar, el pesquero Nuestra Señora del Loreto ha puesto rumbo a Malta para desembarcar a los 11 inmigrantes rescatados en el mar. Las vacilaciones y negativas del gobierno de Pedro Sánchez han despertado la indignación y condena de entidades defensoras de los derechos humanos.

El pesquero abandonado a su suerte con 11 pasajeros rescatados / Proactiva Open Arms

La tripulación del barco pesquero de origen alicantino Nuestra Señora del Loreto ha puesto rumbo a Malta tras la orden recibida por parte del gobierno de España tras diez días sin solución a su dramática situación, abandonado a su suerte en el Mediterráneo por contar con 11 inmigrantes rescatados en el mar como pasajeros.

De esta forma parece ponerse fin a la travesía del pesquero que ha causado un revuelo internacional y ha despertado las críticas de todo tipo de entidades y ONGs dedicadas a la defensa de los derechos humanos. Incluso ACNUR, el alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados se vio empujado a realizar un llamamiento urgente para solucionar la situación de la embarcación, mientras el gobierno de Pedro Sánchez trataba de no asumir su responsabilidad con el mismo.

Ayer mismo, el presidente Sánchez rehuía a las respuestas de la prensa sosteniendo que, a diferencia de en el caso del Aquarius, en este caso el pesquero sí que disponía de un puerto seguro, al que poder dirigirse refiriéndose, con todo descaro a Libia. Así mismo afirmaba que “se debía respetar la legalidad internacional en la materia”. Unas declaraciones contradichas por la propia actuación gubernamental apenas unas horas después dando orden de dirigirse a la isla de Malta.

La ONG de rescate marítimo ProActiva OpenArms condenaba ayer por la tarde de manera contundente la inacción del gobierno catalogando su actitud como “ignominia”.

Tras la crisis de los refugiados provocada por la Primavera Árabe y la intervención militar promovida y ejecutada por las potencias europeas en Libia en el año 2011, la política migratoria de los integrantes de la UE se ha visto modificada con una política de agresivo rechazo a la llegada de población migrante, arriesgando el respeto del derecho internacional, no solo en política fronteriza y de refugio, sino incluso en las normas internacionales de salvamento marítimo.