Madrid se tiñe de "sangre" contra el estigma social, la desatención y la desinformación sobre las personas que conviven con el VIH

01/12/2018

La fuente de la emblemática Puerta del Sol en Madrid amanece teñida de rojo en una acción que aspira a señalar que el VIH continúa suponiendo un grave problema de salud pública en el Día Mundial de la Lucha contra el SIDA.

La fuente de Sol teñida de rojo / Cortesía / La Pluma CSOT

Un grupo de personas seropositivas han teñido el agua de la fuente que hay en la emblemática plaza madrileña de Sol esta madrugada, coincidiendo con el día mundial de lucha contra el SIDA, para denunciar que a ellos no les "mata" un virus sino el rechazo y el estigma social que sufren a diario, la denominada "serofobia".

En el comunicado que acompaña las imágenes de su acción de protesta, el grupo asegura que "la ignorancia ha hecho del VIH una enfermedad social", y que la serofobia o "desinformación" se extiende por toda la sociedad, desde "los sistemas sanitarios, educativos y los medios de
comuniación".

El colectivo considera que predomina la "pedagogía del terror" y achaca a la desinformación el gran número de las nuevas transmisiones que siguen produciéndose en España, el país de la UE con más contagios (3.381 solamente en 2017, según las últimas cifras oficiales del Ministerio de Sanidad y según un estudio de 2016 el número de infecciones ha aumentado un 12% desde el 2005*).

Consideran, además, que no hay interés por curarles debido a los "negocios con las farmacéuticas".
Entre sus denuncias, el grupo destaca la saturación de los centros especializados de asistencia a seropositivos en Madrid (Sandoval) o Barcelona (Drassanes), el intento de algunos partidos políticos de promovover el copago de los antirretrovirales o la publicación de "supuestos descubrimientos científicos", así como la "condescendencia" del trato en el sistema sanitario y la discriminación laboral.

Recuerdan que el tratamiento con antirretrovirales les hace "indetectables" e "intransmisibles", lo que imposibilita la transmisión del virus en las relaciones sexuales.

En este sentido, critican los prejuicios "serófobos" y desinformados sobre el VIH que famosos e influyentes se encargan de propagar, como hicieron hace unos días Alaska y Mario Vaquerizo, quienes han tachado de "gilipollas" a las personas recientemente diagnosticadas. Con sus palabras, atacan a las entre 140.000 y 170.000 personas conviviendo con
el VIH en España.

Por el día mundial de la lucha contra el SIDA, el colectivo "Marikas Seropositivas en Lucha" ha querido también recordar a todas las personas que sufrieron la crisis del SIDA en el pasado.

"Porque los gobiernos no hicieron nada entonces, y porque lo que hacen hoy no es suficiente. Porque a nadie le importaba que muriéramos maricas, putas y yonkis, porque esta sociedad tiene una deuda que todavía no ha saldado", añaden en el comunicado.