La Tienda Republicana

La Fundación Francisco Franco celebrará 19 misas en protesta por la próxima ilegalización y por la exhumación del dictador genocida

20/11/2018

La Fundación Francisco Franco, y por extensión la familia del dictador, llevarán a cabo hoy una supuesta "demostración de fuerza" frente a los planes del Gobierno de Pedro Sánchez de exhumar su cadáver del Valle de los Caídos. Lo harán con la celebración de 15 misas en otras tantas iglesias de todo el Estado, coincidiendo con el aniversario de la muerte de Franco, el 20 de noviembre de 1975. La mayor parte tendrán lugar en Andalucía, en plena campaña por las elecciones autonómicas, pero está especialmente señalado el oficio religioso convocado esta tarde en la iglesia de San Francisco de Borja, en Madrid. Allí acudirán los siete nietos del dictador y otros familiares directos, que esperan celebrar un gran acto de exaltación franquista espoleados por lo que prevén será la mayor afluencia de asistentes de los últimos años.

Según la página web de la Fundación Franco, el número de misas por “el alma del Generalísimo” asciende a 19, comenzando con la que estaba señalada ayer en Málaga. Hasta el viernes tendrán lugar otras en Córdoba, Ceuta y Baeza (Jaén). Esta práctica, habitual en los últimos años, obedece a la imposibilidad de celebrar actos de esta naturaleza en el Valle de los Caídos por la entrada en vigor de la Ley de Memoria Histórica, en 2007. La potestad de permitir estos oficios religiosos depende de la Iglesia, que no ha tenido inconveniente en darles vía libre. Además del 20-N, estos oficios en los altares se concentran cada 18 de julio, aniversario del golpe de Estado que inició la Guerra Civil.

La iglesia de San Francisco de Borja es vieja conocida de este tipo de eventos, no en vano fue el lugar elegido para el funeral de la única hija de Franco, Carmen Franco y Polo, que falleció el 29 de diciembre de 2017 a los 91 años de edad. Sus cenizas fueron depositadas después en la cripta que la familia tiene en la céntrica catedral de la Almudena, donde yace también su marido, el marqués de Villaverde. Este espacio es objeto de controversia estos días por la decisión de los herederos del dictador de darle sepultura allí si finalmente se consuma su exhumación, una posibilidad que el Gobierno se ha comprometido a impedir para que el culto a Franco no se traslade a un lugar tan concurrido.

Para ello, el Ejecutivo socialista se fía a la reforma de la Ley de Memoria Histórica, a través de una serie de enmiendas con las que pretende prohibir el enaltecimiento del franquismo en espacios públicos. La batalla principal del gabinete de Sánchez, sacar a Franco del Valle de los Caídos, también sigue su curso con más dificultades de las esperadas. Si en un primer momento estaba previsto llevar a cabo el traslado el pasado verano, con el real decreto ley aprobado en agosto, el propio Pedro Sánchez ha admitido ahora que seguramente no se podrá consumar hasta enero. En ese momento, los restos se entregarán a la familia, que es la que tiene potestad de decidir dónde se entierran de nuevo, por lo que el pulso se mantiene.

Ilegalización

Este enfrentamiento se ha extendido a la Fundación Francisco Franco, que el Gobierno español está dispuesto a ilegalizar. En respuesta a una pregunta parlamentaria del portavoz adjunto de En Comú en el Congreso, Josep Vendrell, el Ejecutivo apela a una reforma integral de la Ley de Memoria Histórica “para que se declaren ilegales las asociaciones o fundaciones que realicen apología del franquismo”. Añade que también se modificará el artículo 510 del Código Penal para incluir la apología del franquismo como delito.

* Con información de deia y agencias.