Altsasu responde con un unánime rechazo a la provocación de Ciudadanos

04/11/2018

La población del municipio navarro ha contestado al desembarco de la convocatoria ultra de Ciudadanos, PP y VOX, manifestando firmemente su rechazo y sin caer en las provocaciones de las irresponsables formaciones políticas que han acudido.

Ayer ya se dieron gestos de firme rechazo a la convocatoria / Gazte Komunistak

La vecindad de Altsasu ha respondido a la irresponsable y provocativa convocatoria de Ciudadanos, Partido Popular y VOX con un rechazo unánime y rotundo. Pocos atisbos de duda ofrecía el municipio esta mañana cuando la Plaza de los Fueros, lugar elegido por Ciudadanos para la convocatoria, amanecía con una montaña de estiércol coronada por los logos de los principales partidos convocantes de la movilización ultra.

Frente a la convocatoria de Ciudadanos, descaradamente orientada a la criminalización del municipio y hacer escarnio de la desproporcionada sentencia contra los jóvenes que tuvieron una pelea en un bar con dos agentes de la guardia civil fuera de servicio, colectivos vecinales y movimientos sociales han respondido con una convocatoria en la Plaza Iortia, donde la música y el ambiente festivo han sido los protagonistas.

En el cementerio, lugar de inicio de la marcha ultra y hasta la Plaza Fueros, se han vivido momentos de tensión, con el enfrentamiento entre asistentes a la convocatoria, llegados en autobuses fletados por los partidos políticos y en vehículos privados, y vecinos que les gritaban. Gracias a la labor de los cordones vecinales dispuestos, las situaciones de tensión se han saldado sin pasar a mayores.

El rechazo a la oportunista movilización ha quedado especialmente patente en torno a mediodía, cuando el líder de Ciudadanos, Albert Rivera (que ha tenido una sorprendente y cuasi milagrosa recuperación de las supuestas lesiones que le impidieron acudir a otros eventos en los pasados días) ha pronunciado su contradictorio discurso apelando al “rechazo al nacionalismo” con los silbidos, gritos y repicar de las campanas de la iglesia de fondo.

Tras concluir su provocativa performance, los en torno a 200 asistentes al acto han abandonado el municipio. La vecindad, por su parte, ha continuado con sus actividades culturales en la Plaza de Iortia.