PACMA convoca para el 15 de septiembre una gran manifestación en la Puerta del Sol

28/08/2018

· Nuevas imágenes grabadas por PACMA documentan la terrible tortura a becerros en un evento taurino celebrado el 25 de julio en San Rafael (Segovia)

· Se espera que, como en años anteriores, miles de personas acudan a la que ya es la mayor manifestación por los derechos de los animales en España

Las imágenes de una becerrada en San Rafael, en la provincia de Segovia, han llevado a los animalistas a emprender acciones legales / PACMA

El Partido Animalista planta cara a las becerradas, eventos taurinos en la que se tortura a becerros en torno al año de edad. En estos festejos se usan banderillas y estoques para castigar y matar a crías que en la mayoría de ocasiones aún no han sido destetadas, no miden más que un mastín y se mueven con torpeza al no tener desarrollado el sistema psicomotor. En muchas ocasiones estos eventos incluyen a los propios vecinos del pueblo que, sin ninguna preparación y entre ríos de alcohol, acosan, banderillean y matan a los animales. PACMA ha convocado una manifestación el próximo 15 de septiembre en la Puerta del Sol para pedir la prohibición de las becerradas. La que ya es conocida como la mayor manifestación del movimiento animalista en España por reunir a miles de personas llegadas de todo el país llevará este año el nombre de “Misión Abolición: STOP BECERRADAS”.

Para visibilizar el maltrato que se inflige a estos animales, PACMA ha documentado una becerrada que tuvo lugar recientemente en San Rafael, un núcleo urbano perteneciente a El Espinar (Segovia). En él puede verse como los vecinos del pueblo, entre risas y alcohol, amedrentan, reducen, banderillean, apuñalan y acaban con la vida de animales de entre uno y dos años de edad.

Denuncia

Tras la grabación del vídeo, la red de abogados del Partido Animalista ha detectado diferentes irregularidades que hoy mismo han sido denunciadas a la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León. Estas irregularidades, algunas de ellas graves, incluyen la vejación y maltrato de los becerros, la intervención de personas ajenas a la lidia o el apuntillado de las crías sujetándolas por el rabo y entre varias personas, algunas de ellas ajenas a la lidia.