La Tienda Republicana

"Si la mujer de Bárcenas entra en la cárcel, se nos abre el suelo bajo los pies. Sabemos perfectamente que el tema de su mujer es sagrado"

30/05/2018

Eran las palabras de un viejo dirigente del Partido Popular sobre la posibilidad de que Rosalía Iglesias, la mujer de Luis Bárcenas, entrase en prisión por haber formado parte de la trama Gürtel y -como consecuencia- el ex-tesorero procediese a abrir la caja de pandora contra el PP.

Jueces y juezas para la Democracia denunció la "grave alteración del tribunal" que ha decidido si la mujer de Bárcenas va o no a la cárcel, considerando que el CGPJ se etrometió al apartar al magistrado De Prada del caso Gürtel, erosionando la independencia de la justicia en España y en los casos de corrupción.

No sólo los antiguos mandatarios de los conservadores habrían entrado en pánico por este hecho, sino que la preocupación alcanzaba al Gobierno Rajoy, según informó eldiario.es. La sentencia contra Rosa Iglesias. Y es que en la misma noticia recogida por el citado medio asegura que en el PP están en alerta por si el extesorero del partido inculpa a Mariano Rajoy o a la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal.

La actitud tomada por Bárcenas durante todo el proceso judicial ha sido cambiante en cuanto a su actitud con sus antiguos compañeros de trabajo. El mayor ejemplo: en 2016 retiró la acusación penal por el borrado de dos ordenadores con información sobre la contabilidad B del PP. Al parecer, esta decisión parte de un acuerdo de no agresión mutua entre el partido conservador y el extesorero, aunque Bárcenas aseguró que se debía a que no podía seguir pagando a sus abogados y quería prescindir de pleitos judiciales.

Fuentes anónimas a las que tuvo acceso eldiario.es, mantenían que Bárcenas podría "haber cometido el error de creerse que el PP puede decidir qué hacen los jueces de la Audiencia Nacional". Desde esta mañana sabemos que Bárcenas no erró, y que presuntamente se cumple el control del PP sobre determinados jueces, dos concervadores y uno neutral: un tribunal formado por dos de los magistrados que participaron en la vista, Ángel Hurtado y Julio de Diego, y la presidenta de la Sección Segunda, María José Rodríguez Duplá. Esta última sustituyó a José Ricardo de Prada, ideológicamente "progresista" y en situación de excedencia, a quien el Consejo General del Poder Judicial no dio permiso para participar en la vistilla, a pesar de ser uno de los tres magistrados que ha juzgado el caso. Este movimiento parece clave para una decisión que presumiblemente dejará a Rosalía Iglesias fuera de la cárcel. La esposa de Bárcenas podrá eludir la cárcel si deposita una fianza de 200.000 euros antes de las 15 horas de hoy, a pesar de estar condenada a 15 años y un mes de prisión por cinco delitos fiscales, apropiación indebida, blanqueo de capitales y  falsedad en documento mercantil. Según fuentes presenciales, Iglesias ni siquiera fue esposada cuando se le comunicó que iba a prisión, como es habitual en el protocolo judicial.

En sus declaraciones ante la Justicia, Bárcenas trató de exculpar a su mujer y aseguró que esta no sabía nada de sus "negocios legales" y que nunca hablaba con esta de trabajo: "Mi mujer se dedicaba a llevar la casa y jamás estuvo en ningún despacho de la sede del partido". El extesorero también afirmó que falsificó la firma de Rosalía Iglesias en varios documentos, entre ellos la declaración de la renta. Cuando esta declaró ante el  Tribunal se limitó a responder las preguntas de su abogada y respaldó lo dicho por su marido para quitarse responsabilidades. Rosalía Iglesias dijo haber firmado algunos documentos que su marido le pedía y admitió haberle acompañado a Suiza, en donde este tenía varias cuentas de las que Iglesias dijo no saber nada. Iglesias testificó que en sus visitas a los bancos suizos ella se quedaba en la sala de espera mientras su marido se encargaba de todo.

En caso de depositar esa cantidad, a Rosalía Iglesias se le impondrán medidas cautelares como la retirada de pasaporte, prohibición de salir de España y comparecencias quincenales en el juzgado.