La Tienda Republicana

La gestión del agua, clave para la salud de trabajadores y consumidores

22/03/2018

Hoy 22 de marzo Día Mundial del Agua, la gran mayoría de entidades y organizaciones que conmemoran esta efeméride, se olvidan de los actores principales que no son otros que los trabajadores y trabajadoras del sector, con campañas grandilocuentes y mediáticas.

Desde el Sector del Ciclo Integral del Agua, consideramos que no se podía escoger mejor fecha para dar a conocer los principales resultados de la encuesta realizada entre las trabajadoras y trabajadores del sector durante el último trimestre del 2017.

Se trata por un lado de dar a conocer los riesgos y patologías a las que están expuestas a diario las personas que prestan el servicio del Ciclo Integral del Agua y contribuir, por otro, a buscar las medidas preventivas para desarrollar estos trabajos en un sector esencial para la ciudadanía.

Es de sobra conocido que la gran cantidad de contaminantes vertidos sobre nuestras aguas deterioran la calidad de ésta y del medio ambiente. Sin embargo, se desconocen por completo los distintos procesos de depuración y tratamiento que sigue el agua hasta que se convierte en apta para el consumo y sus múltiples usos.

El tratamiento de estas aguas pueden conllevar daños a la salud, ya que se manejan sustancias químicas para los procesos de potabilización y  tratamientos químicos y biológicos para la depuración.  Estos procesos son llevados a cabo por personas que trabajan en el ciclo integral del agua y que cada vez más, están advirtiendo cómo su salud se va deteriorando poco a poco.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades infecciosas relacionadas con el agua, son una causa importante de morbilidad y mortalidad en todo el mundo. La realidad es que en los países industrializados se generan una importante cantidad de residuos, tanto urbanos como industriales, que suponen un reto para las actividades de descontaminación y depuración. Pero a la vez ignoramos que en muchas situaciones existe exposición a mezclas complejas de toxinas, alérgenos o a agentes químicos, lo que supone un amplio rango de efectos adversos potenciales.

Actualmente se siguen reconociendo nuevos contaminantes emergentes que presentan importantes desafíos adicionales para el sector del agua en concreto y en general para la salud pública.

Los distintos puestos de trabajo: operarios, técnicos, administrativos del ciclo integral del agua, pueden establecer en mayor o menor medida múltiples contactos con estos contaminantes tóxicos y peligrosos, ya sea por unas deficientes o ineficaces medidas preventivas, o porque los riesgos no se valoran en su justa medida.

La realidad es que en el día a día, encontramos episodios de:

- Trastornos musculoesqueléticos, siendo su mayoría lumbalgias, cervicalgias, fascitis..

- Infecciones producidas por microorganismos patógenos. Existen gastroenteritis de larga duración, numerosas afecciones gastrointestinales, episodios repetidos de gripes y resfriados, conjuntivitis, pie de atleta, etc. infecciones de difícil curación.

- Cefaleas, dolor de cabeza, migrañas,trastornos del sueño,estrés y ansiedad.

Apostamos por una gestión que mejore las condiciones laborales y de salud de las personas trabajadoras, anteponiéndolo a criterios que velan prioritariamente  por garantizar grandes beneficios empresariales.

Ante la sospecha de que estos trabajadores y trabajadoras presentasen daños a la salud más allá de los que pudieran entrar dentro de la “normalidad”, diseñamos un cuestionario que buscaba recoger aquellas dolencias que hubieran padecido en los últimos doce meses.

CCOO insiste en la necesidad de llegar a un gran pacto social (y no solo político) para el uso sostenible del agua, consensuado con los agentes sociales, comunidades autónomas, usuarios, organizaciones ecologistas, sociales, agrarias y del ámbito de la Ciencia y la tecnología..., y refrendado por una amplia mayoría parlamentaria, que garantice la sostenibilidad del uso integral del agua, potenciando la optimización de los recursos hídricos existentes.

Además, se debe apostar por una gestión integral, pública, participativa y transparente del agua que contemple el cumplimiento de la normativa medioambiental, el estudio de las consecuencias del cambio climático, y garantice el acceso social al agua como derecho humano universal esencial, evitando su mercantilización.

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.