La Tienda Republicana

El paro baja pero gracias a la caída de la población activa

29/01/2017

El paro ha bajado en el último trimestre de 2016 según los datos de la EPA, hasta situarse en 4.237.800 personas. Sin embargo, el descenso del paro es mayor que la creación de empleo, lo que pone de relieve que el descenso no se debe a que esas personas, 83.000, hayan encontrado trabajo, sino al descenso de la población activa, 102.000 personas. "Estamos ante un mal dato," - explica el secretario de Acción Sindical de CCOO, Ramón Górriz - "la creación de empleo se ha desacelerado. crece menos que en los dos últimos años".

El paro baja en 83.000 personas en el 4º trimestre de 2016 según los datos de la Encuesta de Población Activa hechos públicos hoy (y 541.700 personas en el último año) y se sitúa en 4.237.800 personas. El descenso trimestral del paro en el cuarto trimestre de 2016 no se debe a que esas personas hayan encontrado trabajo, sino al descenso de la población activa, que ha disminuido en 102.000 personas, mientras que la población inactiva aumentaba con fuerza en el trimestre (+146.000 personas).

La EPA muestra que el descenso del paro es mayor que la creación de empleo, por lo que hay otros factores que explican la bajada del desempleo. Los últimos años, desde 2012, se caracterizan por una pérdida de población (envejecimiento, emigración) que se ha concentrado en la población activa (ocupados, parados) al tiempo que la población inactiva crecía ligeramente durante la crisis, impulsada inicialmente por el aumento de los desanimados y ya más recientemente por el resto de inactivos (población jubilada y otros).

En el cuarto trimestre el empleo neto que se ha creado es indefinido, por lo que mejora la tasa de temporalidad respecto al trimestre anterior y se sitúa en el 26,5%, que no obstante es superior a la temporalidad del cuarto trimestre de 2015, debido a que durante el último año, el empleo temporal (227.000, +5,9%) ha crecido más que el empleo indefinido (170.000, +1,5%).

No obstante, se ha destruido empleo a tiempo completo (-155.300) y todo el que se ha creado ha sido a tiempo parcial (+135.900) elevando hasta el 15,3% el peso del tiempo parcial entre los ocupados. Solo el 8,3% de los ocupados a tiempo parcial tiene esta jornada por no querer trabajo a tiempo completo, mientras que el 60,5% de los ocupados a tiempo parcial tiene esta jornada por no haber podido encontrar trabajo a tiempo completo, lo que refleja la gran involuntariedad del trabajo a tiempo parcial en España.

El sector público sigue destruyendo empleo (-17.800 en el cuarto trimestre, -14.600 en el último año) y el aumento de ocupados se concentra en el sector privado (-1.600 en el cuarto trimestre, 428.500 en el último año).

Valoración y propuestas de CCOO

El aumento de la afiliación a la Seguridad Social se localiza de manera principal, aunque no exclusiva, en sectores de bajo valor añadido (comercio, hostelería y servicios auxiliares) que generan empleos inestables y donde se pagan salarios bajos. En este sentido, CCOO advierte que no se observa un cambio en el modelo productivo liderado por la industria y los sectores de alto contenido tecnológico, lo que pone en duda la solidez a medio plazo de los incrementos de la afiliación a la Seguridad Social y la rebaja del paro.

CCOO considera que, ante este panorama, es necesario que el Gobierno lleve a cabo un giro hacia una política económica que fomente el cambio estructural del aparato productivo, que promueva el uso eficiente de los recursos públicos en todos los niveles de la Administración y que ayude a recuperar la demanda interna. El objetivo debe ser sacar la economía española de su patrón tradicional de crecimiento de bajo valor añadido, sin industria, empleo inestable y salarios bajos. Para ello hace falta aumentar suficientemente la inversión pública y reorientarla hacia la mejora de la calidad y el contenido tecnológico de las empresas. Los servicios de alto valor añadido, los servicios a las personas, la reorientación del sector de la construcción hacia la rehabilitación y la eficiencia energética y un sector industrial diversificado con presencia creciente de los sectores de futuro tienen que ser la base del nuevo modelo.

Asimismo, CCOO considera que hay que fortalecer la negociación colectiva para que los/as trabajadores/as participen de los beneficios de las empresas y acabar con la precariedad del empleo, lo que exige derogar las dos últimas reformas laborales.

También es necesario impulsar los salarios de los trabajadores públicos y privados - los incrementos salariales que se negocien para 2017 deben garantizar una mejora significativa del poder adquisitivo, con una subida salarial entre el 1,8% y el 3%, además de la mejora sostenida del SMI - mejorar la protección social y una verdadera reforma fiscal progresiva.

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.