La Tienda Republicana

Cuenta atrás para un DORA público y social, en los aeropuertos de Aena

24/01/2017

El ministro de fomento se fija el 10 de febrero, para aprobar con el permiso del PSOE, un DORA de Aena ocultado al Congreso de los Diputados.
CGT reclama un debate y control parlamentario sobre el DORA de Aena (Documento de Regulación Aeroportuaria).
Concentración ante el Congreso de los Diputados por la precarización creciente de las condiciones de trabajo en los Aeropuertos de Aena.

El 20 de enero, trabajadores del sector aéreo, de Aena y de Enaire, convocados por CGT, se han concentrado frente al Congreso para denunciar la creciente precarización de las condiciones laborales en los aeropuertos de la red de Aena. Cabe destacar entre las mismas el preocupante incremento de la temporalidad entre los trabajadores del sector, la constante pérdida en las plantillas hasta límites de seguridad, la desprofesionalización, los continuos ilícitos legales que se comenten en las subcontrataciones y subrogaciones empresariales, así como en la propia operativa aeroportuaria o seguridad operacional, la reivindicación de la creación de comités conjuntos de salud laboral en los centros, a pesar de su obligatoriedad legal, el aumento de las jornadas laborales y su distribución irregular, que impiden cualquier tipo de conciliación con la vida familiar, los salarios de hambre para trabajadores especializados, que en muchos casos no alcanzan el salario mínimo interprofesional y, en general, los recortes, el abaratamiento y el deterioro del servicio en los aeropuertos, Aena, y el sector aéreo y aeronáutico.

Esta situación no es un hecho casual, ni puede ser atribuida a una crisis económica que el sector ha remontado con creces, obteniendo el pasado año cifras récord tanto en beneficios como en número de pasajeros. Sólo puede entenderse desde el punto de vista de una gestión de los aeropuertos de interés general enfocada exclusivamente a maniobras y planes especulativos, que perjudican por igual a los trabajadores y al ciudadano, y que ponen en riesgo un sector que alimenta el 10% del PIB de este país. Todo para la generación a corto plazo de enormes plusvalías para los nuevos inversores, que no son otros que fondos de capital transnacionales, radicados muchos de ellos en paraísos fiscales.

La concentración convocada conjuntamente con el Sector Aéreo de CGT en el que hemos unificado luchas en contra de la precariedad, y está apoyada por las secciones sindicales en las siguientes empresas: Aena, Enaire, Groundforce, Iberia, Ryanair, Lesma, EFS, Enasui, Clece, Pmr, Swissport, CLH, Aldeasa, Grupo Eulen, Multiservicios Aeroportuarios “Chaquetas Verdes”, WFS, Rentevic, Alaer, Etersa, Easyjet, Norwegian, Acciona.

El diputado de Esquerra Unida i Alternativa (EUiA) en la confluencia de En Comú Podem, Félix Alonso, afirma durante la concentración que “hablamos de seguridad y de calidad del servicio, por ello no se puede permitir que reduzcan la calidad de las condiciones de los trabajadores de este sector”

Diputados del Grupo Parlamentario de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea han respaldado la concentración de trabajadores de la empresa de gestión de aeropuertos AENA realizada frente al Congreso para denunciar la “precarización laboral” que sufre la empresa. Entre los asistentes a la protesta han estado, Xavier Doménech, y el portavoz del citado grupo en la Comisión de Fomento, Félix Alonso, quien adelantó que ultiman la redacción de una iniciativa parlamentaria para que se garantice “una mejora de las condiciones laborales de la compañía, además de un aumento de la plantilla”.

Aena líder en beneficios en riesgo de colapso en la seguridad operacional

También durante la manifestación del 20 de enero, se han registrados a diferentes grupos parlamentarios, sendos escritos donde se alerta, que este país está a un paso de perder su soberanía dentro del sector, que aportó en 2016 su cifra récord en visitantes extranjeros, al tiempo que precariza las condiciones de los profesionales del sector y de las condiciones de operación en calidad y seguridad.

Lo que se ha estado haciendo en Aena en esta legislatura no tiene nada que ver con la gestión operativa, ha sido como lo llaman los expertos un trabajo de ‘poner en valor a la empresa’ que se ha hecho con un gran éxito.

Lo único que espero es que los recortes en conocimiento, en calidad de servicio, en conservación, etc., que se han hecho de forma considerable para ahorrar costes y cuadrar EBITDA, no afecten a la calidad y al prestigio de la empresa.”

La afirmación entrecomillada, no es de CGT, sino de un gestor profesional que ha estado vinculado muchos años al mundo aeroportuario de Aena. La política de subcontrataciones con bajas temerarias ha llevado a ajustar la prestación de servicios hasta límites alejados de su punto de equilibrio, enflaqueciendo las plantillas que los prestan y abandonando los niveles de formación necesarios para un mundo tan especializado.

En el mismo escrito también trasladamos nuestra inquietud por la pérdida del know how, que redunda necesariamente en las condiciones de seguridad y calidad que debieran ser obligatorias para garantizar una normal operatividad. Pero es que incluso muchos subcontratistas han abandonado la prestación del servicio antes de la finalización del plazo al verse imposibilitados a llevarlo a cabo.

CGT reclama un debate y control parlamentario sobre el DORA de Aena

En el escrito, CGT agradece de antemano la atención, así como insta a los señores diputados a implicarse en la defensa de una legislación para el sector que provenga de un debate sosegado, dada su importancia estratégica, y en el que puedan participar todas las partes implicadas, y que esté sujeta a control parlamentario.

CGT recuerda que defenderemos un DORA público y social y una red de aeropuertos gestionada desde lo público y hacia el servicio público y el respeto al medio ambiente y a las condiciones laborales los trabajadores y trabajadoras que prestan sus servicios en este entorno.

El anterior gobierno en mayoría absoluta del Partido Popular aprobó, una vez más vía Real Decreto, y con los sus únicos votos, lo que llamó el marco regulatorio del DORA, Documento de Regulación Aeroportuaria. En recientes declaraciones, el actual ministro sr. De la Serna, ha manifestado su intención de aprobar el primer proyecto del DORA en la primera quincena de febrero, sin otra participación parlamentaria que “una” comparecencia a título personal en la Comisión de Fomento el 18 de enero, registrada en el congreso tres días después de que CGT comunicara (10 de febrero) la concentración frente al congreso del dia 20 a la Delegación de Gobierno de Madrid.

El proyecto del DORA, que no es más que la trasposición obligada de una Directiva de la UE, ha sido elaborado dentro del mayor oscurantismo, sin la participación de las partes sociales implicadas, sin conocimiento de grupos políticos o asociaciones de usuarios, y como es conocido, con graves divergencias con el que debiera ser el regulador independiente y vinculante que estipula la UE. Podríamos decir que el proyecto ha tenido un acceso más restringido y complejo en su elaboración que el propio TTIP. No entendemos que un documento tan determinante para un sector económico de esta trascendencia, a menos de un mes de su aprobación, sea todavía secreto, incluso para sus señorías.

El DORA es algo más que las tasas o los ingresos de Aena.

La tasa no es más que la contraprestación a percibir por la obligación del gestor, de prestar determinados servicios aeroportuarios que deben garantizar calidad, seguridad operacional y seguridad medioambiental, con respeto a las condiciones laborales de los trabajadores y que según el ministro de Fomento, Aena puede convertirse en mayoritariamente privado.

Estas condiciones de prestación de servicios por parte del gestor aeroportuario ha sido obviada en el escaso debate que ha generado el DORA, y es un motivo determinante para CGT realizara la concentración del día 20 frente al Congreso. Reclamar un DORA público y social enfocado a una prestación de servicios de calidad, garantes de la seguridad operacional de nuestros aeropuertos, y que se dote de los mecanismos de control e indicadores necesarios de seguridad medioambiental.

El panorama expuesto anteriormente dista mucho de recoger estos aspectos y, hasta donde hemos podido averiguar a través del estudio del informe de la CNMC, el organismo regulador, el proyecto presentado a éste carece de mecanismos de control que influyan en la valoración para la percepción de las tasas que estén vinculados a factores de seguridad operacional o medioambiental, al cumplimiento de la legislación laboral o de salud de los trabajadores que trabajan en el medio, a sus niveles de formación, al control de los efectos contaminantes de los aeropuertos, al objetivo de cohesión interterritorial que fija la propia Directiva… Es decir, ¿con qué parámetros se fija el grado de cumplimiento de prestación del servicio y qué factores se tendrán en cuenta y cuál será su repercusión en la penalización o bonificación del gestor?. CGT entiende que esta debiera ser la principal preocupación para todos, grupos políticos, ciudadanía, compañías y empresarios del sector y las administraciones públicas, más que el precio a que se fije la tasa en el DORA.

La propia Directiva define la tasa como “un gravamen concebido y aplicado específicamente para sufragar los costes de instalaciones y prestación de servicios para la aviación civil”. Desde el comienzo del proyecto de privatización de la red pública de aeropuertos de interés general vemos cómo se ha ido degradando progresivamente las condiciones de prestación de los servicios aeroportuarios, alejándose la gestión de un enfoque de servicio público para centrarse en la maximización a corto plazo de beneficios a costa de esa prestación. Y entendemos que el proyecto del DORA no hace más que ahondar en esa situación, pues ha sido concebido desde el único enfoque de incrementar los beneficios de Aena sin exigir una contrapartida, e incluso privando a la ciudadanía y a sus representantes de una garantía real de control o reversión de esa situación.

En los escritos registrados en el parlamento trasladamos nuestra preocupación legítima a los señores diputados: ¿de qué rango legal se le dotará al futuro DORA de cara a poder ejercer, caso de existir legítimos motivos para hacerlo, acciones legales para su rectificación, y quiénes estarán capacitados para hacerlo?.

CGT defiende un DORA público y social y una red de aeropuertos gestionada desde lo público y hacia el servicio público, y en el respeto al medio ambiente y a las condiciones laborales los trabajadores y trabajadoras, que prestan sus servicios en este entorno.

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.