La Tienda Republicana

Debate hoy con eurodiputados sobre la reducción de emisiones contaminantes

11/11/2016

Nueva directiva europea sobre la reducción de emisiones, insuficiente para un compromiso efectivo en la lucha contra la contaminación del aire. Europa puede perder la oportunidad para dar respuesta al grave problema de contaminación si no hay modificaciones en el texto que se votará a final de este mes. La falta de objetivos ambiciosos cada cinco años y las "flexibilidades", son algunas de las principales debilidades para el incumplimiento de los objetivos que la norma establece para el año 2030.

Europa se juega su salud a finales de este mes, cuando está previsto que el Pleno del Parlamento Europeo apruebe la Directiva de Techos de Emisiones Nacionales (NEC). La nueva normativa sustituirá la anterior directiva 2001/81/CE que el Estado español viene incumpliendo desde el 2010, y regulará cinco contaminantes (SO2, NOx, NMVOCs, NH3, PM 2.5).

Cada año, más de 400.000 europeos mueren prematuramente debido a la contaminación atmosférica. La mala calidad del aire también provoca varios tipos de cáncer, infartos, asma, alergias y enfermedades neurológicas, especialmente en las ciudades. La Comisión Europea estima que los costes relacionados con la salud de la contaminación atmosférica de la UE van desde 390 a 940 millones de euros anuales.

Para la Plataforma por la Calidad del Aire, que reúne más de 70 asociaciones vecinales, ecologistas, ciclistas, de defensa del transporte público, de la salud y la comunidad educativa, así como científicos y ciudadanos, y para para Ecologistas en Acción. el nivel de ambición de la nueva directiva no coincide con la escalera real del problema de calidad de aire de Europa y los beneficios que están en juego.

Los principales problemas que destacan del texto final acordado por la Comisión, el Consejo y el Parlamento Europeo son:

– La reducción del objetivo inicial de reducir el 52% de las muertes prematuras en 2030 se rebaja en el texto final al 49,6% en comparación con los niveles del 2005. Los límites propuestos en cuanto a calidad del aire están además muy lejos de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
 
– Objetivos de reducción de emisiones poco ambiciosos para el 2020 y no establece objetivos vinculantes para el año 2025.
 
– La inclusión de las llamadas "flexibilidades", mediante conceptos como "coste desproporcionado" entre otros, que hará que en la práctica no se cumplan los objetivos nacionales de emisiones que establece la nueva Directiva.
 
– El transporte marítimo y la aviación no están incluidas, no forman parte del inventario Nacional de emisiones.
 
– Exclusión del metano, uno de los principales gases con efecto invernadero y que estaba contemplado en el texto inicial.
 

Europa reconoce el problema y el alcance del reto, pero según la Plataforma por la Calidad del Aire, el texto final acordado ha sido muy rebajado de la propuesta inicial y no resolverá los problemas de contaminación del aire de la Unión Europea. Se seguirán superando niveles de riesgo inaceptables para la salud humana y del medio ambiente, que agravarán además el cambio climático con consecuencias dramáticas por la población mundial.

Por eso, la Plataforma por la Calidad del Aire y Ecologistas en Acción han participado en la jornada organizada hoy por la Oficina del Parlamento Europeo en Barcelona para pedir a los eurodiputados que: se establezcan objetivos ambiciosos vinculantes cada cinco años, la inclusión del metano, que la norma obligue en los Estados miembros a incluir objetivos de cumplimiento sectoriales, la inclusión del transporte marítimo y la aviación, y minimizar al texto el uso de flexibilidades.

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.