La Tienda Republicana

Llevarán al alcalde de Vigo a los tribunales por un presunto delito de omisión del deber de socorro

En rueda de prensa el activista Lagarder Danciu, acompañado por Juan, un sin techo, exigió, en nombre de diferentes colectivos, la dimisión de la concejal Isaura Abelairas, responsable del Area de Política Social, tras exponer unos datos dramáticos: 87 fallecidos sin techo en la ciudad, donde cifra en unas 400 las personas que duermen en la calle, a las que el Ayuntamiento gobernado por el socialista Abel Caballero ofrece un albergue con una capacidad de 38 plazas, en las que solo pueden estar diez días de forma continua. Una empresa privada gestiona el albergue, para el que se destinan 700.000 € al año: se hace negocio con la pobreza. 

 

 

Dentro de la Ruta de la Pobreza, que le ha llevado por diferentes ciudades del estado a documentar de primera mano la situación de los sin techo en España, Lagarder ha visitado Vigo. En rueda de prensa dio a conocer el proyecto que está llevando a cabo, en colaboración con diferentes universidades.

 

La ausencia de datos fiables es lo que ha impulsado su acción, puesto que hasta ahora la exclusión social se manejaba por parte de organismos oficiales que tiraban de datos de ONGs y empresas que a su vez son beneficiadas por esos mismos organismos con cuantiosas subvenciones. No importa si en el ayuntamiento de turno gobierna el PP, el PSOE o incluso si es una de las “ciudades del cambio”. El sistema continúa haciendo un suculento negocio por la vía de privatizar la gestión de los servicios sociales a empresas u ONGs que a cambio reciben subvenciones multimillonarias, que destinan principalmente a la obtención de beneficios y al pago de nóminas. Del dinero público entregado los beneficiarios reales reciben una enésima parte, y son muy pocos a los que alcanza la protección social.

 

Dentro de la ciudad de Vigo el esquema se repite, con un albergue municipal en el que la empresa beneficiada es Grupo 5 que recibe 700.000 € para atender a 38 personas, casi tantas como trabajadores sociales tiene. En el edificio del albergue se ha infrautilizado una planta entera que, pudiendo ser destinada a dar techo a los sin hogar, acoge las esculturas de las procesiones de semana santa. Además hay un límite de 10 días de estancia. Se ha dado el caso de que, habiendo camas vacías en el albergue, hubo personas echadas a la calle, como pudo ver con sus propios ojos Juan, usuario del albergue. En ocasiones se ha llamado a la policía local para desalojar a los sin techo del albergue.

 

Fuera del albergue municipal, con 38 plazas, sólo hay dos lugares donde encontrar un techo. Uno, el de los Hermanos Misionerios, con capacidad para 32 personas, que no admite mujeres y en el que para comer hay que pagar 2 € ya que carece de servicio de comedor. Recibe del Ayuntamiento de Vigo 57.000 € de subvención.

 

El otro es una iniciativa solidaria de un jubilado que, ante la situación dramática de Vigo decidió alquilar con sus propios medios una parcela en el Calvario donde viven unas 50 o 60 personas, en las condiciones que puede ofrecer Suso, el jubilado al que ninguna institución da subvención alguna para atender a los sin techo. Es decir, habilita lo que puede y como puede para ampliar la capacidad, pero al menos el trato es mucho más humano, y con ello ha evitado la muerte de varias personas, con Dignidad.

 

La situación se repite a nivel autonómico. La Xunta de Galicia, que tiene una consejería dedicada a Política Social, de la que es titular José Manuel Rey Varela, no tiene viviendas de protección oficial para ofrecer a los sin techo en toda la CCAA. En realidad, tampoco conoce cuantos tiene, ya que no ha emprendido ningún esfuerzo por documentar los sin techo de Galica que se estiman en varios miles. El presupuesto del que goza Rey Varela asciende en 2016 a 618.5 millones de euros. Otra institución muy criticada durante la rueda de prensa por Lagarder han sido los llamados Defensores del Pueblo, nombrados por los diferentes parlamentos autonómicos y que no hacen absolutamente nada por ese pueblo al que también deberían representar: los sin techo. En el caso de Galicia, la Valedora do Pobo, Milagros Otero, dispone de un presupuesto en 2016 de 1.684.725 €, que como ha señalado el activista va destinado, al igual que ocurre en el resto del estado, a pagar su sueldo, los de sus adjuntos y el personal a su servicio prácticamente en su totalidad.

 

En el caso del estado, que también tiene un ministerio con competencias en materia de Asuntos Sociales, para 2016 el presupuesto del que han dispuesto los sucesivos ministros que a lo largo del año han pasdo por él (Alfonso Alonso, Fátima Báñez y ahora Dolors Monserrat) supera los 2 mil millones: 2.023 millones de €, de los que casi 1.500 millones van destinados a la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad.

 

A esas cifras multimillonarias hay que añadir unos cuantos miles de millones más de los que disponen la Unión Europea, las Diputaciones Provinciales y una amplia variedad de instituciones públicas con un denominador común: se dedican supuestamente a los servicios sociales y son financiadas con dinero público. Que, como bien explicó Lagarder, va destinado, en lo que a la pobreza se refiere, a la gestión indirecta en casi todas ellas a través de fundaciones, ONGs, y empresas que buscan, como es lógico, obtener beneficios.

 

A lo largo de su extensa intervención también salieron a relucir casos como lo que sucede en el abandonado asilo del Barrio del Cura, la represión policial contra los sin techo, a los que identifican y presionan para que abandonen ya sea el albergue o lugares donde su presencia estorba la imagen de una ciudad “hermosa” que vende Abel Caballero, quien no tiene empacho en hacerse fotos en el comedor municipal en un día en el que no se sirvieron comidas.

 

Contra el regidor de Vigo y su concejal Isaura Abelairas fueron muchas de las críticas que cristalizarán en una denuncia ante los tribunales por la vía penal, al igual que han hecho en otros municipios de España.

 

A lo largo de la rueda de prensa el activista agradeció a Os Ninguéns, la R.S.P. de Vigo que le ayudaran a documentar la situación de Vigo, citándolos como ejemplo de la vía a seguir, al igual que a los que considera héroes de la ciudad porque salvan vidas, como Jaime, conductor de ambulancias que reparte mantas a los sin techo; Suso que montó el albergue Dignidad; Paco de Al Margen; el trabajador social Antón Bouzas... Con ellos y otros colectivos sociales, como As Voces da Rúa, se lleva una imagen de Vigo que el día anterior le echó en la cara al alcalde.

 

En las cifras manejadas de personas sin techo (las alrededor de 400 personas en Vigo y los varios miles de Galicia), no están incluidas las personas que malviven en infraviviendas o en casas oKupas, que serían muchísimos miles más. Se centró en ellas, en las que duermen en la calle, edificios en ruinas, en el monte, entre ratas y otros animales porque son las más desfavorecidas y son las que van camino a aumentar esa cifra de 87 muertes que justificarían el presunto delito de omisión del deber de socorro por parte de Abel Caballero. En lugar de presionar a la policía local para que les haga la vida aún más difícil, debería formarla para ayudarles.

 

A los medios de comunicación les ha pedido que dén a conocer estos datos silenciados en las portadas de las principales cabeceras. Su labor de difusión ayudaría a hacer efectiva esa conexión que desde abajo tiene que llegar a arriba, a los que tienen los recursos para erradicar la pobreza, porque disponen de recursos públicos más que suficientes.

 

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.