Redacción •  Actualidad • 06/07/2020

«Nuestros cuerpos, nuestra vida. Ninguna agresión sin respuesta»

Mientras esta base social y cultural se mantenga, mientras no se cuestionen los privilegios, mientras sigamos luchando contra quien no es nuestro principal y colectivo enemigo, esta situación no va a cambiar. Es un asunto de discursos y es un asunto de hechos. Necesitamos una legislación que penalice sin matices a quien comete cualquier tipo de agresión sexista, pero también necesitamos una formación y una sensibilización social para que se rechace cualquier acto machista, desde el más sutil al más violento.

«Nuestros cuerpos, nuestra vida. Ninguna agresión sin respuesta»

Desde el Partido Comunista de España (PCE Aragón) y la Juventud Comunista queremos mostrar nuestro soror apoyo a la mujer agredida este fin de semana en un parque de Zaragoza, y nuestra absoluta indignación por esta nueva agresión.

El avance de los discursos feministas en nuestra sociedad caminan en paralelo a la fuerza con la que la derecha grita sus consignas. Hemos tenido que oír en instituciones públicas como la “violencia no tiene género” o incluso que el discurso feminista es una construcción victimista de las izquierdas. Mientras se permiten el lujo de decirnos esto, las mujeres seguimos siendo agredidas sin tregua.

Nuestra vecina no ha sido agredida por llevar falda, por estar por ahí a esas horas o porque nos favorezca a las feministas que esto suceda. Ha sido agredida por ser mujer en una sociedad donde los hombres siguen teniendo unos privilegios sobre las mujeres por el hecho de serlo. Donde nuestros cuerpos son considerados objetos de satisfacción de los deseos masculinos y son también la vía para mantener su estatus de privilegiados, bien por la sumisión, por la naturalización o por la violencia.

En este caso, además, nuestra vecina tiene una discapacidad. No es baladí este hecho. El capacitismo de nuestra sociedad también atraviesa a la discriminación de las mujeres. No se pueden separar, como no podemos separar las discriminaciones por procedencia o por clase social. Venimos atravesadas por múltiples opresiones.

Mientras esta base social y cultural se mantenga, mientras no se cuestionen los privilegios, mientras sigamos luchando contra quien no es nuestro principal y colectivo enemigo, esta situación no va a cambiar. Es un asunto de discursos y es un asunto de hechos. Necesitamos una legislación que penalice sin matices a quien comete cualquier tipo de agresión sexista, pero también necesitamos una formación y una sensibilización social para que se rechace cualquier acto machista, desde el más sutil al más violento.

Agreden nuestros cuerpos para someter nuestras vidas. No podemos permitirlo.

Desde el PCE Aragón y la Juventud Comunista queremos sumarnos a la concentración que el 8M ha convocado hoy lunes 6 de julio, a las 19:00 h en la C/Rioja con Avda. Madrid. Ninguna agresión sin respuesta. Nos quieren enfrentadas pero nos encontrarán unidas frente a la violencia machista.


#8M /  agresiones machistas /  PCE Aragón /  Redacción /  violencias machistas /