Redacción •  Actualidad • 06/07/2016

IU exige a la UE revisar sus relaciones con Turquía por “los asesinatos sistemáticos” en las zonas kurdas

La portavoz de Izquierda Unida en el Parlamento Europeo, Marina Albiol, y el eurodiputado Javier Couso han exigido a la Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini, revisar todos los acuerdos con Turquía, incluido el firmado el 18 de marzo sobre los refugiados o los avances en el proceso de adhesión, por las operaciones militares e incursiones que el Ejército está desarrollando desde hace un año en el sureste del país y que ha provocado miles de muertos, así como el desplazamiento de al menos 500.000 personas.

IU exige a la UE revisar sus relaciones con Turquía por  “los asesinatos sistemáticos” en las zonas kurdas

En una pregunta escrita, los eurodiputados alertan nuevamente de la situación que están viviendo poblaciones como Diyarbakir, Cizre, Sirnak, Silopi, Nusaybin, Yüksekova o Idil, donde el Ejército turco está llevando a cabo “operaciones de destrucción de comunidades” y el “asesinato sistemático de la población civil”. Municipios todos ellos, “que ya han estado en el blanco de las autoridades turcas por su mayoría kurda y de izquierdas”, denuncian.

Desde hace una semana, prosiguen, “la provincia de Lice se encuentra bajo toque de queda y sus autoridades denuncian ataques en los que están destruyéndose pueblos enteros y asesinándose miles de personas”. En este sentido, reclaman a Mogherini que se pronuncie en contra de estas operaciones, destinadas, en su opinión, “a la destrucción de las comunidades kurdas”.

Por todo ello, cuestionan que la UE pueda seguir manteniendo los acuerdos “con un país que viola los derechos humanos de su propia población de esta manera”, o que “continúen los diálogos del proceso de adhesión que actualmente mantiene la UE con Turquía”.

“El estado de sitio en Lice ha provocado la destrucción completa de pueblos y cultivos, así como el asesinato de miles de personas a manos del Ejército de Erdogan, en lo que supone un castigo colectivo al conjunto de la población civil”, ha dicho Albiol, que ha acusado al Gobierno de Turquía de estar “perpetrando esta masacre para castigar a una población, ejemplo de su compromiso con los derechos del pueblo kurdo y los derechos humanos en general”.

Lo “prioritario”, ha dicho Couso, es que “la UE se convierta en un actor facilitador de la paz y exija al Gobierno turco que deje de bombardear las áreas kurdas, que llevan sufriendo las continuas incursiones y toques de queda de los militares de Erdogan desde hace demasiados meses sin que Mogherini o el Servicio de Acción Exterior alcen la voz”.

El eurodiputado, sin embargo, ha advertido de que “se antoja muy difícil que se produzca cualquier encuentro para tratar la paz o se abra una mesa de diálogo sin que la UE elimine primero al Partido de los Trabajadores del Kurdistán de su lista de organizaciones terroristas”. “Es un requisito indispensable, que además debe servir para que Erdogan abra los ojos de una vez”, ha afirmado.

Albiol ha considerado que “el estado de sitio a la población kurda” debería ser “motivo suficiente para que la UE, que se dice valedora de los derechos humanos”, revise sus relaciones con un país con el que “tiene importantes vínculos”. Así, ha vuelto a exigir “la suspensión del acuerdo del 18 de marzo” sobre los refugiados en la que “se considera a Turquía un país seguro”. El mismo país, ha añadido, “cuyas políticas hacia una parte de su población está obligando a miles de personas a buscar un lugar seguro en otro territorio”, o al que “hemos conferido la custodia de nuestras fronteras”.

En la misma línea, Couso ha opinado que “si Turquía persiste en su desafío a la legalidad internacional y en la violación de los derechos humanos, entonces la UE debería dejar de considerarle como un socio fiable y seguro”. 

Finalmente, Albiol ha insistido en el proceso de adhesión de Turquía a la UE. “Dicho acuerdo sobre las personas refugiadas acarreaba que las conversaciones se aceleraran, nosotros creemos que esto debe paralizarse”. “Un Estado que practica una política genocida contra los kurdos mientras permite el enriquecimiento del Daesh a través del tráfico de petróleo no puede sentarse en una mesa de negociación para unirse a quienes dicen ser garantes de democracia y respetos a los derechos fundamentales”, ha sentenciado.


Acuerdo UE-Turquía /  Kurdos /  Redacción /  Turquía /