Sin embargo, el marxismo resultante de la visión eurocentrista de la historia se convirtió en dominante dentro del pensamiento marxista y no estuvo en condiciones de entender las particularidades históricas de Rusia, lo que dio lugar a un particular proceso de vulgarización del marxismo que se manifestó en su debilidad para entender y explicar la realidad soviética.