www.tercerainformacion.es

Ucrania, Chamberlain y el árbol de parra

Artículos de Opinión | Tamer Sarkis Fernández | 27-02-2014 | facebook yahoo twitter Versión para imprimir de este documento

Lo de Ucrania es un Golpe de Estado con complicidad militar: los uniformes han hecho mutis por el foro. De los cuerpos estatales, solamente la policía ha resistido, codo a codo con parte de “la sociedad civil” y con los comunistas, cuyas sedes y viviendas han sido sujetas a flamígera razzia.

Y es un golpe de estado facha, desde luego. Tan facha como las bandas ochenteras venezolanas (no musicales precisamente) a siniestro servicio del socialdemócrata Pérez y de sus amigos tejanos. Más facha aún han sido Mursi, “la revolución siria”, la libia o los talibanes. Quien se ruborice de europeidad viendo la palmadita a la espalda dada por la UE a los paracos ucranios, acaba de caerse de la parra. ¿Quién les ha dado de mamar y les ha llevado entrenadores?: el Senador McCain se ha dejado caer últimamente por alguna plaza de Ucrania, igual que el israelita Bernard Henry-Lévi. Y luego, desde Estrasburgo, aseptizados Comisarios de corbata tienen la cara de alertar a los PIGS frente al “peligro del populismo”. Timoshenko, nada víctima de dictador alguno y sí condenada por desviación de fondos, sale de prisión tal vez para cumplir el romántico papel de “la mujer-Mursi”.

No caigamos ahora de la parra, que es lo de siempre: cuando Hitler se anexionó Austria, los asépticos encorbatados de aquel entonces dijeron n’est pas notre question, don’t worry be happy. Cuando la anexión de los Sudettes checos, idem de idem. Se fumaron un puro y celebraron juntos la Conferencia de Munich, con buenas maneras y sintonía. “Pase usted, señor Torcuato, señor enano. Pero, sobre todo, no se olvide del Gigante ruso”. Hasta con el asunto polaco estuvieron con la mano izquierda empujando a los alemanes, mientras, con la mano derecha, hacían ademanes a Pilsudski a reprimir a las minorías germanas y lo armaban. “Tranquila, Polonia, que te apoyamos”. Caldearon, provocaron, aconsejaron expulsiones. Y, al final, poco antes de septiembre del 39, declaraba Chamberlain tener “la impresión de que Hitler no es un auténtico gentleman”. Aquellos años, estos años.

El alcance del Hegemonismo anglo-sionista es global y su ofensiva global también, empleando a la carta neonazis o al social-imperialismo pintado de “izquierda anticapitalista”. Si alguien obvia el hilo de continuidad entre el fracaso anti-sirio y el éxito anti-ucraniano, está muy pez. A Rusia, hay que reconocerlo, se la han metido doblada esta vez. Me salva el estómago y la compostura el hecho de ver a Putin un poco como a ese elegante villano de serie B, quien en la noche se divierte jugando a dejar creer a la teen protagonista, que se ha librado de él. Y luego envía a los tanques. Cuando los tanques que debieran defender los intereses reales de un pueblo permanecen en el stock por venal traición militar, mandar tanques es pura solidaridad internacionalista. Un compromiso “por encima de fronteras”, según la expresión clásica de nuestra clase. Meter a Ucrania en la UE o en tratados comerciales “preferenciales” es vender a los ucranianos en el mercado de esclavos. ¡Que nos lo digan a nosotros!. Y a fortiori ahora: ¿a nadie le suena la propuesta Obama en pro de desarrollar una “OTAN económica” con Europa articuladora de un TLC euro-estadounidense?.

Los genuinos anti-imperialistas estamos a la espera. Sobre todo después de vomitar viendo en las plazas de Kiev ondear banderas de “la revolución siria” y más de un entrenador marcial israelí instruyendo “defensa personal”. Las banderas de las ratas anti-sirias no tenían aspecto precisamente casual casero. Las rojas estrellas de los bantustanes segregacionistas proyectados cumplían total simetría de formas. No sé si algún espectador habrá creído que los ucranianos guardan banderas de éstas en el cajón, y que las han sacado en el fragor de su propia efervescencia “revolucionaria”. A mí me da que a esas banderas las han traído de fuera.

¿Los medios?: tan poco novedosos como su propio guión. “Violencia”, “dos bandos”, “dictadura”, “democracia”, “reclamaciones populares”, “guerra civil”. Territorios comunes de una mentira repetida tantas veces que incluso toma cuerpo en la motivación, la perspectiva y la acción de algunos –y quizás de no pocos ucranianos, después de todo-, acabando por devenir “la única verdad posible”. Esperemos que Guy Debord tenga aquí más acierto que Goebbels, y que para la mirada y razón cada vez de más seres humanos se cumpla la tesis de que “en el espectáculo el mentiroso se engaña a sí mismo”.

Fuente: http://www.diariounidad.es/index.php?option=com_content&view=article&id=747:ucraniaparra&catid=94:opinion&Itemid=659

Publica tu comentario


¿Un mensaje, un comentario?
  • (Para crear párrafos, deja líneas vacías.)

    Normas de uso:

    • Esta es la opinión de los lectores.
    • No está permitido verter comentarios injuriantes.
    • Reservado el derecho a eliminar los comentarios considerados fuera de tema.

¿Quién eres? (opcional)

Colaborador
camisa 198
El estigma del revolucionario

● ¡Joder; para ser recién despierta (ignoro si también joven), qué bien escribes! ¡Envidiable!

● Entre otras declaraciones subjetivamente "extremistas", has realizado todo un compendio -asimismo subjetivo- de males: del que, por supuesto, caben deducir las enmiendas. (Sin duda que eres una pedagoga excelente, tú.) Y aunque dudo mucho que quienes obran intencionadamente deseen cambiar sus formas de proceder en base a tus exhortos, mejor es oír estos predicados que los impartidos por los gestores del consorcio de los cielos en la tierra (que ya desde niño, con su vigilancia divina y mi ignorancia sobre qué es pecado, me tienen en la incertidumbre y aterrorizado con la posibilidad de que se me pueda llegar a condenar al fuego eterno). Pero quizá nosotros, que tenemos buena voluntad, podamos llegar a arreglar desde lejanías ultramundanas toda problemática, cuando a esos cielos arribemos, si conseguimos hacerlo como dioses, en base a la ambrosía ingerida (así nunca podrán llamarnos come-mierdas, a menos que sean sapos ignorantes, que de todo hay en la viña del señor).

● Personalmente siento contradecirte en la conclusión y, en vez de vestirme (o de sacudirme rabiosamente como un perro mojado: a veces me da por ahí), me quitaré la ropa para tomar una ducha.

● Jarto estoy de revolver en el basurero en busca de verdades de perogrullo -dado que no estoy preparado para tan elevadas cuestiones como las que habitualmente se tratan- (¡joder; tanta intelectualidad me da fastidio!). Cansado, pues, y sin entidad para afrontar cuestiones tan elevadas como esta que aquí me encuentro, entiendo que procede una ducha e irse a descansar.

● Pero no sin antes alabar a 3ª información la ambrosía espiritual por la que sus seguidores acabarán convertidos en dioses. De ahí que os imagine lanzando -al igual que Júpiter o Zeus, pero desde vuestro particular Olimpo-, aquellos rayos y centellas que estiméis oportunos. Pero como buenos cristianos, ¡eh!; sobremanera a la hora de obrar, si "allá" estuvieseis en capacidad de hacerlo. No os vayáis a exceder en vuestras atribuciones divinas, cual los inmorales dioses antiguos y esta gentuza que tanto te ha hecho indignar: ¡Jodidos!

No al Assassin’s Creed Rogue

Vamos a ver... estoy en desacuerdo con muchas cosas que dices.
1.-
Para empezar, pones a desmond como un super personaje, y no es asi, al principio si que podriamos decir que es un buen personaje,en el sentido de la linea argumental y el crecimiento que sigue en los juegos... pero llega el final del assassins 3 y que hace? El hombre que ha encarnado a los asesinos del juego, además de ser el mismo un assassin, toma la decisión mas templaria que pueda esperarse: decide condenar a la humanidad a una esclavitud, un futuro en el que reinará la diosa/ser superior al que libramos, a cambio de su propio sacrificio, antes que dejar que la humanidad sea libre por completo aunque reciba daños. Si lo piensas, tantos sacrificios llevados a cabo solamente por los frutos y demás estratagemas templarias, y ahora prefieres que tu raza entera sea esclavizada definitivamente.
2.-
No quiero parecer que te estoy criticando, pero cuando leo tu artículo me parece que eres un fan de ezio auditore y que te posicionas, me imagino que inconscientemente de su lado, aun en cosas que no puedo entender. Me explico: el assassins 3 es un juegazo. Pero al compararlo con los otros assassins pierde en muchos puntos, que no son los que tu has citado, excepto en lo de que Connor esta solo (que por cierto no lo esta del todo, por ahi tiene un buen mentor con una historia bastante curiosa, y luego los demás asesinos que puedos llamar), y de que la historia esta basada en la guerra civil, no asesinos templarios. Vale. Pero eso de que es peor en la mecánica de las peleas... a mi me parece incluso mejor que el 4. En el 3 los triples asesinatos dan un poco de vidilla, y las teclas deben ser pulsadas con un poco de orden, sobre todo a los enemigos a los que no se puede contraatacar y ya esta (los grandes y gordos, los oficiales...). Si lo comparas con los anteriores... son aprieta botón para defenderte, pulsa cuando te ataque. Y ya. No tienes que hacer más. Los errores que si que advierto yo en el 3, son un número insufrible de bugs, hasta el punto de hacer secundarias injugables, y payasadas gráficas de todo tipo.
3.- En lo que dices que los templarios son malos... Altair no es más bueno que muchos templarios al empezar el juego. Por su culpa matan a un assassin y le cortan el brazo a otro, además de que asesina a un inocente en esa misma misión. Todo por su codicia y por su agresividad (que luego a lo largo del juego se soluciona). Y luego eso de que los templarios no pueden escalar ni luchar... ¿De verdad no te has dado cuenta en tantos juegos de que los templarios y los assassins prácticamente tienen la misma tecnología y se entrenan prácticamente igual? Se van cogiendo cosas unos a otros, como Haytham cuando va con las cuchillas.

No lo digo porque prefiera a los templarios, ni porque no me gusten los primeros assassins que salieron (de hecho, mis juegos favoritos de la saga son el 1 y el 2, y tengo claro que los templarios hay que matarlos por que quieren hacer un mundo esclavo) pero es que tu artículo... roza el fanatismo.

Lo que si que no me esta gustando es la velocidad a la que sacan assassins: acaban de sacar dos y no hace ni un año del último si no me equivoco. Si se van llendo por las ramas sin hacer un assassins como los dos primeros, con una historia fuerte, largos, con personajes carismáticos y con unos mapas grandes, al final caerá en el olvido y será una saga más que lucha por mantenerse viva.

El estigma del revolucionario

Me parece que has visto demasiadas peliculas. Son los mismos los que mataban brujas que los que deslocalizan fabricas a la India? Que facil te ha sido aunar tantas causas perdidas y victimas de la historia para autodenominarte revolucionaria, como si todos los avances de la humanidad asi como sus miserias no fuesen precisamente de todos nosotros, de los humanos que las hemos hecho posible. No trato de ofenderte, principalmente por no darte motivos para que me llames fascista, inculto o borrego. Busca una causa concreta, trabaja en ella y demuestra que ha servido para algo, pero por favor no te cuelgues medallas por tu empatia con las victimas de la historia ni hagas un todo del mal del universo que el lado oscuro y Darth Vader no existen.

En Portada
Información legal - Contacta - Colaborar - Publicidad