www.tercerainformacion.es

Entrevista del Semanario Voz al comandante de las Farc Ep Iván Márquez

Entrevistas | Semanario VOZ/Por Dick Emanuelsson | 20-11-2012 | facebook yahoo twitter

Es evidente la discrepancia del Gobierno Nacional y las FARC-EP sobre la elasticidad o no de la agenda, como lo señalan ustedes en la Reflexión I. ¿Hasta dónde es elástica la agenda a juicio de las FARC-EP en la temática que ella plantea?

- El problema no está en si la agenda es elástica o no; ella contiene lo esencial para desencadenar un proceso de diálogo que aborde los problemas fundamentales del país. No obstante, desde nuestro punto de vista, habrá que dejar espacios para que sea la participación popular la que establezca los rumbos definitivos de esta. Pensamos que la estrechez no está en el Acuerdo General de la Habana, sino en la visión que el gobierno tiene sobre las causas y consecuencias de la confrontación. Es un absurdo que, por ejemplo, la institucionalidad insista en negar la posibilidad de discutir las políticas neoliberales que hoy profundizan el conflicto social en Colombia.

-Hay contradicciones en el tiempo. El gobierno considera hasta siete meses y amenaza con levantarse de la mesa porque dice no ser rehén del proceso. ¿Cuál es el tiempo necesario para las FARC-EP?

- El documento convenido por las partes en la Habana dice textualmente: “Hemos acordado iniciar conversaciones directas e ininterrumpidas sobre los puntos de la agenda aquí establecida”; y en otro de sus apartes se indica que hay un compromiso de “concluir el trabajo sobre los puntos de la agenda de manera expedita y en el menor tiempo posible”. En ninguna parte se habla de tiempos específicos. Bien pueden ser menos o más de siete meses; eso dependerá de la dinámica que la participación popular, que es lo principal, le imprima al proceso. Ojalá resulte algo ágil, pero de no ser así, nadie debe sentirse rehén de un asunto tan trascendental como es el de la paz de Colombia. Es mucho mejor empeñarse, sin condiciones, en un esfuerzo de paz, que hacerlo en función de la guerra, como parece ser el camino que ha decidido tomar el gobierno. Si a este le es imposible cesar en su visión militarista, que incluso le niega a la población un lapso de sosiego en sus padecimientos, debiera al menos convenir con las FARC unas normas mínimas de regularización de la guerra por razones de humanidad. Es más, francamente lo ideal sería que ninguna de las partes se levante ni coloque amenazas sobre el funcionamiento de la mesa, que es un espacio en el que el pueblo colombiano ha puesto toda su fe. Ese sólo hecho merece el máximo empeño.

El punto de llegada

-Paz con democracia y justicia social, ¿Qué significa este punto de llegada en el fin del conflicto?

- Ese es el genuino sentido del fin del conflicto, y no la capitulación como pretenden algunos. Es obvio que si se superan las causas de la miseria, la desigualdad y la exclusión política que padecen las mayorías nacionales, el uso de las armas no tendría razón de ser. Sería iluso pretender que la resistencia al terrorismo de Estado pueda ser desarmada a punta de promesas.

-¿Cómo hacer para que la mesa de diálogo genere confianza entre los trabajadores y el pueblo, porque el Gobierno a la vez que dice tener voluntad de paz continúa promoviendo “paquetazos” antipopulares como la reforma tributaria y la nueva reforma pensional, entre otros, así como continúa la violación a los derechos humanos, en el marco del modelo de acumulación capitalista vigente el que considera inamovible o intocable?

- Efectivamente el gobierno, al tiempo que de manera mezquina habla de paz y pone obstáculos y restricciones al necesario protagonismo del movimiento popular en la mesa, eleva el presupuesto militar, acelera su maquinaria bélica, le da rienda suelta a un paquete legislativo que aplasta cualquier posibilidad de mejorar las condiciones de existencia de los colombianos. Las medidas económicas que apuntan a la consolidación de la política neoliberal son un verdadero decreto de guerra contra el país nacional. Hay mucha inconformidad en la población como bien se pudo ver con las enormes protestas estudiantiles contra el proyecto de reforma a la Ley 30 que pretende privatizar aún más la educación. Y este es sólo un ejemplo, que de todos los servicios públicos se quiere hacer un negocio para las trasnacionales y los sectores apátridas de las elites colombianas. Acabamos de asistir a mediados de octubre a una gran jornada de protesta nacional contra la dinámica de privatizaciones y abusos del poder, que complementan la entrega a pedazos que se está haciendo del territorio nacional para que las trasnacionales desarrollen sus proyectos extractivos.

- Se especula mucho de divisiones y rupturas internas en las FARC, ¿Hasta dónde la cohesión es total en torno a la decisión de adelantar este proceso de solución política dialogada del conflicto?

- Esas especulaciones son una constante en el diseño de las tácticas y de la estrategia contrainsurgente de la inteligencia militar, así que no sorprenden. Lo concreto es que el conjunto de los combatientes y mandos de las FARC-EP, como todo el espectro de la militancia clandestina en el seno del PC3, de las milicias y del Movimiento Bolivariano, están en total acuerdo con iniciar y sostener un proceso de diálogo en función de la justicia social y la reconciliación de los colombianos.

Llegan optimistas

-Cómo se define usted antes del 15 de noviembre: ¿Optimista? ¿Pesimista? ¿Expectante? ¿Qué espera de éste diálogo difícil y complejo?

- El conjunto de la organización tiene profundo optimismo en el buen curso que debe tener este nuevo emprendimiento de paz para Colombia. Esperamos con mucha firmeza que esta vez el gobierno no busque excusas para levantarse de la mesa, pues lo cierto es que en medio de la confrontación, por delicadas que sean las situaciones que se presenten, el objetivo de establecer la justicia social, como clave de la terminación del conflicto, debe tomarse como un imperativo que está por encima de cualquier interés particular o de las partes. Lo que debe primar es el inmenso anhelo que existe en el pueblo colombiano por llegar a la paz estable y duradera.

-Una de las Reflexiones hace un cuestionamiento de los grandes medios de comunicación en el cubrimiento del diálogo. ¿Qué esperan ustedes de la prensa, sobre todo de la “gran prensa” que cuenta con recursos para hacer el cubrimiento en vivo y en directo, mientras que la prensa alternativa hace enormes esfuerzos en desventaja por las dificultades económicas y la falta de apoyo estatal?

- De todos los medios esperamos equilibrio, veracidad, imparcialidad, sensatez, que informen y no que desinformen, que orienten y no que manipulen, que miren hacia los intereses del conjunto de la sociedad y no al beneficio de los dueños de medios. Desafortunadamente es muy difícil, que los grandes medios dejen de responder a los intereses de quienes los financian. Miremos el ejemplo sencillo de lo que le ocurrió al periodista Daniel Pardo; él fue sacado de la nómina de Kien&ke por haber sentado una posición crítica contra la publicidad que a manera de reportajes se hacía en favor de la trasnacional petrolera Pacific Rubiales. En solidaridad, la directora de ese medio, María Elvira Bonilla, renunció al cargo. Alguien ha dicho por ahí que los comunicadores empresarios son empresarios comunicadores; y eso significa que se dedican a lavar con publicidad la cara sucia de esas trasnacionales que saquean las riquezas naturales del país. Entre las empresas minero energéticas y los grandes medios existe un cordón umbilical que los compromete indisolublemente. Muy diciente es observar cómo Francisco Solé, que era vicepresidente de la casa editorial El Tiempo, ahora es miembro de la junta directiva de Pacific Rubiales, y que en esa misma junta está incluido el ex ministro de Minas, Hernán Martínez. También, entre muchos otros, está el caso de María Consuelo Araújo, quien después de ser Canciller del gobierno de Uribe pasó a la presidencia de la trasnacional Gran Colombia Gold. Hoy en el país hay un debate sobre esta mezcolanza indecente de intereses que se traducen en hechos de traición a la patria. Por ello, sin duda, medios como VOZ y todo el espectro de los medios alternativos en Colombia están llamados a ser los voceros de la conciencia nacional, ojalá unificados, para que como una sola fuerza puedan hacer el contrapeso patriótico que se requiere contra esos jueces inicuos convertidos en verdugos que se congregan en la gran prensa colombiana. En este proceso de paz especialmente, los medios alternativos deben jugar un papel fundamental, abriendo el espacio, ante todo, a la participación popular.

2ª parte de la entrevista a Iván Márquez: “Colombia toda tiene que organizarse para defender el futuro”

Conversando con el comandante Iván Márquez sobre las perspectivas de Paz en Colombia (2-2)

"Colombia toda tiene que organizarse para defender el futuro"

Cámara Fabiola y Patricia, ANNCOL

Edición de video Mirian Emanuelsson

Trascripción y revisión de texto Ingrid Storgen

Video:

Audio: https://www.box.com/s/0gkppgm83ag02...

"Necesitamos el concurso de todos los colombianos para lograr la paz, que es la única manera de que la paz sea estable y duradera como dice el discurso que está consignado en el acuerdo de La Habana", dice el comandante Iván Márquez en la segunda parte de la extensa entrevista hecha por el subdirector de ANNCOL, Dick Emanuelsson el 9 de noviembre en la Habana publicada en nuestro web (www.anncol.eu).

DE: Es notorio que el gobierno no quiere abrir las puertas para que el pueblo sea partícipe de estos Diálogos. En el primer punto sobre la tierra, que se va a discutir el 15 de noviembre (fue cambiado para el 19), ¿cómo meter al pueblo? Hago la comparación, por ejemplo, cuando estaba la lucha en Toribio, en el Cauca, cuando los indígenas, campesinos, mujeres, subieron al Cerro Berlín y sacaron a los militares de allá. ¿Se necesita ese tipo de correlación de fuerzas para que el gobierno entienda la seriedad de este proceso?

IM: Pues realmente para que el gobierno escuche el pueblo tiene que movilizarse. Creo que no hay otra manera de hacer entender a las elites gobernantes que al pueblo se lo debe escuchar. ¿Como no se va a involucrar el pueblo con un tema como es el de la tierra y el territorio que tiene que ver con toda la nación? El pueblo necesariamente tiene que opinar porque se trata de asuntos como el de la soberanía alimentaria.

Como es que este pueblo se va a alimentar, habiendo tanta tierra apta para la producción agrícola. ¿Como es posible que no podamos producir alimentos para todos porque al gobierno se le ocurre que las tierras hay que entregarlas para explotación minero energética, entregarlas a las multinacionales? Entonces eso involucra a todo el pueblo.DE: Santos dice que él quitó las banderas de la tierra a las FARC. Las organizaciones de ganaderos, latifundistas, terratenientes, no duraron ni siquiera dos horas después del discurso de usted (en Oslo) y salieron a decir que esas cifras (que mencionó Márquez) no son válidas.IM: Las banderas de la paz eso no nos lo arrebata nadie, están firmemente en manos de las FARC como las banderas socialistas, eso no lo puede arrebatar nadie. Tenemos que defender nuestro territorio. Colombia toda tiene que organizarse para defender el futuro. Nosotros no podemos entregar nuestras riquezas naturales a las transnacionales, cuando allí están, precisamente, los recursos que van a ayudarnos a resolver los problemas económicos y sociales que padece la nación.

La resistencia de las masas

DE: Yo digo, entonces, Puerto Gaitán, Chimbo, Urabá la zona bananera donde estaba Chiquita pagando millones de dólares a los paramilitares para que ellos limpiaran esa zona ¿de eso, qué dice usted?

IM: Ahí estaba reflejada la inconformidad popular. Esa empresa canadiense petrolera, la Pacific ¿cómo hizo para llegar allí? Ellos tenían ya el terreno identificado, ubicado muy bien, tras casi dos décadas de actividad paramilitar. Los carrancistas, los grupos paramilitares de Víctor Carranza (el barón esmaraldero) comenzaron a masacrar y a desplazar a la población para alcanzar el ambiente de "tranquilidad" que deseaba la multinacional para empezar a explotar el recurso petrolero que había allí, en Puerto Gaitán.

Y mire como están pagando de mal a los trabajadores, de unos 13 mil trabajadores solo 500 están contratados por la empresa. 1500 están sub contratados, trabajo precario, es como si estos trabajadores fueran esclavos. Se les da un tratamiento de esclavos.

DE: ¿Es el famoso mercado laboral "flexible" como dicen los neoliberales

IM: Si, la flexibilización laboral que es la más grande injusticia que hay.

DE: La jornada laboral. . . .

IM: La jornada laboral, eso es terrible. Ellos trabajan como 21 días por unos poquitos de descanso. Es una explotación en ese campo de los trabajadores.

Represa para crear energia para Centroamérica

Y como usted menciona el Quimbo. El Quimbo es un municipio del departamento del Huila, ahí van a construir la represa y están sacando a la gente de esa represa. Como dijimos en el discurso de presentación en Oslo; la están sacando a patadas. Es una manera de decir, es la policía que está sacando a la gente con palos, con garrotes, del territorio donde ha vivido por décadas, donde han construido relaciones sociales, familiares. Donde está su entorno de afectos, que ha construido una relación muy amigable con la naturaleza, que sabe de las colinas, que produce la tierra, que mantiene unas relaciones comunitarias muy arraigadas donde ha construido solidaridades y de pronto, de la noche a la mañana llega el gobierno colombiano y le dice "usted se tiene que ir de allí".

Llegan con la multinacional para producir energía que van a exportar hacia Centroamérica y usted se tiene que ir de allí. Dónde queda el arraigo de la gente con la tierra donde han nacido, donde han enterrado a sus padres, donde surgieron sus primeros amores, donde tuvieron a sus hijos. Es un desarraigo terrible, esto no puede ser.

Los indígenas expulsan el Ejército

Y usted menciona el gran conflicto social que hay en el Cauca, ahí están los indígenas, los afros y los campesinos, defendiendo el territorio. También los quieren sacar de allí porque en la zona del Cauca hay muchas riquezas naturales en el subsuelo. También es la lucha por el territorio.

La población desarmando las trincheras del Ejército en Torobio

Los indígenas defienden muy bien su territorio, eso tiene que ver con la vida de ellos. El campesino también quiere tener su tierra para ponerla a producir, las comunidades afro también, ellos están ubicados en esa zona que se extiende hacia el pacífico. Es un lugar de mucha biodiversidad y riquezas naturales.

Esto hay que defenderlo, a nosotros nos gustaría ver surgir en el Cauca una modalidad de lucha solidaria, hermanada entre negros, indígenas y campesinos, sería la mejor manera de defender su territorio.

Pero miremos también otros casos de conflictos muy fuertes como el que se da en una población del Bajo Cauca llamada Marmato, allí hay una multinacional canadiense del oro, Medoro Resources y quiere sacar a la gente del pueblo.

Criminalizar al minero artesanal para robar el oro

Décadas y décadas en esa tierra pero ahora resulta que parece que debajo de las construcciones, de las viviendas, hay oro. Entonces, a la empresa se le ocurrió que había que sacar a la gente de ahí (veahttp://www.eje21.com.co/cultura-sec...). Porque cree que allí puede establecer la mina de oro a cielo abierto más grande del territorio y dicen también que es una de las más grandes (reservas) del mundo. Así fue como han empezado a criminalizar la minería artesanal, lo que la gente ha hecho toda la vida para subsistir. Sacar el oro de las vetas, o de aluvión, con sus bateas pero ahora dicen que esa minería es ilegal. Comenzaron a criminalizar y ahora dicen que es la minería que apoya al terrorismo y los quieren acabar definitivamente.

Esto es una locura, un gobierno atacando a los débiles para defender a los poderosos, como ocurre con esa multinacional canadiense.

La tierra al servicio al gran capital internacional

DE: Usted dice también que de los 114 millones de hectáreas del territorio colombiano, solo 4.5 millones son aptos para agricultura.

IM: 38 millones de hectáreas de esos 114 millones para la explotación petrolera. En Colombia no hay una medida confiable, pero se estima que entre 12 y los 21 millones de hectáreas de tierras aptas para la producción agrícola solamente el 4.7% está siendo utilizada para la agricultura y cada vez está bajando mas esta cantidad.

Ahora donde está la producción agrícola está superponiéndose el mapa de la producción minero-energética.

Es decir, Colombia tiene serios problemas para la producción de alimentos para el consumo y por el que nosotros nos resistimos a esa pretensión de Santos de acabar la economía campesina. Y nosotros queremos protegerla porque es la que va a dar la alimentación del pueblo. Es la que va a garantizar la soberanía alimentaria.

Miguel López, habitante en la localidad Usme en el sur de Bogota, se enterró con otros

dirigentes populares el 2005 en protesta contra la política de miseria, terror y de guerra

Y ocurre que en Colombia, y a pesar de ser un país productor de alimentos, está importando 10 millones de toneladas de alimento al año.

Nosotros no podemos depender de importación de alimentos porque Colombia tiene tierras apta para esto, pero ahora al gobierno se le metió en la cabeza la explotación minera y entonces está entregando nuestra soberanía a las trasnacionales mineras para que las explote, para que explote nuestro subsuelo, para que explote la superficie y lo que llaman el sobrevuelo.

Para que surjan en Colombia las plantaciones para la producción de biocombustibles palma aceitera, caña, maíz, para producir etanol y no se que otros biocombustibles que derivan de la producción de estos productos.

Es decir, el maíz, la caña ya no es para alimentar a la gente sino para alimentar los automóviles, los aviones y todas estas cosas. Es muy grave pero además, quieren utilizar el territorio para plantaciones forestales, quieren producir otras cosas.

La intoxicación del medio ambiente

En estas explotaciones de las forestales y la agro industria y sobre todo, la palma, ahí se van a verter muchos agroquímicos. Se va a producir una intoxicación del medio ambiente, se van a envenenar las aguas, se va a compactar la tierra.

En poco tiempo, estas tierras que están sometiendo a este tipo de explotación van a quedar improductivas, infértiles, realmente a nosotros nos preocupa todo esto pero nos preocupa grandemente la explotación que quieren hacer de las riquezas que hay en el subsuelo.

El gobierno colombiano quiere titular tierra del campesino, nosotros no nos oponemos a la titulación, a lo que nos oponemos es al cálculo pérfido del gobierno que consiste en entregarle un título al campesino para que después pueda vender o arrendar a las transnacionales, nos parece que eso es injusto, es un engaño que se le está haciendo al campesino.

Hay una cantidad de desplazados en Colombia, cerca de 6 millones de desplazados. Nosotros, lo que queremos es que los desplazados vuelvan a sus campos de los que fueron desarraigados, es allí donde conocen como deben trabajar esa tierra,

El despojo legal del campesino

DE: Pero como va a ser posible eso si el gobierno de Juan Manuel Santos hace concesiones por 20 ó 30 y hasta 50 años (en favor a las transnacionales). Le voy a dar un ejemplo, entrevistamos a la senadora Piedad Córdoba y mostró hace un tiempo, un periódico del Chocó donde dice que de las 56 toneladas de oro que se sacan de la tierra colombiana anualmente, 28 vienen del chocó. Y allí Chocó hay en discusiones 428 concesiones no solamente a transnacionales sino también a intereses oligarcas nacionales. Entonces, como es que ellos tienen esa concesión y el campesino es el que resulta expulsado.

IM: Mire, nosotros siempre decimos que es una trampa la que se le ha tendido al campesino, lo ilusionan con el título. Es como decir: usted quédese tranquilo donde está, en el cinturón de miseria de Bogotá, Medellín, de Cartagena, que a usted le vamos a pagar una mensualidad por la tierra que usted nos va a arrendar.

Y es cierto, a 20 ó 30 años. Por eso dijimos, en Oslo, que al cabo de 20 ó 30 años nadie va a tener en cuenta quien es el verdadero propietario y el propietario es la transnacional.

Lo que se está dando aquí en este caso es una suerte de despojo legal del campesino. La tierra primero fue despojada por mecanismos violentos con el Plan Colombia, con el ejército de Colombia, con el paramilitarismo del estado.

Porque ya lo dijimos, el paramilitarismo es una estrategia contrainsurgente del estado, con la que prepararon el territorio para la invasión trasnacional, para el saqueo de nuestras riquezas minero estratégicas para la explotación de los recursos naturales y para las plantaciones.

El rol de Santos

Fue preparado el terreno. Cuando se produce el desplazamiento de la gente vienen las trasnacionales. Hubo desplazamientos violentos, lo que Santos está haciendo es quitarse las salpicaduras de sangre. Santos participó del gobierno de Uribe, fue ministro de defensa del señor Uribe, el gobierno que se caracterizó por los falsos positivos. Yo a veces pienso y le digo a mis compañeros, pero bueno, aquí todo el mundo habla de los falsos positivos y de unos militares -o no- mandos medios, a los que están condenando por sus participaciones en estos crímenes de lesa humanidad que son los falsos positivos y que consistían en matar gente, sobre todo jóvenes desempleados. Era recogerlos en un punto del país y llevarlos a otro extremo de Colombia, matarlos, uniformarlos y decir que eran guerrilleros muertos en combate. ¿Para qué?, para poder recibir una recompensa en dinero, para recibir asensos y para recibir vacaciones.

Entonces, las brigadas militares llegaron a eso, a matar civiles para presentarlos como guerrilleros y de paso decirle al mundo que el Plan Colombia está obteniendo unos resultados extraordinarios.

Claro, ellos miden el éxito en litros de sangre, eso es malo, muy malo. Esta oligarquía colombiana es criminal.

¿Será juzgado Santos por el fusilamiento de Alfonso Cano?

DE: Usted mencionó, justamente, el asesinato del comandante Alfonso Cano que estaba cercado. Según toda norma internacional de las leyes y convenciones, esa persona debe ser capturada y no fusilada.

IM: Mire, sobre ese tema nosotros preferimos hablar un poco más adelante y lo vamos a hacer como Secretariado de las FARC para presentar una argumentación bien sólida, pero sí, todo el mundo vio o escuchó al presidente Santos en una asamblea de la ONU afirmar que lo tenían rodeado -a Alfonso Cano- y que él dio la orden de eliminarlo. Así lo dijo, eso es algo muy grave.

En Colombia no hay pena de muerte, no se ha aprobado esa pena pero en la práctica si. Pero lo que yo le estaba comentando en torno a los falsos positivos es que quien firma la directiva 029 que es la que le da rienda suelta a estos falsos positivos, sobre todo en la última etapa del gobierno del señor Alvaro Uribe Vélez, es el ministro Camilo Ospina. Pero por otro lado nos preguntamos ¿qué fiscal está adelantando la investigación por estos crímenes de lesa humanidad?

¿Necesita el ministro saber quien es el fiscal y como va el caso? Hay algo que a nosotros nos llama la atención, para nada se

vincula el nombre del jefe inmediato de ese ministro de defensa y que es el señor Álvaro Uribe Vélez.

El país debe saber qué es lo que está pasando, esos son los verdaderos artífices, los verdadero responsables, los autores intelectuales de los falsos positivos, no esos mandos medios que los ilusionaron con ascensos, vacaciones o dinero.

Realmente es una decisión pérfida la del estado colombiano al propiciar con este tipo de instructivo a las fuerzas armadas por propiciar los crímenes de lesa humanidad tal como el país y el mundo lo conocen.

La maniobra del Fiscal contra la delegación de las FARC

DE: El fiscal general de la República ha dicho que si se va a otro país (los integrantes de la delegación de Paz de las FARC-EP en la Habana) se va a revocar el levantamiento de la orden de captura. Acá están un poco como rehenes. Es un poco curioso si comparamos, incluso, con San Vicente del Caguán donde también el ejército del gobierno de Pastrana al final, para evitar que la prensa internacional llegara para las negociaciones, puso un decreto que impedía a la prensa internacional llegar a ese lugar. Aquí hay mucha prensa muy interesada sobre el proceso. ¿Cómo se podría traer al pueblo colombiano como protagonista en este proceso (a la Habana)?

El Fiscal Eduardo Montealegre,

IM: Mire, la decisión o el anuncio del fiscal es sorprendente, desconoce el Acuerdo de La Habana. Se acuerda que el gobierno del presidente Santos y la guerrilla de las FARC, ahí dice que la mesa de la paz, podrá sesionar en cualquier otro país. Uno no se explica por qué el fiscal pretende confinarnos al territorio de los dos países que son Cuba y Noruega. Pero resulta que el mismo acuerdo dice que podemos sesionar en cualquier otro país.

Hoy precisamente digo que podríamos sesionar en Colombia o en un país europeo.

DE: ¿Venezuela o Chile?

IM: Claro, Venezuela y Chile son acompañantes en este proceso, es mucho lo que el pueblo colombiano le debe al empeño de paz para Colombia por parte del gobierno de Venezuela. El presidente Chávez ha aportado todos los recursos para que en Colombia lleguemos a una solución del conflicto por la vía del diálogo.

Agradecemos también lo que está haciendo Chile, porque lo que hacen esos dos países es rodear este momento, rodeando a los asistentes, a los guerrilleros, que tienen todas estas amenazas como las que está profiriendo innecesariamente el fiscal de Colombia. Agradecemos a Cuba que ha hecho un gran esfuerzo, que quiere la paz, lo sentimos.

La Cuba solidaria

Creo que le ha dado un trato en el mismo plano a los voceros del gobierno como a los de la guerrilla. Cuba facilita todo, presta territorio, está pendiente de dónde van a ser la reuniones, está pendiente que los voceros de las dos partes tengan todo lo necesario para estar cómodamente ubicados.

Cuba tiene un fuerte discurso de paz que nosotros escuchamos. Estamos de acuerdo en buscarle una salida política al largo conflicto que afecta a los colombianos y en el que llevamos 6 décadas. Este conflicto es de los más largos y es necesario encontrar una salida política. Ojalá el gobierno colombiano interprete esta necesidad y no ponga tantos obstáculos.

Qué bueno sería que en esta mesa se sentara también Simón Trinidad, ese hombre sabe mucho de paz, imagínese todos esos años que estuvo en el Caguán buscando la paz con la palabra, buscando entenderse.

Y es un hombre que tiene un sentimiento muy depurado de lo que debe ser la búsqueda de la paz mediante el diálogo. Decimos que ojalá que el gobierno de Colombia y el de Estados UNIDOS propicien la presencia de Simón Trinidad.

Confirma que Uribe buscaba a las FARC

DE: Termino con otra pregunta: se dice también que Santos ha estado un poco presionado por el ala uribista y que en Colombia, durante 4 ó 5 años buscaba también a las FARC para entablar algún tipo de proceso a su gusto. ¿Usted puede confirmarlo?

IM: Si, absolutamente, plenamente puedo afirmar que el señor Álvaro Uribe Vélez nos envió una misiva pidiendo conversar con nosotros. Nosotros dimos una respuesta y esa respuesta en su oportunidad la conoció todo el país porque fue pública.

Dos presidentes, un ex y un actual pero que representa la misma política de guerra, según Iván Márquez

Uribe por debajo de cuerda nos contactó y eso no se puede negar, Santos lo que ha hecho es seguir por esa línea trazada por Uribe.

DE: Bueno comandante, solo nos queda desear de todo corazón éxito a este proceso.

IM: Nosotros le agradecemos a ANNCOL y quisiera a través de esta señal de ANNCOL invitar a todos los sectores políticos y sociales de Colombia a que participen en la búsqueda de esta solución política, diplomática.

Acá los estamos esperando en La Habana, el gobierno tiene que propiciar las condiciones para que los distintos sectores políticos y sociales viertan su opinión en torno a la paz.

Necesitamos el concurso de todos los colombianos para lograr la paz, que es la única manera de que la paz sea estable y duradera como dice el discurso que está consignado en el acuerdo de La Habana.

Esta no es la paz de un presidente o de la guerrilla, es la paz de todos, es una cuestión colectiva y un sueño colectivo y entre todos tenemos que construirla.

Nota:

La agonía de Marmato

http://www.eje21.com.co/cultura-sec...

Publica tu comentario


¿Un mensaje, un comentario?
  • (Para crear párrafos, deja líneas vacías.)

    Normas de uso:

    • Esta es la opinión de los lectores.
    • No está permitido verter comentarios injuriantes.
    • Reservado el derecho a eliminar los comentarios considerados fuera de tema.

¿Quién eres? (opcional)

Colaborador
seleccion republicana
Ya es oficial - George W Bush es un criminal de guerra

No importa si se ejecuta esta sentencia, pero debe ser difundida por todos los pueblos y naciones a fin de que se detenga los crimenes y la impunidad.
Dios es mas real de lo que imaginamos, y estos junto con todos los criminales del mundo arderan en el fuego eterno, sus generaciones arrastrados por sus pecados

La Inspección de Trabajo sanciona a Ignacio Villa, director de la RTVCM, por “negligencia e intencionalidad”

la crisis no puede servir de justificación para todo. Pero al parecer hay excepciones, porque los rendimientos de estos alquileres, la mayoría en dinero negro, suponen un alivio para algunas economías domésticas o FONDOS BUITRES, que no parecen ser las más castigadas al disponer de dos o más inmuebles en propiedad. Luego hacen creer a todo el mundo que no tienen dinero para pagar la hipoteca...

http://www.diariodemallorca.es/opin...

Los FONDOS BUITRES Echan a la gente de sus casas, los apalean, y luego alquilan los pisos por días para turistas por que obtienen más renta que con un alquiler social. No consumas pisos turísticos en fincas de vecinos. No alimentes su nueva burbuja inmobiliaria

http://www.elperiodico.com/es/notic...

Firma por la dignidad, el respeto al descanso y la Abolición de los Pisos Turísticos (FONDOS BUITRES)

http://www.change.org/p/ajuntament-...

En Portada
Información legal - Contacta - Colaborar - Publicidad