www.tercerainformacion.es

El debate del modelo económico: Colombia y el proceso de paz

Artículos de Opinión | Eduardo Sarmiento* | 30-10-2012 | facebook yahoo twitter Versión para imprimir de este documento

El diálogo de paz se inició dentro de las expectativas y suscitó las más variadas interpretaciones. La primera desavenencia corrió por cuenta del modelo económico.

No sobra recordar que el modelo económico no es otra cosa que un marco de referencia abstracto, más aún teórico, sobre las características determinantes del sistema económico. En muchas facetas es un lenguaje para simplificar el problema y destacar los componentes sobresalientes. No es fácil abordar algunos temas económicos específicos sin una visión general.

Así lo confirma el tema de desarrollo agrícola. El monumental retroceso del sector en los últimos 20 años se originó en la apertura comercial y se verá acentuado por el TLC, que a los tres meses de iniciado disparó las importaciones agrícolas por encima del 50%. El desmonte arancelario de los cereales y los productos de la ganadería dejaron el agro desprovisto de demanda mundial. Mientras no existan los compradores que impulsen la expansión del área agrícola y de la producción, no será posible avanzar en las reformas que buscan distribuir la propiedad y erradicar la pobreza y la exclusión.

Algo similar se plantea con respecto al debate nacional sobre el predominio minero, el retraso de la industria, la proliferación de los monopolios en las telecomunicaciones y el caos de la salud. Estas enormidades se ven como aspectos aislados, cuando son simples consecuencias del modelo de libre mercado y competencia que le asignan prioridad al abaratamiento de las importaciones sobre el empleo y le dan rienda al lucro individual.

En mi ultimo libro, Transformación productiva y equidad se muestra cómo el modelo económico tiene un papel dominante en la construcción de una sociedad equitativa. La adopción del modelo neoliberal en 1991 por la administración Gaviria, al igual que en toda América Latina, fue seguida de un deterioro sin precedentes del coeficiente de Gini de la distribución del ingreso. La revista “Economist”, que se caracteriza por su abierta defensa al libre mercado, en la última entrega reconoce que la globalización y la apertura comercial contribuyeron al deterioro de la distribución del ingreso en las dos terceras partes del planeta.

La gravedad de este diagnóstico no corresponde a las soluciones. Luego de reconocer el aumento de las desigualdades y la necesidad de corregirlas con la política pública, el Gobierno y Economist proponen bajar los gravámenes al capital, y las empresas, trasladarlos a los ingresos medios y ampliar el gasto social de baja calidad. Así, las desigualdades causadas por el modelo y la consecuente depresión de los ingresos del trabajo con respecto al capital se pretenden corregir con impuestos a la clase media y asistencialismo, ignorando que la mayor capacidad tributaria está en los grupos altos.

Ciertamente, el modelo económico no se puede cambiar en unos meses y la mesa de diálogo no tiene poderes para hacerlo. La decisión sobre la organización económica y social les corresponde a todos los colombianos y, en consecuencia, debe hacerse dentro de los canales señalados en la Constitución.

La verdad es que el debate sobre el modelo empezó de tiempo atrás y se encuentra en su momento más álgido. El impasse reside en que el fracaso no ha llevado a la modificación de las concepciones y las instituciones. Como sucede en Europa y Estados Unidos, los responsables de la crisis buscan las soluciones con el mismo modelo que la causó. En su lugar, se plantea reconocer que las enormes iniquidades de la sociedad no se corrigen con recetas neoliberales, avanzar en teorías más representativas de la realidad y aterrizar en la revisión de las instituciones dominantes.

* Economista y crítico del neoliberalismo.

Publica tu comentario


¿Un mensaje, un comentario?
  • (Para crear párrafos, deja líneas vacías.)

    Normas de uso:

    • Esta es la opinión de los lectores.
    • No está permitido verter comentarios injuriantes.
    • Reservado el derecho a eliminar los comentarios considerados fuera de tema.

¿Quién eres? (opcional)

Colaborador
camisa 198
Tienda
Exterminio en Colombia: privatizan un río y matan de hambre a 14 mil indígenas

Es indignante la ausencia total del estado, cuando todos los Colombianos debemos ser parte de esto, debemos ser informados y no ser ignorantes ante este tema. No es solo culpa del estado si no también de todos los colombianos que ignoramos el tema y nos dejamos llevar por los medios de comunicación que cada vez nos llevan a ser mas inútiles e ignorantes, Ademas no podemos permitir que la corrupción se apropie mas de nuestro país y en este como es evidente prime el bien común.

¿Quién está detrás de los medios de comunicación en España? Infografía

Veo casi más medios controlados por la izquierda que por la derecha. A mi me parece al revés, que la sociedad española está manipulada hacia la izquierda con todos los medios de comunicación. Hasta los que en teoría son de derechas realmente no lo son pues en el fondo promulgan ideas de izquierdas. En España por desgracia no hay derecha entendida como liberalismo, donde la libertad individual está por encima del "bien común" porque si no hay libertad individual no hay libertad ninguna y por tanto no hay bien alguno sino dictadura social.

VISOCAN: Reivindicaciones de las familias adjudicatarias de las viviendas públicas

Buenas noches, me gustaría poder tener acceso a las cartas entregadas por el Sr. Miguel Ángel Pulido, de las que se hace mención justo en el párrafo siguiente al punto 3 de esta noticia.
Soy adjudicataria de una de estas viviendas y la sra. concejala del Ayto. de Telde (en esos momentos), me dijo exactamente que a partir de los 10 años tendría acceso a la opción de compra con la subvención del 50% del valor de mi vivienda con garaje en esos momentos valorados en 36.000 €.
En espera de verme atendida en mi petición, reciban un cordial saludo.

En Portada
Información legal - Contacta - Colaborar - Publicidad