www.tercerainformacion.es

El pueblo palestino soportará todo lo necesario para lograr su independencia

La historia de Baseel Ismail Salem es similar a la de millones de sus compatriotas. A los seis años, junto a su familia, tuvo que dejar Gaza, la tierra que lo vio nacer en 1961

Internacional | Leandro Albani-AVN | 13-05-2012 | facebook yahoo twitter Versión para imprimir de este documento

La invasión de Israel sobre territorio palestino fue la razón para que Bassel comenzara un peregrinar que lo llevó a Jordania, Irak, Libia y Cuba, donde se licenció en la carrera de Ingeniería Mecánica. A la par de viajes y reconocerse como un refugiado palestino, comenzó su militancia política, que hoy lo tiene como representante del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) en Cuba.

La actual situación de los presos políticos palestinos encarcelados en Israel, la crisis que desde hace años atraviesa la Franja de Gaza y la resistencia de un pueblo que se aferra a su tierra, fueron algunos de los temas a los que se refirió con la Agencia Venezolana de Noticias (AVN) en La Habana.

El precio de la independencia

"El pueblo palestino soporta y soportará la sed, el hambre y todas las necesidad, como un precio por la verdadera independencia y soberanía", manifiesta Bassel, en una síntesis de la resistencia que desde 1948 encabezan los pobladores de la nación árabe.

En ese año, la Organización de Naciones Unidas (ONU) legalizó la creación del Estado israelí y un año antes había avalado la partición del territorio palestino. Ese fue el punto de inicio para un avance permanente de Israel, que no dudó en emplear todos los métodos para apropiarse de las tierras: invasiones militares, medidas punitivas contra los palestinos, campañas mediáticas y el respaldo a los colonos judíos y sus asentamientos, son algunos de los métodos empleados.

Entre los hechos más conocidos, se encuentra la Guerra de los Seis Días en 1967; la primera y segunda Intifada, en 1987 y en 2000, respectivamente, cuando el pueblo palestino resistió con fusiles y piedras los ataques sionistas; y la Operación Plomo Fundido contra la Franja de Gaza, que entre finales de 2008 y 2009 dejó como saldo 1.900 palestinos muertos y más de 5.000 heridos, debido a los constantes bombardeos de la aviación israelí.

Una muestra de las consecuencias de las políticas israelíes, es que de un total de 11 millones de palestinos, más del 60% viven fuera de su país, en su mayoría como refugiados. El retorno a su territorio es uno de los reclamos más antiguos y está respaldado por la ONU y otros organismos internacionales, aunque Israel nunca ha permitido el regreso.

La resistencia en las cárceles

La detención de palestinos por parte de las fuerzas de seguridad israelíes es sistemática y permanente. Militantes políticos, campesinos, dirigentes, diputados, mujeres y hasta niños son encarcelados en Israel desde 1948.

En la actualidad, en las prisiones del Tel Aviv existen unos 4.000 prisioneros palestinos, de los cuales 1.600 llevan adelante una huelga de hambre. Los detenidos reclaman la anulación de las denominadas detenciones administrativas, que permiten al Estado israelí encarcelar personas sin presentar pruebas o llevar a cabo procesos judiciales. También demandan que se ponga fin al aislamiento que sufren y se permitan las visitas de sus familiares.

"El tema de los presos políticos palestinos es muy antiguo. Desde que comenzó la ocupación hay una política ejercida por el sionismo contra el pueblo palestino para tratar de humillarnos. Es una herramienta para dividirnos y aterrorizarnos, y ejercer el miedo entre el pueblo", sintetiza Bassel.

Como ejemplo de esta política, recuerda que en Gaza y Cisjordania habitan cuatro millones de personas, de las cuales 900 mil han sufrido la cárcel desde 1967, cuando Israel desató la Guerra de los Seis Días y comenzó la expansión sistemática sobre los territorios palestinos. Dentro de las prisiones, los palestinos son víctimas de "muchas humillaciones y torturas", señala Salem.

Bassel explica que ahora los presos políticos han formado en las cárceles un Comité Central para coordinar sus reclamos y acciones, y que la huelga de hambre ha unido todavía más a los palestinos.

Entre los dirigentes políticos que están encarcelados, se encuentran los secretarios generales del FPLP, Ahmad Saadat, y de Al Fatah en Cisjordania, Marwan Barghuti. Salem también remarca que Belal Diab y Taer Jalajla, llevan casi 70 días de huelga de hambre.

"La vida de estos dos héroes del movimiento de presos políticos está corriendo peligro inminente. En cualquier momento llegaremos a escuchar la noticia de que cayeron mártires y perdieron la vida. El culpable principal es el ocupante y las políticas carcelarias. Esto nos lleva al inicio de una tercera Intifada", enfatiza Bassel.

La catástrofe en Gaza

Bassel añora retornar a Gaza. Hace unos meses atrás viajó a Egipto, donde pudo reunirse con su padre, que hacía 11 años no veía. También se encontró con familiares que desde hace 45 años no tenía noticias. Otra vez, la historia de Bassel es el relato permanente de la diáspora palestina.

Pero Gaza, esa franja costera sobre el Mediterráneo de apenas 4.167 kilómetros cuadrados, es tal vez la muestra mayor de la política israelí contra Palestina. Bloqueada económica y comercialmente desde 2006, la situación del millón y medio de personas que vive en esa región es crítica.

"El bloqueo contra Gaza es muy fuerte, porque impide que entre la ayuda humanitaria entre a los territorios palestinos. La situación es catastrófica, es muy difícil. A pesar de todo, nuestro pueblo está aferrándose en su tierra", señala Salem.

Bassel es claro al decir que uno de los objetivos del gobierno de Israel "es obligar a nuestro pueblo a que abandone su tierra" e impulsar "soluciones individuales o parciales", para volver difusa la lucha por la causa palestina.

Por esta razón, el representante del FPLP hace un llamado al gobierno del Movimiento de Resistencia Islámica Hamás, que controla Gaza, y a la Autoridad Nacional Palestina (ANP), a cargo de Al Fatah, a que aceleren las negociaciones para forman un Ejecutivo de unidad que permita enfrentar los ataques de Tel Aviv.

No lograr esta medida, para Salem, es dejar las puertas abiertas al contínuo avance sionista y que los palestinos no puedan concretar la creación de un Estado independiente y soberano.

Publica tu comentario


¿Un mensaje, un comentario?
  • (Para crear párrafos, deja líneas vacías.)

    texte

    Normas de uso:

    • Esta es la opinión de los lectores.
    • No está permitido verter comentarios injuriantes.
    • Reservado el derecho a eliminar los comentarios considerados fuera de tema.

¿Quién eres? (opcional)

Colaborador
seleccion republicana
Los monitores administrativos de Andalucía son readmitidos por la Junta

David, que no se puede.

De qué manera vas a actuar en la calle?. Mira la ley de seguridad ciudadana. Ya nos vamos a ir olvidando de las manifestaciones con esa ley.

Como bien dices... lo tienen muy bien montado (bien montado a su favor).

Yo tengo bastante claro que me tengo que largar de España y ya estoy en ello. No te puedes imaginar lo bien que se vive en el extranjero.

El pragmatismo de Podemos

A que principios te refieres Ricardo? A jurar o prometer esta constitución continuadora del franquismo con rey franquista incluido?

Israel y la banalidad del mal

MEJOR SOBRE JUDÍOS CRÍTICOS QUE SOBRE JUDÍOS SIONISTAS
roberto dante - Lanús, Argentina

Recordemos que, según lo estableció recientemente el gobierno sionista de Israel. "los palestinos tendrán prohibido subirse a autobuses israelíes en Cisjordania".
Cito: "La ONG israelí Betselem asegura que esta decisión «complace veladamente la demanda de segregación racial» en el transporte público". Es un clásico conflicto entre sionistas fundamentalistas vs sionistas liberales

Como los sionistas en cada oportunidad que se quedan sin argumentos para sostener su ideología recurren a Dios o a las sagradas escrituras, ignorando que no son argumentos, sólo son “actos de fe”; voy a rescatar Voces de auténticos Judíos críticos (laicos o religiosos).

Cito: “EL sionismo fue y es un movimiento colonialista e Israel es un Estado colonialista y, mientras se mantenga así, incluso una retirada de parte de Cisjordania y la Franja de Gaza, seguida por la creación de un bantustán allí, no pondría fin a la expropiación y la limpieza étnica que se inició en 1948. Los bantustanes no fueron capaces de poner fin al apartheid en Sudáfrica”. (Ilan PAPPÉ, historiador israelí, profesor de Historia en la Universidad de Exeter Reino Unido. En “La Declaración de Stuttgart representa un cambio de paradigma”, 12 de enero 2011).

Y, especialmente, en un fragmento de “Reflexiones de un judío que se odia a si mismo” – por Saúl Landau (periodista y documentalista) oct. 2010 -, donde expresa:
“MÁS de seis décadas después, la idea de que los palestinos también merecen su propia nación con fronteras reconocidas por la ONU ha provocado una reacción de pánico del gobierno israelí y de sus patrocinadores en todo el mundo –incluyendo al presidente de Estados Unidos que se opuso a la idea en la ONU el año pasado.¿Por qué el pánico? Vean los mapas del territorio palestino tal como fue trazado por la ONU en 1948 y compárenlo con lo que queda actualmente de la tierra. Los mapas muestran que Israel se ha robado la mayor parte –para construir asentamientos solo para judíos. Los judíos como mis amigos y yo en todo el mundo, no queremos emigrar a la Tierra Prometida (Sión ahora es igual a gran parte del territorio palestino). No queremos vivir entre colonos israelíes, muchos de ellos farisaicos y muy superiores (¿escogidos por Dios?) y ajenos o incluso orgullosos de lo que han hecho a los palestinos. Décadas de limpieza étnica promovida por Israel –expulsando a los palestinos de sus hogares, aldeas y tierras- abrieron el camino a las grandes urbanizaciones solo para judíos en tierras palestinas. Los que denuncian esos robos ilegales de tierra son tildados de antisemitas. Israel, en otros tiempos una tierra de kibbutzes igualitarios, se ha convertido en una nación agresiva y derechista dirigida por la ortodoxia religiosa y deseosa de más territorios. Vean el mapa.”

- En pocas palabras:

En el siglo pasado asustaban a los niños occidentales con el anatema: “¡China se avecina...!”. Hoy, para los adultos, los anatemas son: “¡los musulmanes nos invaden !” o "¡explosión del antisemitismo !".
Siempre asustan con el “¿lobo está?”. Y es el miedo a lo distinto el que los consume.
Si en Oriente Próximo no borran lo hecho por los sionistas desde mayo de 1948, no tienen futuro de paz.

Noticias Relacionadas
En Portada
Información legal - Contacta - Colaborar - Publicidad