www.tercerainformacion.es

El 24 de mayo se celebra el juicio contra los hermanos de Móstoles que ondearon la bandera republicana al paso de los Príncipes de Asturias

Naiara y Eduardo Cabrera denunciaron abusos y vejaciones por parte de los agentes que les detuvieron. La Comisaría de Policía Nacional de Móstoles llegó incluso a pedirles disculpas. Se enfrentan a una condena de 2 años de prisión.

España | Nacho Hernández - Tercera Información | 14-03-2012 | facebook yahoo twitter Versión para imprimir de este documento

Los hechos se remontan al 16 de mayo de 2006, en una visita de los Príncipes de Asturias a la localidad madrileña de Móstoles. Durante el transcurso de tal evento, dos jóvenes republicanos militantes de Izquierda Unida, el Partido Comunista de España y de la Unión de Juventudes Comunistas de España (UJCE), Eduardo y Naiara Cabrera, hermanos, ondearon una bandera republicana al paso de la comitiva. Los agentes de policía allí presentes reaccionaron de inmediato requisando la tricolor y solicitando la identificación de ambos hermanos. Más tarde, Eduardo y Naiara se dirigieron al Teatro El Bosque, lugar al que también acudieron los Príncipes. Allí, ya sin la bandera republicana, fueron increpados por la policía, quienes de nuevo les solicitaron que se identificasen. Fue en ese momento cuando comenzó el calvario para los jóvenes.

La Fiscalía pide 2 años de prisión

El fiscal encargado del caso ha pedido en su escrito de acusación 2 años de prisión y una multa económica de 2.500 euros para cada uno por un delito de atentado contra la autoridad y faltas de lesiones contra los agentes. En su acusación, el fiscal argumenta que Eduardo, al ser requerido por la policía para enseñar su documentación, «empujó al agente y lanzó una patada» al aire. En ese momento se ordenó su detención, evento que llevó, según el fiscal, a Eduardo a agredir a varios agentes. Por su parte, el fiscal también acusa a Naiara de «arañar» a un agente al presenciar la detención de su hermano. Asimismo, el fiscal le atribuye la agresión a dos agentes, «llegando a morder en la pierna» a uno de ellos.

El testimonio de los hermanos

Eduardo y Naiara denunciaron en su día las vejaciones a las que fueron sometidos. Todo comenzó en el Teatro. Una vez fueron requeridos a enseñar su documentación, Eduardo comenta que uno de los agentes antidisturbios se le acercó para preguntarle si era republicano y ante la respuesta afirmativa del primero, el agente contestó: «¡Pues agárramela con la mano!». «A mí me hizo gracia y sonreí», recuerda Eduardo, «y entonces el policía me pegó un bofetón y me tiró al suelo», lugar desde el cual comenzó a recibir patadas en las costillas para posteriormente ser esposado. Naiara, por su parte, cuando intentó separar al agente de su hermano Eduardo fue también tirada al suelo. «Cuando abrí los ojos tenía la cabeza llena de zapatos. Le metí un mordisco a la bota de una de las policías y esta empezó a gritar que si le había pegado el SIDA», recuerda Naiara, quien en su intento de forcejeo con los agentes fue detenida. En ese momento le bajaron los pantalones y, según comenta Naiara, un policía le dijo «Ése es tu lugar: con el culo al aire, ¡que te vea todo Móstoles!»

El abuso continuó durante el trayecto a la comisaría. Eduardo relata que los policías gritaron dentro de la furgoneta: «¡Rojos de mierda! ¡Estáis aquí para que os peguemos!». Recuerdan los hermanos que sus vigilantes se lo estaban «pasando en grande». Naiara tuvo que sufrir nuevas vejaciones verbale: «Es una guarra, puedes mearla que no se va a notar».

Ya en la comisaría de Móstoles, los dos hermanos fueron separados y tuvieron que pasar toda la noche allí, a pesar de haber solicitado el Habeas Corpus, figura jurídica que otorga el derecho al detenido para comparece inmediatamente ante un juez. Como recuerdan los dos hermanos, «el calabozo estaba asqueroso, olía a meado. Nos despertaron a las siete de la mañana para preguntarnos si queríamos metadona». Eduardo relata que les fueron propinadas contínuos golpes y bofetadas «con la mano abierta». Eduardo tuvo incluso que ser trasladado al hospital al tener la cara hichada de los golpes. A Naiara, en cambio, se le denegó el derecho a la asistencia hospitalaria a pesar de sus contínuos vómitos y del esguince que sufría.

El episodio traumático se tradujo en diferentes lesiones físicas, sin mencionar el trastorno psicológico. Naiara acabó con varias heridas en un brazo, que llevó durante un tiempo en cabestrillo. Eduardo, estuvo de baja en su trabajo por lesiones en la columna, secuelas que necesitaron de 125 días de tratamiento médico.

La policía, quien una vez concluida la detención acusó a los hermanos por atentado a la autoridad, desórdenes públicos y deshonor a la figura del Rey, acabó por pedir públicamente «disculpas» a Eduardo y Naiara por lo sucedido, a la vez que les devolvió la bandera republicana. Los jóvenes, por su parte, se querellaron contra los 11 policías que les detuvieron.

El juicio ya tiene fecha

La fecha para el juicio por el cual el fiscal ha pedido 2 años de prisión por un delito de autoridad y faltas de lesiones ya ha sido asignada. Será el 24 de mayo ante la Audiencia Provincial de Madrid.

Comunicado de Juventud Comunista

La Juventud Comunista ha emitido un comunicado estos días, en el cual ha solicitado la «libre absolución de los jóvenes detenidos por mostrar la bandera de la República en el proceso y reclaman el esclarecimiento de las circunstancias en las que se produjo la detención y el trato vejatorio recibido durante la misma».

Publica tu comentario


¿Un mensaje, un comentario?
  • (Para crear párrafos, deja líneas vacías.)

    texte

    Normas de uso:

    • Esta es la opinión de los lectores.
    • No está permitido verter comentarios injuriantes.
    • Reservado el derecho a eliminar los comentarios considerados fuera de tema.

¿Quién eres? (opcional)

Colaborador
seleccion republicana
Noticias Relacionadas
Noticias Relacionadas
En Portada
Información legal - Contacta - Colaborar - Publicidad