www.tercerainformacion.es

"El caso Moro", Leonardo Sciascia. Aldo Moro y los poderes ocultos

Leonardo Sciascia se sirve otra vez de un hecho histórico, en este caso el asesinato de Aldo Moro, para analizar el mundo de la política y el poder

Cultura | Kepa Arbizu - Tercera Información | 29-12-2010 | facebook yahoo twitter Versión para imprimir de este documento

Existen diferentes maneras de relatar un suceso histórico. Se puede hacer de una forma más o menos objetiva u optar por literar ese acontecimiento y convertirlo en una novela de ficción pero basada en unos hechos reales. Una tercera consistiría en situarla en un punto intermedio, hacer mención clara y directa a los acontecimientos pero dentro de un contexto literario, opción que toma Leonardo Sciascia para relatar el misterioso asesinato de Aldo Moro.

El escritor siciliano es uno de los más importantes de la Italia del último siglo y un claro exponente de la novela negra europea, mucho antes incluso del éxito de otros autores transalpinos del género como Roberto Saviano, Gianrico Carofligio o Andrea Camilleri, este último con similitudes con Sciascia.

A lo largo de su obra se ha valido en muchas ocasiones de hechos históricos, como en “El archivo de Egipto”, “La desaparición de Majorana” o “1912+1” por ejemplo, para por medio de la novela de intriga hacer un análisis crítico de la sociedad italiana y sobre todo diseccionar con certera visión los órganos de poder y su modo de manipular y corromper.

En esta ocasión se fija en el controvertido episodio del asesinato en mayo de 1978 del dirigente de Democracia Cristiana Aldo Moro, justo en el momento en que se iba a oficializar el acuerdo de gobierno entre su partido y el comunista, a manos supuestamente de las Brigadas Rojas. Hay algunas consideraciones necesarias de hacer antes de acometer la lectura de esta obra. La más importante y que sirve para evidenciar el coraje de su autor es que la obra está realizada en la época en que transcurre el hecho. Además Sciascia tuvo una amplia influencia en él, ya que por esa época era diputado por el Partido Radical y uno de los integrantes de la comisión de investigación formada para tal asunto.

Para intentar desenmarañar todo el caso Moro el escritor italiano se vale de su habitual lenguaje pulcro y certero. Serán las cartas que el secuestrado, más tarde asesinado, manda a diferentes personas, desde mandos de su partido hasta alguna a sus familiares pasando por los representantes de la Sente Sede, las que concentren el interés del autor. El análisis de ellas pretenden dar luz a este peculiar caso. Sciascia hace una magistral enseñanza de cómo sacar todo el jugo literario al análisis de lo escrito en las misivas.

Según él mismo explica, utilizando la misma mecánica que el investigador August Dupin creado por Poe, intenta encontrar los lenguajes cifrados que se pueden sacar de lo escrito por Aldo Moro. También usará el ejemplo de la obra de Borges "Pierre Menard" en la que “El Quijote” es trascrito literalmente en una época diferente a la suya para evidenciar las dudas de que lo que narran las cartas sea algo que se está desarrollando en ese mismo instante o en verdad estamos ante algo ya planificado y simplimente avanza como una novela ya escrita.

Por encima de todo y como es habitual a lo largo de toda la obra del siciliano lo que el “Caso Moro” deja en evidencia es la manipulación del poder, de su interés por construir un discurso con el que dominar la opinión pública. Serán los medios de comunicación y el propio partido en el poder, al que pertenece el secuestrado, los que para apuntalar su discurso de no dar ningún paso para salvar la vida del capturado utilizan el recurso de alterar la visión sobre él, pasando de ser considerado un “hombre de estado” a presentarlo como un hombre en decadencia e irroconocible dado su estado actual, cosa que el interesado siempre negó y pidió denodadamente que se reflexionara de una manera tanto política como humana, en cuanto a lo relativo a salvar su vida. Tanto es así que poco antes de morir pidió que ningún dirigente político estuviera en su funeral.

La última parte del libro se trata de la trascripción de la comisión que se creó para estudiar el caso Aldo Moro y al que Sciascia pertenecía. En ella, de una manera menos literaria, dado su origen, plantea unas cuantas interrogantes, la mayoría de ellas orientadas a poner en duda el modo en que el número altísimo de efectivos dedicados a la investigación fueron utilizados, desechando investigaciones y pistas que apuntaban a tener solvencia y tomando en cuenta otras mucho más peregrinas.

De nuevo es necesario hacer hincapié en que el libro está escrito en el mismo año 1978, en un momento convulso en la política italiana y sobre todo para los militantes y simpatizantes de izquierdas. El análisis por lo tanto de Sciascia está sujeto a ese contexto y a la cercanía en el tiempo con el caso. Serán algunos años más tarde cuando vean la luz los documentos que certifican la existencia de la operación Gladio, basada en atentar y debilitar las posiciones marxistas en toda Europa y que inevitablemente hay que relacionarlo con el asesinato del político italiano. El escritor, aun desconociendo su existencia, hace un gran retrato tanto literario como ideológico del significado del poder y su deshumanizado rostro incluso utilizando a uno de los “suyos” para imponerse de forma contundente.

Publica tu comentario


¿Un mensaje, un comentario?
  • (Para crear párrafos, deja líneas vacías.)

    Normas de uso:

    • Esta es la opinión de los lectores.
    • No está permitido verter comentarios injuriantes.
    • Reservado el derecho a eliminar los comentarios considerados fuera de tema.

¿Quién eres? (opcional)

Colaborador
camisa 198
Colombia: Condenados 15 militares por asesinato a sangre fría de 5 jóvenes

QUE PASQUIN!!!!!, INSERIO Y LLENO DEL ODIO PROPIO DE AQUELLOS RESENTIDOS DE LA IZQUIERDA O PATROCINADORES DEL HAMPA Y EL EMPOBRECIMIENTO DEL PUEBLO.

VEASE LA CRONICA DE LA MUERTE DE UNA PATRULLERA EN SUCRE, ESE SI ES PERIODISMO SERIO Y BIEN ESCRITO.

Se teme por la vida de estudiante chileno detenido en México por caso de los 43

En desacuerdo con este artículo. Los detenidos formaron parte de los disturbios del pasado 20 de noviembre, cometieron actos vandálicos y ese estudiante chileno andaba ahí. No existe, como se dice, una represión contra la población, por el contrario, en México existen toda clase de garantías en materia de expresión en la calle. Se pinta a México como una dictadura y no hay tal.

Noam Chomsky critica a Estados Unidos por apoyar a Israel y bloquear la creación del Estado palestino

ISRAEL:"MANOS DE HIERRO" CON SABOR A MIEDO
roberto dante – Lanús, Argentina –

El baño de sangre que se ha desencadenado en Jerusalén es un eslabón más (ahora en la Jerusalén ocupada por el sionismo) de la violencia ejercida sobre los palestinos.
Recordemos que el acuerdo entre Hamas y Al Fatah recibió, como respuesta del gobierno sionista de Israel, un bombardeo despiadado sobre el territorio de Gaza. No fue sorprendente.
Pedro Miguel (*) acierta al afirmar que “Tachar de judeofobia la justa indignación internacional contra el régimen israelí es hacerse cómplice de una distorsión fascista de la verdad”.

LA SOLUCIÓN DE DOS ESTADOS ES UN MIRAR PARA OTRO LADO

Me pregunto: ¿cómo se puede sostener la propuesta de “dos estados” sin sufrir alguna picazón en la boca del estómago?
Recientemente el Presidente uruguayo Mújica hizo malabares verbales para defender al pueblo Palestino sin que pudiera ser “tildado” de antisemita y/o antiisraelita”. Olvidó la diferencia más clara: UNA cosa es ser judío; y, OTRA cosa, es ser judío sionista.
La Presidenta argentina Cristina expresó que “los misiles financieros también cuestan vidas y sueños”; fue un acierto. Pero no alcanza para leer la compleja realidad de Oriente Medio.
Donde el fundamentalismo de Netanyahu es tal, que ya le impidió ver “la salida” que le estaban ofreciendo Mahmoud Abbas y John Kerry.
- ¿A quiénes representan…?
Creo que buscan un “Sello” de goma que certifique un estado de límites tan comprimidos que solo sea ocupado por la “Nueva Burguesía de Palestina”, que negocia con Israel.
- ¿Por qué Negocio y Traición son siempre amantes inseparables?
Porque están en las bases de la reproducción capitalista. Se necesitan.
La mal llamada “cuestión Palestina” no es tal. Los palestinos no fueron consultados sobre la división de su territorio, son los agredidos enfrentados con la “cómplice” diplomacia de la ONU. Se debería decir la “cuestión sionista”; porque son los agresores que impusieron su proyecto colonialista bajo el ala protectora de Inglaterra.
No fue sorprendente leer, semana a semana, que en Israel se aprobaba la construcción de viviendas para colonos en territorios palestinos. A este disparate (como expresión de poder), sumemos el de la permanente demonización de Irán y los últimos bombardeos israelíes sobre el territorio de Gaza.

Este tortuoso accionar aprobado por Netanyahu parece indicarnos una gran desorientación en la política internacional de Israel.
Para el sionismo, la actualidad de Oriente Próximo le es tan adversa que los asusta; por lo cual se comprende el, ya manoseado artículo publicado en “e-Periódico.com” firmado por Alon Liel (Ex Director General del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel). En él, Liel, expresa su desacuerdo con Netanyahu, y pide por un estado palestino (concuerda con La Liga Árabe y la -claudicante- Autoridad Palestina), y sostiene que la política actual de Israel los “deja sin proceso de paz,…, sin visión de futuro y sin esperanzas”.
La Presidenta Cristina también afirmó: “Nadie puede eliminar a los pueblos. Por eso es importante que la razón pueda estar por encima del odio de la irracionalidad, para que haya paz y unidad”.
No puede haber “paz y unidad” si dividimos en 2 (DOS) un territorio que antes de 1948 era, fácticamente, 1 (UNO).

- Por un Estado Único Seglar, con Palestinos y Judeocristianos

Por lo analizado en múltiples medios europeos, estadounidenses, árabes e israelíes; “la mayoría de los Palestinos no aceptarían un estado con fronteras de 1967″. Mal que le pese a Alon Liel, “los cándidos” Laboristas de Israel y John Kerry. Esta RAZÓN es el motivo del miedo que está resquebrajando la solidez que siempre manifestó el sionismo.
Si en Oriente Próximo (más Próximo que nunca) no borran lo hecho desde 1948, no tienen futuro de paz. Es vivir en convivencia, aceptando las diferencias culturales o es morir por los fundamentalismos que sostienen los Grandes Poderes Internacionales.
- Para ellos “la guerra” siempre fue un gran negocio.
Lamento la dureza del pronóstico, pero mucho de lo que se diga fuera de este encuadre, puede ser “pescado prohibido”.
//
- (*) Comparto el análisis de Pedro Miguel que establece que fue en Occidente donde se “…enseñó a odiar a los judíos. No fue Hamas ni los árabes ni los islámicos; sino la iglesia –católica y ortodoxa, para empezar, que forjó parte de su identidad con base en una judeofobia arcaica y calumniosa”. (Ver: CUBADEBATE Sociedad » “Masacre en Gaza y antisemitismo”, 13 agosto 2014).-

En Portada
Información legal - Contacta - Colaborar - Publicidad