El Tribunal Superior de Riad en Arabia Saudí ratificó el jueves 25 de de mayo la pena de ejecución de 14 jóvenes saudíes de la región de Qatif acusados de participar en las protestas populares que estallaron a raíz de la primavera árabe en 2011. Su veredicto fue trasladado a la corte real para su aprobación.