Los políticos en la feria 2018

Hace tres años publicábamos un artículo en clave de humor sobre qué hacía cada político cuando visita la feria de Albacete. Vienen invitados por sus partidos políticos y nosotros jugábamos a encontrarnos con ellos y sorprenderlos en su atracción favorita. Bueno, releyendo, está feo decirlo, pero…dimos de pleno en todo. Comenzábamos diciendo: “Al primero que cazamos es a Pedro Sánchez. Ya ha sacado su billete para la noria y está en la cola para subir. Nos confiesa que espera para llegar a lo más alto. Está convencido de que antes o después llegará arriba. Sabe que en este país es cosa de paciencia y que hasta ahora basta con esperar: unos suben y los otros bajan irremediablemente. No tiene prisa, seguro de que su momento llegará”.¿Qué? ¿Cierto o no? Su momento llegó antes de lo que él, y sobre todo su partido, esperaban. La cosa ahora está en que (igual que el anterior) no llevaba suficiente para adquirir el billete, y lo tuvieron que poner entre varios, y claro una vez arriba, no lo recordaba muy bien, y solo ve a unos gritando desde abajo… desde allá tan leeeeejos, por lo que sigue a lo suyo.
 
A Pablo Iglesias, decíamos que lo encontramos en los siempre exitosos, entre los más jóvenes, coches de choque. En esta ocasión, sigue igual, nada ha cambiado, bueno, vemos que va con cinturón puesto y casco: estupendas medidas, ya es padre de familia y tiene hipoteca que pagar, hay que cuidarse.
 
En aquel entonces vimos cerca, en la Olla Loca, a Albert Rivera. Hoy no lo vemos, pero nos dicen que hace un rato, el 112 se ha debido llevar a un señor que tras un ataque de improperios igual a andaluces que a madrileños que a catalanes, ha empezado a levitar lleno de urticarias y soltando espumarajos por la boca al ver un banderín amarillo colgando de la atracción.
 
Luego, nos cruzábamos a los vinitos y allí de nuevo, de cháchara con la gente, intentado formar panda, Alberto Garzón. No es fácil, cada cual a lo suyo. Suena de fondo “ni contigo ni sin ti”. Pero bueno, el chico es cabezón, se cree que cuanto más unidos mejor, y ahí sigue dale que te pego al palique.
 
Siguiendo un rastro de lazos amarillos, llegamos al teatro… al teatro de guiñoles. Representaciones en sesión continua, se ven y oyen marionetas, ocultos, los de siempre. Un grupo de burgueses, a un lado, se siguen frotando las manos de ver a quiénes son capaces de movilizar.
 
Nos ha costado hallar al rey, pero el jodío es que se ha metido en el stand del PSOE, y dice que está como en casa, y no hay quien lo saque.
 
Y ya nos dirigimos a la Casa de Terror, donde de nuevo, obispos, cuentas en B y colas decorruptos se amontonan. Intentan barrer con la escoba del tren de la bruja, pero no dan abasto. Llega Casado, el perdedor según él mismo, y hay alboroto. En su trayecto hasta Albacete se ha sacado 3 asignaturas más de Económicas: dos notables–alto y un sobresaliente. Quiere intentar, mientras está en la cola para entrar, aprobar alguna troncal más. El máster lo deja para el regreso: es muy organizado. Al lado, en el Tren de la Bruja, se ha colgado un cartel: se busca trabajadora. En la hoja de prensa donde se ha escrito, se anuncia que Cospedal deja la Presidencia del PP de Castilla-La Mancha. Pero alguien ha colocado por allí una misteriosa puerta giratoria…
 
Y no podíamos terminar nuestro artículo, sin desear una feliz feria a toda la buena gente que nos lee y soporta todas las semanas. ¡Salud!
 

 

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación