Atentado a Nicolás Maduro

El 16 de abril de 1961 el pueblo cubano salió a las calles en repudio al bombardeo a los aeropuertos de Ciudad Libertad, la base aérea de San Antonio de los Baños y el aeropuerto de Santiago de Cuba, hoy aeropuerto Internacional Antonio Maceo, que tuvo lugar un día antes. El pueblo indignado  se volcó a las calles y Fidel en un discurso histórico señala el carácter socialista de la revolución. Este es el mismo camino que tiene que recorrer la Republica Bolivariana de Venezuela. El imperialismo le ha cerrado todas las puertas a una transición democrática burguesa, al socialismo.  La experiencia chilena del Frente Popular con Salvador Allende, es una prueba concreta, de que no es posible la vía pacífica al socialismo, dentro del marco capitalista. El imperio ejerce la violencia indiscriminada contra este pueblo y su gobierno democráticamente elegido. Ya el Libertador Simón Bolívar nos advertía: “Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miseria a nombre de la libertad.”

Este intento de magnicidio debe hacer reflexionar al presidente Maduro y a la conducción revolucionaria de este país.  La única solución a la situación económica y política es la toma de poder y declarar el socialismo, con todas las consecuencias que se puedan derivar. Ante la violencia de las oligarquías cipayas y los EEUU, es necesario responder con la violencia revolucionaria del pueblo bolivariano. Para ello el gobierno debe nacionalizar las palancas fundamentales de la economia, (banca, comercio externo, grandes empresas)  como así también poner los medios de comunicación al servicio de la revolución.

Sabemos que no es una tarea fácil. A pesar de ello este es el único camino. O se avanza hacia el socialismo o el imperialismo tarde o temprano ganara esta batalla. Confiamos en el pueblo bolivariano y en el presidente Nicolás Maduro, que Venezuela será Socialista. Como nos enseño el Che: “No se puede construir la Revolución con materiales del capitalismo”.

* Lois Pérez Leira.

Coordinador General de la Internacional Guevarista.

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación