Brasil. Marielle Franco: “¿Cuántas personas más van a tener que morir para que esta guerra acabe?”

Lo primero que hacen los partidos de derecha una vez se hacen del poder, es atacar a los más débiles, llegan al poder con métodos populistas, pero a quienes atacan es directamente al pueblo.

Lamentablemente en Latinoamérica se ha vuelto costumbre vivir eso, lo que provoca una enorme desigualdad social, cultural, económica y hasta de género.
 
El asesinato de Marielle Franco, legisladora del PSOL (Partido Socialismo e Liberdade) ha hecho evidente una vez más, el nivel de corrupción del gobierno encabezado por Michel Temer, quien hace un mes entregó al Ejército el control del orden público en Rio de Janeiro, la segunda ciudad más grande de Brasil. Desde el retorno de la democracia en 1985 que no se veía una medida similar.
 
Marielle era feminista, antirracista y activista por los derechos humanos, socióloga, militante, lesbiana visible, amiga, compañera. Fue asesinada teniendo 38 años y una hija de 19 años. Marielle regresaba en coche después de un acto de empoderamiento de mujeres negras en el barrio de Lapa en Rio. Le dispararon nueve tiros de los cuales cuatro fueron en la cabeza, no se llevaron nada, el objetivo claramente era acabar con la vida de Marielle. ”El hoy y el mañana necesitan de la lucha colectiva. ¡Vamos juntas!” – Mariella Franco No nos van a callar, no vamos a callarnos, no vamos a olvidar la muerte de Marielle y no permitiremos que quede impune, porque el movimiento feminista le debe mucho a mujeres como ella que han luchado luchan y seguirán luchando por los derechos de todas las mujeres.
 
Brasil está conmocionado y se han programado múltiples manifestaciones desde las organizaciones civiles, de mujeres, antirracistas y antifacistas, incluso la ONU ha hecho un comunicado al respecto, así como numerosas personalidades brasileñas, compañeras feministas, políticas, artistas. Las calles están desbordadas de gente indignada, porque cada vez está más claro: en las sociedades patriarcales la ultraderecha va de la mano con el racismo, con el neoliberalismo despiadado que promueve el consumo desmedido hasta acabar con el propio planeta. De esta situación las personas menos favorecidas serán las más afectadas y por tanto, las mujeres pobres, racializadas, marginadas en favelas en las afueras de la ciudad no podrán detenerse siquiera a pensar sobre qué es la igualdad porque estarán demasiado ocupadas tratando de sobrevivir en esta sociedad injusta que cada vez se vuelve más violenta.
 
Marielle dedicó su vida para que su voz se escuche en todos lados, y nueve balas no podrán apagar esa voz.
 
Fuente: Tribuna Feminista
La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .