La mayoría de eurodiputados siguen sin creerse la transición energética

Ayer se votó en Estrasburgo la postura del Parlamento Europeo sobre los objetivos comunes en materia de energía para 2030. 

A pesar de que la Comisión se quedó corta con su propuesta inicial y el Consejo apostó por el inmovilismo, al menos la postura del Parlamento, aunque insuficiente, es la mejor de la tres de cara al Acuerdo de París según Amigos de la Tierra. 

Así, los eurodiputados votaron hoy tres de los pliegues legislativos pertenecientes al paquete "Energía limpia para todos los europeos”: la nueva Directiva de Energías Renovables, la de Eficiencia Energética y la nueva Gobernanza de clima y energía. 

Con este voto queda definida la posición que el Parlamento defenderá durante los próximos pasos del proceso, es decir, durante el trílogo y las negociaciones con los gobiernos de la Unión Europea, y que deberán servir para encauzar durante la próxima década la transición hacia una Europa libre de emisiones que concluirá a mitad de siglo. 

Sobre la nueva Directiva de Energías Renovables, el Parlamento acordó un objetivo general del 35% para 2030, pero sin contemplar objetivos nacionales, una decisión criticada por Amigos de la Tierra desde que se planteó por primera vez. La organización ecologista denuncia a su vez la presencia de vacíos legales que permitirán apostar por más agrocombustibles en los mixes nacionales, así como la falta de compromiso por una transición energética que sitúe a la ciudadanía europea en el corazón de la misma. 

Héctor de Prado, responsable de Clima y energía de Amigos de la Tierra, ha señalado que “parece que el Parlamento ha concluido con una postura positiva, sobre todo si se compara con las posiciones adoptadas previamente por la Comisión y el Consejo europeos, no obstante sigue a años luz de lo que la ciencia, el medio ambiente y la sociedad civil reclama para evitar los peores efectos del cambio climático”. Sobre la transición energética en manos de las personas, el técnico opina que “a pesar de que los textos estén repletos de buenas intenciones y buenas palabras, la realidad es que la Unión Europea le sigue dando la espalda a su ciudadanía, y sigue más interesada en legislar para las élites financieras que para el bien común”. 

En cuanto al paquete de Eficiencia Energética los eurodiputados han optado por un escaso objetivo del 35% para 2030. Esto choca con la postura del 40% que previamente apoyaban los comités de Industria y Medio Ambiente. Éste ahora incluye un mecanismo de ajuste que permitirá revisar a los Estados Miembro su objetivo según su crecimiento de PIB.  El técnico ha comentado que “con el potencial de creación de empleo de calidad que existe en el sector de la eficiencia, no nos explicamos cómo es posible que los eurodiputados no voten por unos objetivos nacionales vinculantes”.

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .