Política nuclear de EE.UU.: ¿Inminente destrucción de la Humanidad?

Esta columna no es simplemente un título para atemorizar, sino que impele a un análisis y actuación muy consciente de que el mundo se encuentra ante una amenaza real donde élites dictatoriales tienen el poder en la Casa Blanca. Ellos disponen de un recurso nuclear inverosímil, capaz de destruir la Humanidad completamente.

La teoría del “Destino Manifiesto”, según la cual EE.UU. es el país escogido por Dios para dominar el mundo, se evidencia en el proyecto geopolítico de la “guerra eterna”, iniciando en los albores de la nación norteamericana al exterminar a más de doce millones de indígenas y arrebatando gran parte de México para su propio territorio. Por tanto, la nueva doctrina nuclear solo confirma su visión extrema.

En este sentido, cabe destacar la intervención de Paul Craig Roberts, economista, periodista y ex funcionario de la Administración, quien ha denunciado la geopolítica  recientemente expuesta en la “US Nuclear Posture Review” (Revisión de la postura nuclear de los EE. UU.), definiendo que las armas nucleares son "utilizables" en el momento que Washington lo determine, con el fin de  legitimar su aplicación antes que otros y preparar un escenario mercantil invirtiendo billones de dólares de dólares en armas letales y nucleares específicamente, pese a que  el 10%  del arsenal atómico existente en EE.UU. es suficiente para destruir todo el planeta.

Según su análisis, detrás de esta posición se encuentra la CIA, el FBI, el Departamento de Justicia (de Obama), el Partido Demócrata y los medios de comunicación presidenciales, manifestando que durante largas décadas de la Guerra Fría nadie había hecho una revisión de la postura nuclear que legitimara el primer uso de armas nucleares contra cualquier oponente. Deja la duda sobre el asesinato de John Fitzgerald Kennedy (más allá de oponerse a la invasión de Cuba), causado por negar la operación de bandera falsa tipo 9/11 conocida como Operación Northwoods (simular ataques terroristas de cubanos en EE.UU.) y el ataque nuclear preventivo contra la Unión Soviética.

El actual documento neoconservador poseería dentro de sí la destrucción de toda la vida en la tierra, ya que anteriormente las armas nucleares se consideraban inutilizables, excepto en represalia por un ataque similar. El riesgo era presionar el botón rojo por una falsa alerta.

Contrariamente, este manifiesto establece que EE.UU. utilizará una bomba micro nuclear que puede destruir territorio y asesinar millones de personas, para no utilizar una bomba nuclear tradicional, la que tendría carácter disuasivo. Asimismo, esta podría ser empleada perfectamente cuando el gobierno estadounidense necesitara prevenir un posible intento de agresión (aunque no fuese comprobado, sino con la simple sospecha), fuera amenazado o recibiese un ataque no militar o cibernético. Es decir, poseer el mandato a discreción unilateral.

Craig sentencia: “Rusia ya experimentó un cuarto de siglo de engaños y duplicidades estadounidenses. El presidente Gorbachov fue prometido, a cambio del acuerdo soviético para la unificación de Alemania, de que Washington no movería la OTAN una pulgada hacia el este. Pero el régimen de Clinton movió a la OTAN a la misma frontera de Rusia. El régimen de George W. Bush se retiró del tratado de misiles antibalísticos. El régimen de Obama colocó misiles ABM en la frontera de Rusia. Y ahora el Régimen Trump le dice a Rusia y China que están sujetos a un ataque nuclear sorpresa.”.

Los responsables serían un pequeño grupo de conspiradores neoconservadores, judíos aliados con Israel que controlan la política exterior y que sostienen la ideología de la hegemonía mundial estadounidense, cuyo objetivo principal es evitar el surgimiento de cualquier opuesto que pueda competir con la predestinación divina. Craig considera que estos personajes deberían estar en asilos insanos y no dejarlos en posiciones políticas donde puedan desarrollar sus demenciales ideas.

Al respecto, se conoce que medios como USA Today, The Hill y otros, animan al pueblo a estar acorde con esta concepción, creyendo que amenazar a Rusia y China con un primer ataque es un paso conveniente, necesario. Ocultar esta crítica situación es evidente, así como se desconoce la represión en Honduras con 33 muertos por fuerzas policiales o estimulando el golpe militar y alianza latinoamericana contra Venezuela, todo ello dentro de la doctrina militar-nuclear “razonable”. Quienes creen todavía que una coalición encabezada por EE.UU. ha expulsado al Estado Islámico de la mayor parte del territorio que controlaba en Irak y Siria, demuestra la ignorancia o manipulación informativa. No saber que existen presos políticos como el guerrero indio Leonard Peltier, enfermo, con 73 años de edad y que cumple 43 años en prisiones de EE.UU., es confirmación plena.

Cuando la cúpula dirigente de un régimen como el estadounidense se arroga sin escrúpulos la facultad de ocupar a Venezuela, a sangre y fuego, la doctrina nuclear se hace completamente amenazante.

La propuesta emancipadora es clara: es hora de unir las voces para desaprobar esta catastrófica idea, la que está claramente en manos demoníacas que se divorcian de los hechos y crean un mundo virtual para ellos (Craig), sin comprender que su historia contemporánea está plagada de fracasos militares y fallecidos estadounidenses. Coincidente con ello, es obligatorio que las naciones soberanas, los pueblos del mundo, la gente consciente y comprometida con la equidad social, exponga públicamente los riesgos que entraña una visión caótica del planeta y la destrucción definitiva de la Humanidad.

Oponerse a proyectos demenciales es coherente, ético y urgente.

Fuente: Hispan TV

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .