Guadi Calvo

La Primavera Persa

A casi ocho años de iniciado el plan desestabilizador para las naciones árabes refractarias a los mandatos de Estados Unidos, en esencia Libia y Siria, cuyo nombre de fantasía fue “La Primavera Árabe”, ahora mal trecha, casi agónica, resurge en lo que sin duda había sido el objetivo fundamental, de aquel trazado, instalar el caos y si fuera necesario una “guerra civil” en Irán, para terminar con la revolución de 1979.

Europa a la hora del desguace

Tras la Segunda Guerra Mundial, la Europa “libre” entendió que su destino era perecer en poco tiempo bajo las ruedas de la victoriosa locomotora soviética, convertirse en un manojo de naciones sin destino, las que terminaría machacándose como tan bien lo había hecho en las dos grandes guerras del siglo XX o unir su suerte a las políticas marcadas por Washington, para que se creara un mercado común europeo y no solo en lo comercial, sino también en lo militar.

Yemen una pequeña guerra mundial

Desde marzo de 2015 Yemen, el país más pobre de la península arábiga, está pagando las consecuencias no deseadas de la Primavera Árabe, quienes la instrumentaron, Estados Unidos, Francia y Reino Unidos, tuvieron que sacrificar al antiguo dictador Ali Abdullah Saleh, con una excepcional pirueta gatopardista, dejando en su lugar a su vice Abd Rabbo Mansour Hadi, hoy exiliado en Arabia Saudita y responsable fundamental del martirio al que está siendo sometido el pueblo yemení.

Qatar: Un iceberg en el desierto

Pocos días después de la gira del presidente Donald Trump por Medio Oriente y de haber llamado a los países árabes a combatir el terrorismo, estallan las acusaciones de  Arabia Saudita a Qatar, sobre sus vínculos con organizaciones fundamentalistas, que ha generado una avalancha de sanciones al Emirato de la familia al-Thani, no solo por parte de Riad, sino también Bahréin, Emiratos Árabes, Egipto, Libia, Yemen, y Maldivas.

El propio Trump acaba de declarar: “Quizá este sea el principio del fin del terrorismo”.

Páginas

Suscribirse a Guadi Calvo