David Brooks

Presupuesto de Trump privilegia las armas sobre la diplomacia

El presidente Donald Trump y el vicepresidente Mike Pence trabajaron ayer para avanzar en una de sus prioridades: desmantelar la reforma de salud conocida como Obamacare, para lo cual se reunieron en el Salón Roosevelt de la Casa Blanca con representantes de las aseguradoras de salud más grandes del país y con gobernadores. Trump dijo que se está avanzando, aunque comentó: nadie sabía que el tema de salud podría ser tan complicadoFoto Ap
Nueva York.

Alianzas nunca vistas alimentan la resistencia a Trunp en EE.UU.

Las olas de resistencia sin precedente a la presidencia de Donald Trump crecen por todo el país en múltiples sectores y frentes, con nuevas expresiones de solidaridad con alianzas sorprendentes entre musulmanes y latinoamericanos, artistas, chefs, científicos, doctores, ejecutivos empresariales, defensores de derechos y libertades civiles, la comunidad gay, organizaciones de mujeres, ambientalistas, indígenas, atletas profesionales y más, que se expresan cotidianamente en las calles, los tribunales y hasta en comerciales del Supertazón.

Invitación

Nace 2017 en Estados Unidos bajo una larga y tenebrosa sombra de la monstruosa expresión histérica e infantil de fuerzas que, como dijo Chávez, huelen a azufre. Peor aún, como ha sido el caso desde que arrancó el proceso electoral que culminó con el triunfo obsceno que ahora tendrá que aguantar no sólo este pueblo sino todo el mundo, se escuchan cada vez más fuerte las carcajadas luciferianas.

Al odio de Washington Fidel siempre respondió con solidaridad para el pueblo estadounidense

En Estados Unidos, Fidel Castro fue desde el inicio declarado enemigo oficial por desafiar al superpoder en su propio patio trasero, sobreviviendo a unos 11 presidentes estadunidenses, muchos de los cuales habían ordenado su asesinato o financiaban intentos contrarrevolucionarios para derrocar su gobierno. Su respuesta fue la solidaridad con el pueblo de Estados Unidos.

Desafíos

Con el elenco de la obra de teatro Hamilton –la más exitosa de Broadway de estos tiempos– abrazados sobre el escenario al final de la función del viernes, uno de los actores pidió muy cordialmente que el vicepresidente electo Mike Pence, quien llegó de último momento a ver la famosa producción, escuchara una palabras antes de irse de esta obra de amor:

SOS

Algunos dicen que es el fin de un Estados Unidos semicivilizado, otros dicen que aquí tronó el viejo sistema político bipartidista, otros creen que acaba de aparecer el diablo –gusto en conocerte, espero que hayas adivinado mi nombre, lo que te está confundiendo es la naturaleza de mi juego– y otros creen que no pasará nada con esta cosa fea resultado de la contienda más asquerosa en la historia moderna (dixit la gran mayoría del electorado), ya que todos –incluso el peligroso bufón anaranjado– acabarán siendo sujetados por el gobierno permanente y obligados a portarse más o menos bien.

Encuestas mareadoras dan ventaja a Clinton y a Trump

A siete días de los comicios y con un torrente de sondeos contradictorios y análisis incesantes que alternan en alarmar o tranquilizar, escándalos sexuales revueltos con correos electrónicos posiblemente clasificados, candidatos presidenciales enredados en maniobras financieras dudosas, potenciales crisis institucionales provocadas por acusaciones de fraude y hasta la intromisión sin precedente de la FBI en una elección, la contienda más cara e inusual de la historia del país es mareadora.

A la vuelta

Qué ambiente más extraño. Todo indica que Hillary Clinton ganará la elección presidencial el 8 de noviembre, y, tal vez más importante, que Donald Trump será derrotado. Sin embargo, no se siente como que hay algo que festejar. Es más una sensación de alivio, pero sin grandes expectativas, ni esperanzas. Muy diferente de lo que fue con Barack Obama en su primera elección. Es histórico –la primera mujer en llegar a la presidencia de la última superpotencia–, pero ni eso genera gran entusiasmo.

Páginas

Suscribirse a David Brooks