El gobierno de Cataluña anuncia la recuperación de en torno a 250 soldados de la Guerra Civil

La exhumación se ha dado en las fosas de Soleràs, en Les Garrigues y en la fosa de Pernafeites de Miravet, en la Ribera del Ebro. El gobierno se felicita por los resultados del Plan de Fosas, que, según estiman, ha multiplicado en un año por cuatro el número de víctimas de la guerra localizadas desde la Transición.

Imagen aerea de la fosa de Soleràs / Generalitat

La Generalitat de Catalunya ha informado de la recuperación de casi 250 víctimas de la Guerra Civil en la exhumación realizada en dos fosas en las comarcas de Ribera de Ebro y Les Garrigues. Se trata de la excavación de mayores dimensiones realizada hasta el momento en cuanto a número de individuos.

Entre los restos recuperados, se encontraba Leandro Preixens, la primera víctima identificada gracias al Banco de ADN de familiares de desaparecidos durante la guerra. Según parece, Preixens falleció en 1938, víctima de los bombardeos, cuando tenía 60 años. Ahora, gracias a muestras de sus familiares, ha sido posible recuperar sus restos de una fosa olvidada deliberadamente durante 80 años.

La fosa de Soleràs, subdividida en ocho hileras distintas, está ubicada en el recinto del antiguo cementerio del municipio, abandonado a principios del siglo XX. La mayoría de las exhumaciones corresponden a soldados republicanos que murieron en un hospital de campaña instalado en el pueblo. También se han localizado, sin embargo, 25 soldados del bando sublevado y algunos civiles.

Gracias a los testimonios orales se sabe que el hospital de campaña estaba en un edificio cercano a la fosa, desde donde eran trasladados los muertos en un carro tirado por una mula, al abrigo de la noche, para no llamar la atención de los habitantes del municipio.

Los soldados sublevados habrían sido enterrados posteriormente, en enero de 1939, tras la batalla de Les Garriges y la ocupación de la comarca.

En cuanto a la fosa de Pernafeites de Miravet, los responsables de la exhumación han localizado cerca de un centenar de cuerpos. La mayoría corresponderían a soldados republicanos de la 43ª División, muertos durante la Batalla del Ebro. La localización también estaba situada cerca de un hospital de campaña de la histórica batalla.

La Generalitat se felicita del salto cualitativo adquirido gracias al Plan de Fosas para la recuperación de las víctimas de la Guerra Civil y la investigación de memoria histórica. Según indican, desde 1977 se han exhumado 339 restos de víctimas de las cuales 281 corresponden únicamente al último año.

Sin embargo, aún queda un ingente trabajo de recuperación y reparación. Según el Departamento de Justicia, se calcula que hay en torno a 20.000 personas enterradas en fosas de la Guerra Civil en Cataluña.