Más de 647 mil rohinyás refugiados en Bangladesh desde agosto

Bangladesh acoge hoy a unos 647 mil rohinyás que huyeron de Myanmar desde el 25 de agosto, cuando comenzó la nueva ola de violencia contra esa minoría musulmana en la vecina nación, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

La OIM precisó en un comunicado que el aumento de desplazados no se debe tanto a nuevas llegadas sino a un recuento más exhaustivo del contingente asentado en este país.

El pasado mes los gobiernos de ambas naciones acordaron la repatriación de esa minoría musulmana, aunque no se revelaron detalles del pacto.

El nuevo ciclo de violencia contra esa comunidad comenzó el 25 de agosto, cuando insurgentes rohinyás atacaron varias comisarías en reclamo de derechos elementales para esa minoría, que vive en un estado mayoritariamente budista.

La dura respuesta de las fuerzas de seguridad y la policía contra civiles desató una migración a gran escala que las autoridades bangladeshíes tuvieron que soportar.

Durante décadas esa minoría ha sufrido atropellos y persecución por parte de la mayoría budista, que les niega la ciudadanía y los considera inmigrantes, según reportes de instituciones de la ONU.

Tanto ese organismo internacional como diversos países, en especial musulmanes, denunciaron una limpieza étnica, una acusación rechazada por las autoridades de Naipyidó, que afirman luchar contra terroristas.

Las autoridades de Dacca e instituciones internacionales alertaron en el pasado sobre las condiciones precarias de vida de los rohinyás refugiados en Bangladesh.

Según un reciente informe del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), el 62 por ciento del agua extraída de los pozos en los campos de refugiados rohinyás ubicados aquí está contaminada con altos niveles de bacterias, incluida la E. Coli.

Otro estudio de Unicef reveló que el 58 por ciento de los desplazados son niños, que viven en condiciones miserables y enfrentan una desesperada falta de agua, alimentos y problemas de salud.

Ellos necesitan urgente comida, agua potable, y vacunas que los protejan de las enfermedades, pero también ayuda para superar todo su sufrimiento, educación y esperanza, afirmó semanas atrás Anthony Lake, director ejecutivo del organismo internacional.

tgj/rob/cvl

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .