Ignacio Ramonet en Cuba: Presentación de una nueva edición de “Cien horas con Fidel”

Una nueva edición del mundialmente conocido “Cien horas con Fidel” del periodista español-francés y director de Le Monde Diplomatique Ignacio Ramonet, fue presentado hoy en la sede habanera de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba –UNEAC ante un concurrido público intergeneracional.

Esta cuarta edición presenta algunos nuevos elementos que enriquecen la obra que logró cautivar al público cubano y extranjero desde aquella primera edición en 2006, luego de tres años de diálogos entre Ramonet y el Comandante en Jefe.

“Fidel Castro y la represión contra los intelectuales” es un artículo que se incluye en esta nueva edición y que fue provocado, según comentara el autor, por la partida física del líder histórico de la Revolución Cubana y el tratamiento que se ha dado a ese suceso en los medios de comunicación hegemónicos, así como un nuevo capítulo son el aporte a continuar comprendiendo el ideario de “uno de los mayores líderes del sigo XX y XXI”, como afirmara el autor.

“Dos horas más con Fidel” es el título de ese otro nuevo capítulo incluido que resume la continuidad del diálogo que, en confianza y sin dejar de preguntar nada, Ramonet sostuvo con Fidel en el entorno íntimo de su casa.

La importancia de esta obra radica en “haber dado a conocer el pensamiento de Fidel”, según palabras de Ramonet en la presentación de hoy; explicando que su objetivo fue “dar voz” a alguien que históricamente ha sido agredido desde el exterior pero al que nunca se le había dado el espacio para exponer sus argumentos.

Ramonet, entre anécdotas e historias de esos encuentros históricos, afirmó que si bien él enviaba las preguntas que le haría, Fidel jamás las miró ya que lo que se buscaba era espontaneidad en un ámbito de plena confianza.

“Este libro no hubiera tenido ningún valor si estos temas problemáticos no se trataban”sentenció Ramonet, dando cuenta que durante esos intercambios no existió ningún tema que el entrevistado no quisiera responder o dejara fuera de discusión pues “Fidel no le tenía miedo al debate”. Ejemplos de ellos son el racismo en Cuba postrevolucionaria, la pena de muerte y la homosexualidad, temas tratados por Fidel con total franqueza en sus respuestas.

“No le diremos nunca una mentira”, así se lo dijo Fidel y así fue, convirtiendo  a “Cien horas con Fidel” en una lectura necesaria como un “testimonio de vida y de futuro” para las nuevas generaciones que no han tenido el privilegio que tuvo Ramonet de conocer en profundidad el pensamiento y obra de un hombre inmenso.