Brasil. Fiebre amarilla. En un año misma cantidad de casos que en 30

13/02/2018

El desprendimiento de lodo en Mina Gerais de la represa de Fundão generó un desequilibrio ambiental que multiplicó al mosquito trasmisor de la Fiebre Amarilla. El emprendimiento pertenece a la minera Samarco y es controlado por las empresas BHP Billiton y Vale SA. Al día de hoy no han indemnizado a los damnificados.

Semanalmente el Ministerio de Salud actualiza los números del brote de la fiebre amarilla. De 1 de julio de 2017 a 6 de febrero de 2018, ya fueron 353 casos confirmados en el país con 98 muertes. Creciendo exponencialmente semana a semana, muchas personas intentan entender cómo una enfermedad radicada en los grandes centros urbanos desde 1942 sigue haciendo nuevas víctimas en las capitales.

Para Thiago Henrique Silva, médico de familia y comunidad y miembro de la Red Nacional de Médicos y Médicos Populares, uno de los principales factores que pesan en esta matemática triste que victimiza a tantas personas y alarma a todos los brasileños, es la tragedia de Mariana, en Minas Gerais, en noviembre de 2015, cuando 55 millones de m³ de lodo se filtraron de la represa de Fundão. El emprendimiento pertenece a la minera Samarco y es controlado por las empresas BHP Billiton y Vale SA

Aunque no es el único motivo que pueda haber contribuido a los casos que se extendieron hacia el país, Henrique destaca el hecho de que la región ya sufría grandes sacudidas ambientales provocadas por la minería. Vale recordar que el desastre sigue impune hasta los días de hoy.

La ruptura de la represa del Fundão, caracterizada por expertos como el mayor desastre ambiental del país, alteró profundamente los ecosistemas a lo largo de la cuenca del río Doce, además de matar a 19 personas y alcanzar más de 23 mil familias.

El médico afirma que el lodo de Samarco desequilibró una gran área en las márgenes de lo que antes era un río lleno de vida. Los predadores naturales del mosquito transmisor de la fiebre amarilla habrían sido extinguidos, ayudando a aumentar la reproducción de estos insectos.

La mortalidad de la fiebre amarilla puede llegar al 50%, es decir, puede matar a la mitad de las personas que contraen el virus.

La teoría del médico es también defendida por miembros de la comunidad científica como el profesor de la Universidad de São Paulo (USP) Eduardo Massad, que también enseña en la London School of Hygiene and Tropical Medicine, en el Reino Unido.

De acuerdo con datos del Ministerio de Salud, en un año – de enero de 2017 a enero de 2018 – hubo un volumen de casos comparable al registrado en un período de 30 años, o sea, algo muy grave ocurrió. Para el médico Thiago Henrique, el crimen de Mariana explica este brote.

Lea la entrevista íntegra:

Brasil de Hecho: ¿Puede hablar un poco sobre los mosquitos que transmiten la fiebre amarilla en los centros urbanos?

Thiago Henriqu y: Cuando se tiene una enfermedad viral que se transmite por insectos, debe tener cierto cuidado al respecto. Por ejemplo, cuando la gente habla que la fiebre amarilla no tiene casos urbanos desde 1942 en Brasil, en la práctica, significa decir que 1942 la fiebre amarilla acabó migrando sólo a áreas silvestres y el mosquito que se reproduce en ambientes urbanos ya no estaba transmitiendo la atmósfera la enfermedad, solamente Haemagogus, que es otro tipo de insecto, estaba haciendo esta transmisión. Así que cuando se destruye el medio ambiente que controla la reproducción de estos insectos, la cantidad de estos Haemagogus , los mosquitos que transmiten la fiebre amarilla, comienzan a reproducirse más y sin depredadores naturales.

En ese momento, podemos hacer una conexión al desastre de Mariana?

¿Qué hizo el crimen de Mariana con la población de insectos? Ayudó a multiplicarse porque mató peces, sapos, todos los animales que eran depredadores. Destruyó aquel ecosistema que estaba equilibrando y permitiendo que los mosquitos tuvieran una población controlada. A partir del momento en que no hay más depredadores del mosquito, hay una reproducción acelerada de estos insectos.

¿Hay miembros de la comunidad científica que también defienden esas teorías?

El crimen de Mariana tiene todo que ver posiblemente, y una de las tesis más respetadas es la del infectólogo Eduardo Massad de la USP. El defiende que el crimen de Mariana catalizó la reproducción masiva de estos mosquitos y proporcionó el aumento de casos de fiebre amarilla. En el caso de la fiebre amarilla, el aumento fue bastante grande para la fiebre amarilla haber llegado al sudeste. Se ha salido del estado de Minas Gerais, que la gente ya sabía que es un estado de regiones endémicas, o sea, anualmente tiene casos de fiebre amarilla, pero controlados y pocos dentro del total de la población, y se esparció. En un año tuvimos prácticamente la cantidad de casos que la gente tenía en 30 años. Entonces algo sucedió para extenderse de esas regiones endémicas a las no endémicas, no tenían casos ni recomendaban a la población hacer vacuna porque no tenían casos.

¿Puede dar un ejemplo?

En São Bernardo do Campo, ahora hay casos autóctonos, o sea, caso de paciente que no viajó a otras regiones fuera de la ciudad, pero que trabaja en ambiente de mata y fue picado por un insecto y contrajo la fiebre amarilla. ¿Que significa eso? Significa que ya hay insectos que transmiten fiebre amarilla en las selvas de San Bernardo do Campo. Lo que no sucedía, no se había relato de casos así desde hace décadas. Hemos tenido una ampliación de la población de mosquito y un esparcimiento del virus a causa del crimen de Mariana. Entonces, tiene todo que ver relacionar ese crimen de Samarco, que aún no ha indemnizado a las familias y está saliendo ilesa. Esta epidemia también está en la cuenta de Samarco.

Edición: Camila Salmazio

*Fuente: Juliana Gonçalves, Brasil de Fato, Sao Paulo

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .